La increíble historia de un BMW despiezado

  • Denuncia que le robaron el coche en Castro Urdiales y la Policía lo encuentra al rato a 20 kilómetros totalmente desmontado, sin motor, sin asientos... No coló

Dijo que su flamante BMW estaba en el garaje de su casa de Castro Urdiales y que la última vez que lo vio eran las cinco de la madrugada. Cuando se levantó, su coche ya no estaba, así que acudió a la Guardia Civil a denunciar que se lo habían robado. Y apareció casi al instante. Lo encontraron efectivos de la Ertzaintza esa misma mañana, en una campa de la localidad de Arcentales (Vizcaya). Estaba, sí, pero sin motor, sin asientos, sin caja de cambios, sin defensas ni focos. El que fuera que lo había robado, tuvo tiempo a recorrer los 26 kilómetros que separan Castro de este pueblo vasco, desmontar el coche por completo y llevarse, entre otras muchas piezas, un motor que pesa 500 kilos. Y todo, además, con tal habilidad que no dejó señal alguna de forzamiento.

La dueña del coche presentó la denuncia el pasado 17 de octubre y la aparición del vehículo en tan extrañas circunstancias llevó a la Guardia Civil a iniciar una investigación. Averiguaron que la denunciante había reclamado a la aseguradora del coche una indemnización superior a los 20.000 euros. Pero seguramente ignoraba que su vehículo lleva un dispositivo que permite saber cuándo se ha movido por última vez. Los agentes accedieron a esos datos y supieron que el coche no había circulado desde septiembre. Conclusión: el 17 de octubre nadie se lo llevó del garaje. Y otro dato más: el conductor habitual del malogrado vehículo de alta gama era la expareja de la vecina de Castro. Atando estos y otros cabos que la Guardia Civil no quiere desvelar, ambos fueron denunciados. Primero la mujer, el 23 de noviembre, que está investigada por supuesta simulación de delito y tentativa de estafa. Y días después (el 28 de noviembre), su ex, también por presunta tentativa de estafa, ya que los agentes consideran que está relacionado con los hechos.

Al final, el instituto armado da por esclarecido un intento de estafa a una aseguradora por un valor superior a los 20.000 euros.