Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

Cuatro ventanas al drama humano

Un largo conflicto plagado de extorsiones, desapariciones y asesinatos.
Un largo conflicto plagado de extorsiones, desapariciones y asesinatos. / Juan Carlos Tomasi
  • La muestra ‘Testigos del olvido #2’ se inaugurará este otoño en Santander, dentro de la apuesta fotográfica de la Fundación Caja Cantabria, reúne el retrato de «crisis humanas desatendidas de nuestro tiempo» a través de la mirada solidaria de Médicos Sin Fronteras

  • La exposición, que cerrará el año en el Casyc, vuelve a ratificar la apuesta de la entidad por la fotografía a través de diversas muestras

El objetivo, el punto de mira, la perspectiva, el plano y la mirada coinciden en este caso en un mismo foco: hacer visible lo invisible. Es testimonio y compromiso, crónica e implicación, sentido mediático y solidaridad. Las fotografías realizadas por el reportero gráfico Juan Carlos Tomasi configuran la serie producida por Médicos Sin Frontera. Un retrato del rostro humano tras el sufrimiento diario, la violencia y el abandono mediático que padecen quienes viven en cuatro de los lugares más devastados de la tierra: Territorios Palestinos Ocupados, Níger, Etiopía y Colombia. Acompañado por reconocidos escritores como Martín Caparrós (Palestina), Santiago Roncagliolo (Níger), Laura Restrepo (Etiopía) y Manuel Rivas (Colombia), el fotógrafo se internó en ese «olvido constante para conocer la voz de los protagonistas de esas historias de las que la gente apenas habla».

La Fundación Caja Cantabria exhibirá ese itinerario fotográfico de Tomasi con textos de esos cuatro grandes narradores y periodistas en lengua española. La Sala de Exposiciones del Casyc acogerá la exposición bajo el epígrafe ‘Testigos del olvido #2, que será inaugurada el próximo 1 de diciembre por Médicos Sin Fronteras (MSF), cita que abre una ventana a cuatro crisis humanas desatendidas de nuestro tiempo.

La exposición, que podrá visitarse hasta el próximo 30 de diciembre, acerca el rostro humano del sufrimiento, la violencia continua y el olvido mediático que padecen cuatro rincones del planeta con dramas humanos «trágicamente silenciados». Estos retratos del horror cotidiano son «un alegato contra la indiferencia, una apuesta por el compromiso con los seres humanos que viven sometidos a la violencia, la enfermedad y la exclusión extrema en los rincones abandonados del mundo».

La muestra se compone de fotografías, de extractos de los cuatro reportajes y de un vídeo que vertebra la narración tanto de las problemáticas específicas de estas crisis como de los procesos creativos de Caparrós, Roncagliolo, Restrepo y Rivas: Los cuatro narran desde el terreno, en primera persona, con un enfoque literario y periodístico a la vez, y otorgando todo el protagonismo a quienes sufren estas crisis. La muestra se estructura en este sentido en cuatro apartados, cada uno de ellos centrado en un contexto:

Territorios Palestinos Ocupados, con Martín Caparrós, Premio Planeta Argentina, viajero incansable, presenció el conflicto latente en la ciudad cisjordana de Hebrón en junio de 2014, justo antes del recrudecimiento de los enfrentamientos entre Gaza e Israel. En los Territorios, «la normalidad es una violencia sorda que provoca graves consecuencias psicológicas y sociales en la población palestina».

Níger es retratado a través de Santiago Roncagliolo. El escritor y dramaturgo peruano se desplazó a un distrito rural del sur del Níger en julio de 2014, coincidiendo con el llamado periodo de escasez, ese trágico lapso en el que las familias agotan las reservas de sus graneros sin que la nueva cosecha esté todavía disponible. «Es un momento crítico en el que la desnutrición infantil, fenómeno lamentablemente endémico, se recrudece».

Etiopía, con Laura Restrepo se remonta al otoño de hace dos años cuando la escritora y ensayista colombiana fue testigo de la escasa atención médica disponible en la inmensa mayoría del país etíope. «Esta cruda realidad se traduce en escalofriantes estadísticas: cada 40 minutos muere una mujer durante el embarazo o el parto».

En el caso de Colombia, Manuel Rivas, polifacético escritor y periodista coruñés se trasladó en noviembre de 2014 a la cordillera del Cauca para documentar las consecuencias de un largo conflicto plagado de extorsiones, desapariciones y asesinatos, cometidos sobre una población rural traumatizada e impotente frente a la dinámica de la violencia. Esta mirada puede servir de contraste ante una realidad que parece haber entrado en una marcha atrás definitiva hacia la paz tras los acuerdos recientes entre Gobierno y guerrilla.

Las cuatro crisis fueron documentadas por el fotoperiodista, reportero y realizador audiovisual Juan Carlos Tomasi, quien lleva veinte años retratando los conflictos y desastres olvidados del mundo y a las personas que sufren en silencio sus consecuencias. Los escritores elaboraron sus crónicas con un enfoque literario y periodístico a la vez, con plena libertad y otorgando el protagonismo a las víctimas.

Esta muestra es la segunda parte del proyecto ‘Testigos del olvido’, lanzado por MSF, El País Semanal y el Instituto Cervantes entre 2009 y 2010, y que también dio lugar a una exposición que en su itinerario durante esta década ha logrado una excelente acogida en las numerosas ciudades en que ha sido expuesta.

Este otoño el Casyc mantiene abierto otro itinerario e inventario gráfico, a modo de álbum de la inmediatez, convertido en memoria representativa. La muestra ensalza la fotografía como vínculo social, ojo del mundo, espejo contemporáneo y crónica documental. ‘Click26’ da nombre a la segunda edición del proyecto fotográfico que reúne en una muestra las mejores imágenes de 2015 publicadas por los fotoperiodistas cántabros a lo largo de todo el mundo, y que podrá visitarse hasta el próximo 23 de noviembre. A través del trabajo necesario y profesional de la fotografía como relato del mundo cotidiano, de la actualidad, la noticia, lo idéntico e insólito, del hallazgo y el hito, el hecho y el documento, se reúnen ahora veintiséis miradas exponenciales del fotoperiodismo de Cantabria.

La Fundación de la Caja ha continuado su actividad desarrollada durante una década de imágenes, un proyecto cuya identidad sirvió para fusionar lo didáctico y lo creativo, el aprendizaje y el lenguaje visual plasmados en el espíritu de Casyc Foto Polientes. Una doble exposición reflejó el pasado año su legado, con Polientes y Santander como referentes, tras diez años de labor creativa y formativa con Pablo Hojas al frente. La fotografía como lugar de encuentro y eje del relato ha sido el territorio fértil por el que pasaron decenas de profesionales y aficionados.

Una cita cercana a la de este próximo otoño se celebró el pasado año en Santillana cuando la Fundación exhibió en su Palacio 127 fotografías y 48 retratos de Gervasio Sánchez que captó en América Latina, los Balcanes, Afganistán, Irán, Camboya y África. Imágenes tan crudas como reales en las que las víctimas ponían rostro al horror de todos esos conflictos y en las que además de narrar aquello que veía tras el objetivo invitaba a reflexionar.