Trío de letras con premio

De izquierda a derecha, Santiago Casero, José María García Nieto y Carlos Villar.
De izquierda a derecha, Santiago Casero, José María García Nieto y Carlos Villar. / DM .
  • Carlos Villar, José María García Nieto y Santiago Casero ganan los certámenes literarios de Cantabria

Tres "escritores con oficio" se han alzado con los Premios Literarios del Gobierno de Cantabria cuyo fallo se dio a conocer este viernes. Se trata de Carlos Villar, autor de la novela de misterio ‘Descubre por qué te persigo’; de José María García Nieto, que recibe el Gerardo Diego por el poemario ‘La gran oscuridad’ y de Santiago Casero, galardonado por sus cuentos ‘Secretos de familia’. Los premiados, con experiencia literaria, se repartirán 20.000 euros: 4.500 tanto para el cuento seleccionado como para la poesía y 12.000 para la novela. Además verán sus obras publicadas.

Carlos Villa Flor (Santander, 1966) reside en Logroño donde imparte clases como profesor de literatura inglesa. Su novela ‘Descubre por qué te persigo’ ha sido seleccionada por el jurado –compuesto por Fernando Abascal Cobo, Lourdes Royano y Luis Alberto Salcines– "por la relación que establece entre los personajes y la viveza de la redacción". La obra, un thriller ambientado en Santander, está protagonizada por un periodista, jefe de local del principal periódico de la ciudad, que un buen día recibe la visita de una persona quien le asegura que le matará en un plazo de un mes, a menos que adivine los motivos por los que quiere acabar con su vida. "No sé si definirla como novela negra o como gris oscura", explica desde Logroño nada más conocer que ha resultado ganador del premio.

Como escritor ha publicado los relatos ‘Hay cosas peores que la lluvia’ (1998), la novela Calle Menor (2004) y los poemarios ‘Más relinchos de luciérnagas’ y ‘Poeta en su tierra’ (ambos en 2006). Ha ganado el premio de Poesía ‘Ángel González’, y sus relatos y poemas han sido incluidos en antologías y revistas nacionales. Desde 1995 dirige la revista literaria Fábula y en 2013 publicó con la editorial Valnera ‘Solo yo me salvo’, una novela breve y siete relatos en los que recurre a un género poco común en la narrativa española, la distopía satírica: una estampa del futuro no demasiado halagüeña, en la que se proyectan, por reducción al absurdo, algunas de las tendencias sociales e ideológicas del presente.

En la obra por la que el Gobierno cántabro le premia ahora cambia por completo de género. Tardó dos años y medio en escribirla y se trata de una historia "para que conté con la ayuda de la redacción de El Diario Montañés, que me brindó la posibilidad de estar un día ahí para ver como se desarrolla el trabajo de los periodistas", recuerda.

Reconoce que Cantabria le "trata bien con respecto a los premios" y que uno de sus poemarios fue incluido en la colección del Gobierno regional ‘A la sombra de los días’.

El autor, quien ahora trabaja en microrrelatos y en un proyecto vinculado al teatro inglés, reconoce que escribir es su "pasión" y que seguirá escribiendo toda la vida. "Moriré con la pluma en la mano", ironiza, dado que la primera fase de su creación literaria siempre la escribe a mano y, en la segunda, es cuando utiliza el ordenador.

La poesía, en Bilbao

José María Nieto (Bilbao, 1965) es autor de ‘La gran oscuridad’, el poemario que se ha alzado con el Premio Gerardo Diego en esta edición. Se trata, según el jurado, de una obra «unitaria» donde destaca una poesía breve y concisa. Él mismo autor, desde Bilbao donde reside, reconoce que sus versos "son mucho más sencillos de los que he venido escribiendo hasta ahora". También asegura que es un gran admirador del poeta Claudio Rodríguez y que, de alguna forma, "he intentado escribir como él lo haría en esta obra".

Como Carlos Villar, la poesía no es el único género en el que se mueve José María Nieto, pues también es autor de un buen número de relatos tanto para adultos como infantiles.

Compagina la escritura con su trabajo como encargado de hostelería y ha participado y destacado en varios certámenes a nivel nacional. Entre otros, en el año 2005 ganó el Premio Villa de Navia de relatos y este mismo año ha sido finalista del Premio de Relatos Jorge Maldonado y quedó segundo en el concurso ‘Autobiografía de una mujer’. Sin embargo, ayer reconoció a este periódico que el premio Gerardo Diego "es la constatación de que después de diez o doce libros de poesía que nunca han visto la luz, por fin estoy preparado para ver uno de mis poemarios publicados". Cree que hacerlo de la mano de un premio "de tanto prestigio" como el del Gobierno de Cantabria supone, además un gran empujón para su carrera literaria, pues hasta ahora huye de la autoedición "que me parece más propia de vanidades".

Cuentos

El tercer escritor premiado es Santiago Casero, (Madrid, 1964). Trabaja como profesor de instituto en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y su obra, con la que ha ganado el Manuel Llano en esta edición, lleva por título ‘Secretos de familia’. De ella el jurado ha destacado que es un conjunto "homogéneo y muy trabajado", así como el buen sentido de la narrativa que demuestra el autor.

Desde Ciudad Real, Santiago Casero, reconoce que se trata de un libro para el que ha utilizado distintos tonos narrativos que saltan de la primera a la segunda persona, pero siempre con la familia como hilo conductor de cada uno de los relatos, un total de quince. "En todos ellos hay un secreto o misterio que se va desvelando".

Esta no es la primera obra de este «cuentista» cómo le gusta definirse que ya es autor de cinco novelas, la última de ellas ‘Los finales rojos’ verá la luz en 2017 de la mano de una editorial cántabra, Titanium.

Asegura que el género de la narración es donde más cómodo se encuentra, "nunca he sido capaz de escribir poesía", y como los otros dos galardonados en esta edición, cree que en los concursos ha encontrado el mejor escaparate para mostrar sus trabajos.