El PRC de Castro solicita un convenio sanitario con Vizcaya

Centro de Salud Cotolino I, de Castro Urdiales.
Centro de Salud Cotolino I, de Castro Urdiales. / Javier Cotera
  • Los cuatro ediles regionalistas se reunieron ayer con Revilla, que trasladará a la consejera de Sanidad y al Consejo de Gobierno la necesidad de firmar este acuerdo

Los cuatro concejales del grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Castro Urdiales solicitaron ayer al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que se retomen las conversaciones que se han mantenido en otras ocasiones con motivo de resolver las relaciones en materia sanitaria entre el Servicio Cántabro de Salud y el Servicio de Salud del País Vasco (Osakidetza).

Para los regionalistas –que mantuvieron ayer un encuentro con el presidente regional–, como para la mayoría de los castreños, «es de vital importancia que lleguen a un acuerdo ambas administraciones para que se firme el convenio sanitario que satisfaga a todos los habitantes de nuestra cuidad».

El PRC de Castro considera que ahora es el momento de retomar las conversaciones «porque todos somos conocedores que pronto el nuevo Gobierno vasco será constituido y que el Gobierno cántabro tendrá interlocutores para abordar el convenio».

Según señalaron ayer los regionalistas castreños a través de un comunicado de prensa, el presidente Revilla, «sabedor de la problemática que sufrimos los castreños y su compromiso para solucionar definitivamente, se ha comprometido a tratarlo de forma inmediata con la consejera de Sanidad y con todo el Consejo de Gobierno».

El PRC de Castro señaló también que el presidente de Cantabria también es consciente que el convenio sanitario no sólo resolvería el problema de los pacientes y sus familiares que precisan atención sanitaria, «sino que dicho acuerdo debería facilitar el empadronamiento de los más de 30.000 ciudadanos que residen diariamente en nuestro municipio». «Los regionalistas tenemos claro que llegando a este acuerdo será el momento de que los no empadronados sean conscientes del beneficio que será para todos los residentes», señalaron.

El PRC castreño cree que «si somos capaces de llegar a los 50.000 empadronados, Castro recibirá de las arcas del Estado unos cuatro millones de euros anuales que servirán para que definitivamente nuestra cuidad tenga todos los servicios que nos demandan nuestros vecinos». En este sentido, aseguran que su compromiso para buscar la solución de esta problemática es firme y «seguiremos muy de cerca el transcurso de todas las conversaciones que se mantengan para la consecución del ansiado convenio».

Hay que recordar que en el año 2010 los gobiernos cántabro y vasco acordaron que los ciudadanos residentes en el municipio de Castro que acudían al sistema sanitario de la comunidad vecina dejarían de recibir la prestación de este servicio a partir de 2011.