"Es poco dinero, pero voy a recurrir donde sea porque el fallo del jurado es inapelable"

Imagen de la carroza Hippocampus de Javier Carrasco, que pasa del séptimo al octavo puesto.
Imagen de la carroza Hippocampus de Javier Carrasco, que pasa del séptimo al octavo puesto. / Antonio 'Sane'
  • Javier Carrasco, uno de los dos carrocistas de Castro perjudicados por la subsanación de las puntuaciones del Coso Blanco, se niega a devolver el premio que recibió

A las agrupaciones de carrocistas de Castro Urdiales representadas por José Antonio Salazar y Javier Carrasco no les ha sentado nada bien la decisión del Ayuntamiento de reclamarles que devuelvan el primer y séptimo premio, respectivamente, que recibieron en el transcurso de la pasada edición del Coso Blanco, celebrado el 1 de julio, en favor de López y Paco, que son los ganadores del certamen, oficialmente, y el Grupo Vasolari, que pasaría del octavo al séptimo puesto.

Tanto Salazar como Carrasco –que tendrán que devolver 850 y 1.134 euros, respectivamente, aplicando la retención– reconocieron a este periódico que se habían enterado de la decisión del Ayuntamiento a través de los medios de comunicación. Aun así, Carrasco adelantó que recurrirá la decisión al considerar que «la decisión del jurado es inapelable», un argumento que ya esgrimió el pasado mes de agosto cuando todos los carrocistas participantes se reunieron para buscar una solución con la anterior edil de Festejos, Ainhoa Pérez San Miguel, que dimitió de su cargo como consecuencia de esta polémica. «Es poco dinero pero las cosas son como son. No se puede modificar la decisión del jurado. Llegaré hasta donde sea», advirtió.

Más prudente se mostró ayer Salazar a la espera de mantener un encuentro con el nuevo concejal de Juventud, José Sámano (PSOE). «Me he enterado por la prensa de la decisión del Ayuntamiento. Nadie me ha notificado nada así que hasta que no me reúna con el concejal del área, no me pronunciaré al respecto».

Aunque Salazar no quiso valorar la decisión del Consistorio, su agrupación sí lo hizo a través de las redes sociales. «Después de tres meses de incertidumbre, parece que al final el Ayuntamiento ha tomado una determinación, sorprendente por cierto, se mire por donde se mire. Durante este tiempo hemos podido pararnos a pensar detenidamente sobre algunas cuestiones y hay cosas que nos siguen pareciendo que no tienen lógica ninguna», señalan.

La agrupación de Salazar deja claro que se ha subsanado el conocido error de la inversión de puntuaciones, «lo cual no implica que se hayan solucionado todos los defectos que había en las mismas». En este sentido, sostienen que se siguen aplicando mal los porcentajes que se impusieron en las bases, «con lo cual al Ayuntamiento parece importarle poco la opinión expuesta por el público a través de Facebook».

Por otro lado, los integrantes del colectivo de Salazar dicen haberse quedado «ojipláticos» al saber que las actas del jurado «han desaparecido» y que «ni Paco Lobatón es capaz de encontrarlas, con lo cual no existen las pruebas necesarias para solicitarte dicho reimporte». «Nosotros no tenemos la culpa de que se haya gastado el presupuesto de festejos más rápido de lo debido ni de que la gestión de fondos no haya sido la adecuada, pero nos toca pagar el pato», apuntan.

Una decisión en base a la ley

Ante esta nueva polémica, el nuevo edil de Festejos aseguró que la decisión que se ha adoptado es en base a lo que indica el interventor municipal, «que se ha regido por el artículo 77 de la Ley General Presupuestaria». Sámano dijo que había mantenido conversaciones «cordiales» con los cuatro carrocistas afectados y estaba a la espera de entrevistarse con ellos.