Castro aprueba un convenio que permite a Conservas Lolín trasladarse a Vallegón

Imagen del actual edificio de Conservas Lolín situado en la entrada sur de Castro Urdiales.
Imagen del actual edificio de Conservas Lolín situado en la entrada sur de Castro Urdiales.
  • El acuerdo supondrá la ejecución de una pasarela entre Castro y Mioño, la cesión al Ayuntamiento de un local de 950 metros cuadrados y la instalación de un centro comercial en la actual fábrica

El Pleno de la Corporación municipal de Castro, aprobó ayer, con los votos a favor del equipo de gobierno (CastroVerde) y el PRC, el convenio urbanístico suscrito entre el Ayuntamiento y Conservas Lolín que supone el traslado de la empresa al polígono industrial de Vallegón, en Sámano, al considerarse "una industria molesta de la trama urbana".

Según explicó ayer el concejal de Urbanismo, Eduardo Amor (CastroVerde), para facilitar el traslado de la empresa, el Ayuntamiento acuerda con la actual propiedad un cambio de uso de la parcela de industrial a comercial, permitiendo la instalación de un centro comercial, además de exigir la construcción de infraestructuras que mejoren la vialidad conectando el carril bici hacia Mioño con Castro mediante una pasarela, la cesión al Ayuntamiento de un local de 950 metros cuadrados en el edificio, así como la ampliación de las aceras actuales. "El acuerdo ha sido gestionado durante más de un año mediante reuniones con la parte privada y la participación de técnicos municipales, quedando constancia de todos los cambios habidos desde la propuesta inicial de convenio", señaló Amor.

El edil de Urbanismo explicó que, para poder iniciar la tramitación del presente convenio, se elevaron consultas a las administraciones que pudieran verse afectadas sobre el cambio de uso propuesto. "Desde el punto de vista medioambiental, se ha obtenido dictamen favorable de la Consejería de Medio Ambiente, asegurando que la iniciativa no tiene efectos sobre el medio ambiente".

Tras la aprobación inicial del convenio se sometió a exposición pública y se han recogido seis alegaciones. Según señaló el edil de Urbanismo, la mayoría de ellas rebaten el cambio de uso convenido que se tramitará como una modificación del Plan General. "Sin embargo, el convenio no supone la modificación automática, sino que esta deberá ser objeto de un expediente aparte aún sin iniciar y que tendrá su correspondiente exposición pública".

También se ha cuestionado la posible propiedad pública de parte de la parcela de la empresa, "aspecto que ha sido rebatido por los técnicos municipales puesto que no hay pruebas al respecto como algunos alegantes admiten y que durante la modificación del PGOU se analizará la propiedad del suelo, siendo ese el momento de determinarlo". Equo Cantabria ha sido uno de los colectivos que ha presentado alegaciones al considerar que se trata de "un convenio que no es ético, no es legal, y encima está lleno de trampas, algunas tan graves que podrían significar responsabilidades penales en caso de el Ayuntamiento siga adelante con esta operación".

Por contra, el comité de empresa de Conservas Lolín mostró ayer su apoyo a dicho convenio al considerar que cumple las premisas de "interés general, laboral y social". El comité muestra su satisfacción por un acuerdo que cree que ofrece continuidad a la actividad y permanencia del tejido industrial en la región, junto al mantenimiento de los puestos de trabajo. También la Federación de Industria de USO (FI-USO) en Cantabria manifestó su "apoyo sin fisuras" al acuerdo.

Sí a las casetas de hosteleros

Por otro lado, los grupos de la oposición (PP, PRC, PSOE y MásCastro) aprobaron una moción en la que instan al alcalde de Castro, Ángel Díaz Munío (CastroVerde) a que convoque el correspondiente concurso para que se proceda al sorteo y posterior instalación de las casetas de hosteleros durante la próximas fiestas de la Semana Grande como se ha hecho en los últimos años. Algo con lo que el equipo de gobierno no está de acuerdo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate