Estampas de guerra, violencia y muerte

PENCZ, Georg (¿Núremberg? h. 1500-Leipzig 1550) El triunfo de la Muerte. De la serie Los triunfos de Petrarca (5 estampas), h. 1539 Buril, 208 x 147 mm.
PENCZ, Georg (¿Núremberg? h. 1500-Leipzig 1550) El triunfo de la Muerte. De la serie Los triunfos de Petrarca (5 estampas), h. 1539 Buril, 208 x 147 mm. / Colección Mariano Moret/ UC
  • La sala Paraninfo de la UC abre la temporada con cerca de 70 obras de la Colección Mariano Moret

«La belleza de lo terrible. La emoción de lo temible. La atracción de lo insondable». Estos son los parámetros emocionales que enmarcan el proyecto 'Guerra, violencia y muerte' de la Colección Mariano Moret que abre el calendario expositivo de otoño y la nueva temporada de la Sala Paraninfo de la Universidad de Cantabria. Este espacio, objeto de algunas reformas durante el verano, reabre sus puertas el próximo miércoles, día 21, en una cita especial que se prolongará hasta el 17 de diciembre. La iniciativa es paralela al XXI Congreso Nacional de Historia del Arte que se celebra esta próxima semana en el Palacio de la Magdalena.

El nuevo curso académico de la institución vuelve a apostar por la cultura y el arte gráfico a través de este «exquisito y delicado proyecto titulado 'Guerra, Violencia y Muerte. Colección Mariano Moret'. El conjunto seleccionado pertenece a este valenciano y la iniciativa extiende la colaboración institucional con coleccionistas privados, como sucedió durante el verano de 2014 en esa misma sala, con compilaciones como las pertenecientes al galerista Manuel Arce o el empresario Jaime Sordo con su colección Los Bragales. La Universidad de Cantabria, entidad receptora de una parte de la cuidada colección de Moret, acumulada durante más de 20 años, no sólo impulsa ahora esta muestra, sino que se ha traducido en la plasmación de un estudio introductorio de la profesora e investigadora Nuria Blaya a la hora de «justificar y consolidar» el conjunto presentado por el Área de Exposiciones del Vicerrectorado de Cultura y Participación Social. Con motivo de la muestra se edita además un correspondiente catálogo a cargo de Editorial Universidad Cantabria.

La selección de estampas de los siglos XV, XVI y XVII, que integran esta cita, alude a temáticas «atemporales y clásicas a lo largo de la evolución de la Historia del Arte, pero que incluso tienen reflejo en nuestra actual sociedad». El rector de la UC, Angel Pazos, señala que 'violencia, guerra y muerte' han sido «fuente de inspiración de multitud de obras de arte que todos tenemos en nuestra cabeza, artistas como Velázquez, Delacroix, Goya, Picasso o el mismo Luis Quintanilla utilizaron sus creaciones como vehículo de expresión, denuncia y crítica frente a la barbarie humana y los conflictos bélicos. De esta forma, el Arte toma la función de denuncia, lo que le otorga una función de sensibilización de la sociedad».

La muerte, la amenaza sobre su poder y su triunfo sobre los hombres es la iconografía que vertebra las 68 obras de los fondos de la Colección Mariano Moret que se han seleccionado para esta exposición. Grabados alemanes, flamencos, holandeses, españoles e italianos que revelan la representación «de la violencia, de la guerra y de la muerte» a través de las obras de Aldegrever, Altdorfer, los hermanos Beham, Georg Pencz, Marcantonio Raimondi, Lucas van Leyden y de otros importantes grabadores de los citados siglos. Estampas en las que se aprecia «la huella del Humanismo, de las ideas neoplatónicas, del nuevo universo estético que mira a la Antigüedad y gira en torno a la representación de lo humano».

En las obras se pueden contemplar figuras que mueren o figuras que matan «por amor, por odio, por justicia, por venganza, por defender un territorio o un ideal». Los grabados trasladan al espectador a «una época convulsa de conflictos irresolubles, de guerras y guerreros, de cismas religiosos, de dioses antiguos y extintos que son recuperados por el arte para transmitir mensajes o simplemente mostrar imágenes de una violencia casi pecaminosa». Emoción, tensión, intensidad dramática que llevan implícitos muchos de estos temas les confieren, además, «fuerza, belleza y un singular atractivo», según subraya Nuria Blaya. En su opinión, detrás de cada colección, hay un coleccionista. Y es este caso, además de la huella de Durero, de Lucas van Leyden, de los Pequeños Maestros, del Humanismo, del Manierismo, de la Reforma, de las guerras o los mitos, «está la huella de alguien apasionado, que ama la vida y la belleza».

Mariano Moret es el artífice de una «colección privada de grabado antiguo centrada principalmente en el grabado sobre metal del siglo XVI». Con vocación pública, su principal propósito es «la difusión del arte del grabado, una de las disciplinas menos conocidas del arte, haciendo accesibles unas obras que, debido a su rareza y a sus estrictas medidas de conservación, rara vez se exhiben en público». Las obras en papel muestran la influencia ejercida por dos de los maestros más importantes de la historia de este arte: Alberto Durero y Lucas van Leyden, en el grabado centroeuropeo coetáneo y posterior.

Todas las estampas proceden de grabados en hueco sobre metal, en su mayoría abiertos a buril sobre cobre, «aunque también se hallan algunos de los primeros aguafuertes de la historia del arte, y salvo contadas excepciones, fueron realizadas por artistas pertenecientes al ámbito alemán o flamenco-holandés». Grabados de temáticas variadas que generan «pequeños hilos conductores entre las distintas obras que la componen: La violencia, la espiritualidad, el mito, lo popular, el amor, la pasión...».

La violencia servida a través de la pasión y la belleza, del recuerdo del mundo antiguo, de las historias y personajes de la mitología. En palabras de Nuria Blaya, profesora de Historia del Arte en Florida Universitaria, «seductores raptos, sensuales suicidios, atractivos cuerpos en combate, asesinos que aman o enamorados que matan».