Santoña derriba dos edificios en ruinas en la calle del Aro

El edil, Moisés Cué, junto a la Policía Local siguió los trabajos.
El edil, Moisés Cué, junto a la Policía Local siguió los trabajos. / Ana Cobo
  • Los trabajos, que comenzaron este lunes, se prologarán toda la semana y permitirán garantizar la seguridad de los viandantes de esta zona

La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Santoña dio este lunes otro importante paso en su objetivo de ir eliminando, de manera progresiva, los edificios de Santoña declarados en ruina y que presentan un avanzado estado de deterioro. Poco después de las ocho de la mañana, la pala comenzó a echar abajo el inmueble situado en la calle del Aro, número 4. El que está situado justo al lado de la oficina de Correos. Un viejo edificio que suponía un evidente riesgo para los viandantes.

El proceso de demolición arrancó por la parte de la cubierta y los aleros y se prevé que se prolongue durante toda la semana. "Los trabajos se están llevando a cabo de forma lenta pero segura ya que es un edificio de gran altura que está pegado a otras vivienda habitadas", explicó el lunes el concejal de Urbanismo, Moisés Cué (PRC). De hecho, se ha cortado, con la colaboración de la Policía Local, el tránsito de peatones y vehículos por la calle del Aro, su travesía y el callejón que comunica con la plaza de San Antonio para evitar cualquier peligro.

Cué, que estuvo a pie de obra, aseguró que ayer era "un día importante" para Santoña ya que había una demanda general de los vecinos para que se derribara este inmueble que "podía caerse en cualquier momento". El edil explicó que con esta demolición se ven los frutos del trabajo que ha llevado a cabo durante el último año y medio.

«Este edificio llevaba declarado en ruinas desde hace 15 años y nadie ha hecho nada. He sido yo el que he abierto el expediente para su demolición y he contactado uno por uno con todos los propietarios, cerca de medio centenar, para insistirles en la necesidad y urgencia de que procedieran a su derribo voluntariamente". Además, resaltó, también se va a derribar de forma conjunta un segundo edificio que está detrás. Estos trabajos son sufragados por los dueños de los inmuebles a los que el Ayuntamiento planteará el uso del solar resultante como aparcamiento.