El artista Pedro Ruiz acerca hoy a Santander ‘Eterno’, un espectáculo que define como «un show a la americana»
El artista Pedro Ruiz acerca hoy a Santander ‘Eterno’, un espectáculo que define como «un show a la americana» / Daniel Menéndez

«La televisión se ha convertido en un negocio de mangantes para paletos»

  • El Teatro Casyc de Santander acoge esta sábado su show 'Eterno', una crítica «de nuestra torpeza y de lo ridículos que somos»

Pedro Ruiz (Barcelona, 1947) se define como «un poeta que hace piruetas». Humorista, presentador, cantante y escritor, dota de gran energía a todos sus proyectos. Alejado de las televisiones –«no le caigo bien a los políticos», dice– confía en poder volver con sus nuevas ideas. Ayer viernes, y hoy sábado, estará en el Teatro Casyc de Santander con su espectáculo 'Eterno' (20.30 horas), un montaje lujoso, divertidísimo, hondo y brillante.

–¿Es eterno Pedro Ruiz?

-‘Eterno’ es el título del show pero no lo he puesto por mí. Eterno es el show de la humanidad: nuestra torpeza, nuestra sensibilidad y lo ridículos que somos. Si imaginamos que estamos hace muchos años y nos ponemos ante un hipotético telediario y decimos que se ha descubierto que Octavio Augusto tenía dinero en Galilea ¿De quién hablamos? De Pujol. Siempre es lo mismo. El show de la humanidad es eterno y pretendo que nos riamos y nos burlemos de nosotros mismos, que es muy saludable.

–La vida se repite una y otra vez

–Sin duda. Yo suelo decir que la actualidad no es más que un erupto de la historia.

–Y volverá a ocurrir...

–Volverán hasta los dinosaurios, porque un día la tierra se cansará, se rasgará y vendrán otros.

–¿'Eterno' es un repaso a la vida?

– 'Eterno' es una falla donde el 80% es diversión e improvisación. Lo que pretendo es que la falla, que somos todos, arda y que el que quiera buscar mensajes en las cenizas lo haga.

–¿Cómo surgió este espectáculo? ¿cuál fue la chispa?

–Pues como todos los que he hecho en mi vida. Este es el número 28 y, como en el resto, hago muchas cosas sobre el escenario: esperpento, mimo, parodia, alguna pequeña imitación, canciones en serio y en broma, emoción y el público interviene y cierro con un final muy emotiva. Es un espectáculo a la americana por decirlo rápido. El 80% del espectáculo son risas, como liberación y terapia.

–Hace tiempo que no le vemos en los medios.

–He estado unos meses rodando en Barcelona y escribiendo. Hace más de 25 años que no trabajo en Santander. Será un reencuentro con el público cántabro.

–¿Y qué pasó con la televisión?

–No le caigo muy bien a los políticos y no me dejan salir en la tele pública, aunque supongo que esto cambiará ahora. No me quiero prodigar porque creo que el nivel de la televisión ha bajado tanto que cuando el río baja sucio es mejor no bañarse. Yo siempre he considerado que el único éxito posible es la dignidad. A algunos les gustaré más y a otros menos, pero yo no me quiero abaratar. No hay dinero para comprarme. Yo soy más hombre de teatro que de televisión, pero dicho esto, veo que la televisión en muchas parcelas se ha convertido en un negocio de mangantes para paletos y algunas cadenas le han hecho más daño a la sociedad que ETA. Hay cadenas que matan neuronas todos los días y ejemplarizan de un modo negativo absolutamente intolerable.

–¿Y el periodismo, cómo lo ve?

–No creo que exista el periodismo libre, creo que hay periodistas libres que van cambiando de medio según les despiden.

–¿Y el mundo del teatro?

–El IVA cultural hay que bajarlo ya porque es un atraco a mano armada. El teatro es la única verdad que hay en nuestra sociedad. El teatro peligroso está en la calle: cuando pides un crédito o compras unas preferentes. El teatro es lo más honrado que hay porque alguien te anuncia que te va a mentir durante dos horas.

–¿Hay una buena cantera de actores jóvenes?

–Hay actores jóvenes muy buenos. Lo lamentable es que el 85% esté en paro.

–¿Se puede vivir del teatro?

–El actor tiene que formarse primero junto a gente interesante y, a partir de los 40 años, montar su propia compañía. Porque a partir de esa edad, si quieres hacer tus proyectos, normalmente tienes que parirlos tú.

–¿Cree que en España hay humor?

–En España hay muy mala leche. Nos reímos más de la caída que del pensamiento y de esto me culpo en parte. Las partes del espectáculo que a veces tienen más éxito no son las que más me gustan a mi.

–Humorista, presentador, director, cantante y escritor. Le ha dado tiempo a muchas cosas en la vida

–Yo me considero un poeta que hace piruetas. La fuerza que tengo para mantener mi independencia proviene de la poesía. Tengo los cajones de mi casa llenos de escritos.

–¿Qué le queda por hacer?

–Todo lo que ya hice, mejor hecho, y las cosas que no he podido hacer todavía. Me siento una persona muy joven y con mucha energía. Esa es mi suerte: no he tenido nunca una enfermedad, me baño en agua fría todos los días y juego al fútbol en campo grande.

–¿Qué nuevos proyectos hay a la vista?

–Acabar de rodar una película con Ventura Pons y hacer otra escrita por mí el año que viene. Estoy intentando volver a la televisión pública, sigo escribiendo y compongo canciones. Me gusta ir al cine todos los días porque cuando se apagan las luces haces zapping de ti, tu vida se apaga y se encienden otras y eso descansa mucho.

–¿De dónde saca la energía?

–Es de mi madre Juana, a la que he cuidado muchos años y no he hecho nada mejor en mi vida. Con esto alabo a aquellos que teniendo personas mayores en casa las cuidan y no las abandonan. Mi madre fue una mujer de un enorme coraje y creo que yo lo he heredado.