Los padres de Colindres denuncian la falta de personal en el instituto

  • Afirman que los medios del Valentín Turienzo son «insuficientes» para atender a los alumnos que tienen necesidades especiales

El asociación de madres y padres (Ampa) del Instituto Valentín Turienzo de Colindres ha denunciado la situación del centro educativo ante los «insuficientes» medios existentes para atender a los alumnos con necesidades especiales y de interculturalidad, lo que a su juicio demuestra el «poco interés de la Consejería de Educación» al respecto.

El colectivo de padres de alumnos se ha referido en un comunicado a una reunión mantenida a mediados del mes de octubre entre la directiva del Ampa del instituto, la coordinadora de la comunidad educativa, Idoia Correa; el concejal de Educación de Colindres, Adrián Setién; la inspectora de centros, Luisa Rodríguez Casado, y el director general de personal docente, Francisco Javier Alberto López Nogués. En dicho encuentro, señalan desde el Ampa, se llegaron a unos acuerdos mínimos, consistentes en la incorporación al instituto de un profesor de Pedagogía Terapéutica, la elaboración de un informe para dotar de un auxiliar técnico sociosanitario al centro y el nombramiento de un coordinador de interculturalidad. Todo ello sin que «a fecha de hoy, y después de ponernos en contacto en varias ocasiones con la Inspectora, sin respuestas claras, se haya cumplido. Sólo se ha incorporado un profesor de Pedagogía Terapéutica a media jornada».

Desde la agrupación de padres aseguran que el personal es «insuficiente» para atender a los 32 alumnos que hay en el Instituto Valentín Turienzo con necesidades educativas especiales, que cuentan con un profesor de Pedagogía Terapéutica, otro especialista en audición y lenguaje y un técnico. Según el Ampa, esta situación «va en contra del derecho a la educación de los niños con discapacidad, que se basa en los principios de inclusividad y no segregación».