Santoñismo presenta un proyecto para recuperar la vid en el monte Buciero

Esta es la zona en la que proponen plantar viñedos.
Esta es la zona en la que proponen plantar viñedos.
  • La idea se ha expuesto a la Consejería de Medio Rural tras conseguir un terreno de 1.000 metros cuadrados apto para una primera fase experimental

El objetivo es hacer un vino 100% de Santoña, a partir de uvas cultivadas en terrenos del monte Buciero. La idea, a priori, puede resultar un poco extraña pero lo cierto es que hasta finales del siglo XVIII los viñedos formaron parte del paisaje de este entorno. El movimiento Santoñismo se ha propuesto rescatar y preservar esta tradición agraria y, con ese fin, ha presentado a la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación un proyecto para recuperar la vid en el monte Buciero. La idea es fruto de meses de trabajo en los que se han afanado en buscar el terreno más adecuado para una primera fase experimental de 1.000 metros cuadrados.

Hasta llegar a esa parcela idónea, ubicada muy cerca de la desviación hacia Yusa, Santoñismo ha realizado un estudio de localización de catorce terrenos potenciales aptos para la plantación de vid, contactando con los propietarios de las parcelas con uso agrario en el monte Buciero. Tanto para esta primera fase como para las siguientes, los impulsores de esta idea cuentan con el asesoramiento de los técnicos de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación y del enólogo Antonio Merino.

Una de las motivaciones de Santoñismo para llevar a cabo este proyecto es la reactivación agraria del municipio a través del cultivo de la vid. Para ello, explican «comenzaremos con una primera fase experimental, en la que podremos observar el comportamiento del cultivo sobre el terreno, con la intención de comprobar su viabilidad para futuras actuaciones más ambiciosas». El objetivo es claro: «hacer un vino 100% de Santoña y preservar la tradición agraria del municipio, generando a la vez oportunidades para jóvenes emprendedores de la localidad».

Origen de los viñedos

Desde Santoñismo, tras un trabajo de investigación que les ha llevado hasta diversos archivos históricos así como observando la estructura de las múltiples parcelas existentes en el monte de Santoña, han comprobado que antaño albergó un gran número de viñedos. Así, el movimiento ha recopilado datos que dan constancia de dichas plantaciones desde la época romana y las razones por las que se abandonó su cultivo a finales del siglo XVIII, entre ellas, la falta de medios para combatir las diferentes plagas que atacan la vid. "Hoy en día a Santoña se la relaciona directamente con la anchoa, pero muy pocas personas son conscientes de la importancia que tuvo el cultivo de la uva en el municipio".

A través de este proyecto experimental se analizará la evolución de las vides en el espacio de 1.000 metros cuadrados, donde serán plantadas dos tipos de variedades de vid que actualmente funcionan en otras partes de la región y que se recogen dentro de la denominación de Vino de la Tierra Costa de Cantabria. Concretamente son las variedades de uva blanca albariño y godello.