Adiós a los monstruos

La compañía La Liga Teatro-elástico llenó ayer de lobos la Plaza de Cañadío.
La compañía La Liga Teatro-elástico llenó ayer de lobos la Plaza de Cañadío. / Daniel Pedriza
  • Un desfile de lobos gigantes pone fin a la Muestra de Artes Fantásticas, que deja hasta el viernes la exposición ‘El gran show de las pequeñas cosas’ en la Escuela de Náutica

La octava edición de la Muestra de Artes Fantásticas (MAF) se despidió de Santander con un espectacular desfile de lobos gigantes. Payasos, malabaristas, titiriteros y magos presentaron este fin de semana sus espectáculos, la mayoría gratuitos y al aire libre. Pero no todo se acaba en el MAF: la exposición ‘El show de las pequeñas cosas’, del ilustrador francés Gilbert Legrand se queda hasta el viernes. La Escuela de Náutica de Santander presenta setenta sorprendentes piezas e ilustraciones en 3D.

Y es que cuando Legrand posa sus ojos sobre objetos cotidianos (sierras, brochas, peines, sacacorchos...) éstos cobran vida y se transforman en habitantes de su fantástico cosmos. Su trabajo es creativo, original y demuestra un gran sentido del humor. Sus pequeñas joyas están envueltas en magia. Este diseñador observa los artilugios comunes que cualquiera puede tener en casa, concibe para ellos una personalidad, y los convierte en seres inertes con vida. Ya puede ser un rastrillo, un grifo, unas tijeras, una cinta de medir o un serrucho. Cosa que caiga en las manos de Legrand, cosa que acaba abandonando su nombre común para transformarse en un personaje entrañable. Siempre con un toque irónico. Desde hace diez años este diseñador gráfico se dedica, a través de esculturas y fotografías, a convertir botellas en camareros o raquetas en jugadores.

Peluqueros locos, lobos y magos se cruzaron este fin de semana con los viandantes por las calles, plazas y rincones de la ciudad. Doce compañías de siete países han sido las encargadas de llenar de magia y fantasía Santander. Todo gracias a un programa diseñado por la gestora cultural Ana Lekube, con el apoyo de la Fundación Santander Creativa (FSC), que el año pasado reunió a más de 10.000 personas. La organización confía en superar la cifra este año. Y es que el buen tiempo animó durante estos días al público a viajar por un mundo mágico que ayer acercó hasta la Plaza de Cañadío de Santander un desfile de lobos persiguiendo a un venado.

‘Las bestias danzan o el sigiloso conjuro de lo salvaje’, de la compañía mexicana La Liga Teatro-elástico, consistió en una intervención itinerante con títeres no convencionales e improvisación sonora. Un proyecto centrado en la relación entre lo humano y lo animal, donde se mezcló la fascinación, el conflicto y la distancia. Bestias de tamaño natural fueron apareciendo por el centro de Santander y crearon a su paso una atmósfera cargada de sonidos y movimiento. La Liga Teatro-elástico es una compañía mexicana de teatro de objetos y figuras animadas fundada por la actriz y directora Jacqueline Serafín y por el dibujante, escultor e inventor de títeres Iker Vicente.

Otra de las grandes apuestas de esta edición ha sido la videocreación proyectada sobre la torre de la estación de Adif, ‘1941: Año 0’, un proyecto de la creadora Amanda Pola y el Café de las Artes, ligado al incendió que asoló Santander. El montaje se basa en entrevistas con los vecinos de Castilla Hermida y del Barrio Pesquero y la transformación de Santander.