"Una postal genera multitud de preguntas"

Oriol Vilanova, uno de los exponentes de la muestra colectiva, posa frente a uno de sus murales con las postales que colecciona desde su época de estudiante.

Oriol Vilanova, uno de los exponentes de la muestra colectiva, posa frente a uno de sus murales con las postales que colecciona desde su época de estudiante. / DM

  • Oriol Vilanova presenta ‘Todo o nada’, mezcla de imágenes procedentes de museos del mundo y de la cultura popular, en los ‘Itinerarios’ de la Fundación Botín que se abren el viernes

Oriol Vilanova (Manresa, 1980) pertenece a una generación de artistas interesados en la relectura del pasado y de sus procesos ideológicos. Forma parte del grupo de ocho artistas que el viernes inauguran en la Fundación Botín ‘Itinerarios’ XXIII, un recorrido por el arte más reciente que funciona como escaparate del estado actual de las artes e instantánea de las tendencias predominantes a nivel nacional e internacional. Junto a él están Katinka Bock, (Frankfurt, Alemania, 1976), Regina de Miguel (Málaga, 1977), Adriá Juliá (Barcelona, 1974), Pedro Neves Marques (Lisboa, 1984), Levi Orta (La Habana, Cuba, 1984), Aleix Plademunt (Gerona, 1980) y Leticia Ramos (Brasil, 1976).

Vilanova, artista de la galería Parra & Romero, colecciona tarjetas postales compradas en mercadillos de antigüedades que muestran salas de museos, monumentos públicos y retratos de militares, entre otros, y que le sirven para plantear una idea del pasado. "El arte siempre ha estado allí, no sabría ponerle fecha ni lugar", responde cuando se le pregunta cómo llegó el arte a su vida. Desde entonces, se inspira en cualquier motivo, por sencillo que parezca: "No busco nada en concreto, todo es susceptible de ser interesante", asegura. Lo que tiene claro es que "los comienzos no son difíciles, son comienzos y todo momento es bueno".

Vive y trabaja en Bruselas, con estancias en Barcelona y París. Hoy llegará a Santander para dar los últimos retoques a la que será su exposición ‘Todo o nada’. Se ha interesado por los mecanismos políticos de construcción de la historia y la mirada, y buena parte de sus obras funcionan como gabinetes de curiosidades. Siguiendo un método de trabajo centrado en la recolección y documentación de imágenes, presenta la obra como un archivo o enciclopedia de documentos visuales al servicio de la deconstrucción del relato unívoco del pasado.

En esta ocasión, hasta la Fundación Botín acerca el proyecto titulado ‘Todo o nada’. Es su colección más significativa y numerosa. Integrada por 5.747 postales agrupadas en 27 colores distintos, la serie la conforman imágenes de artefactos tridimensionales preservados en museos y colecciones, objetos que generan su propio significado y que reflejan el conflicto con la arquitectura real en la que las postales se exhiben. Para esta muestra, el artista recurre a su presentación mediante un slideshow en cinco monitores con las tarjetas a escala 1:1, potencia nuevos aspectos, como el tiempo o la invisibilización del objeto en el fondo monocromo, además de abrir nuevas puertas hacia cuestiones como las políticas de la exhibición o la semántica de la tecnología. En total, Vilanova ha creado un centenar de series que en su conjunto suman más 30.000 postales, un gigantesco archivo ‘borgiano’ inacabado y en progreso y, sobre todo, sin fin.

Este artista catalán colecciona postales incluso antes de dedicarse al arte. Y se han convertido en base conceptual para sus obras de teatro, instalaciones y performances. El artista explica que todo comenzó de un modo "completamente intuitivo", cuando en su época de estudiante descubrió el mercado de Sant Antoni de Barcelona. "Iba a la búsqueda de libros de arte y literatura y, afortunadamente, descubrí allí las postales. Rápidamente empecé a coleccionarlas y clasificarlas. Desde ese momento no he dejado nunca de asistir a todo tipo de mercados de las pulgas y rastros". Para él, la postal es "un objeto imagen que me genera multitud de preguntas. Desde su reproducción en masa, su biografía, su procedencia, su rareza, su economía, su circulación y su desaparición". Y aunque depende de cada ocasión, por regla general intenta transmitir con ellas "la diferencia de la repetición".

Orgulloso de formar parte de ‘Itinerarios’ XXIII, "un proyecto internacional de larga trayectoria al que deseo una larga vida", el artista indica que presenta "una colección de colecciones". Porque según explica, cada postal muestra un objeto sobre un fondo de color: "Fondo y figura, una mezcla heterogénea de imágenes procedentes de museos del mundo y de la cultura popular".

Las postales aparecen en la muestra ordenadas por el color del fondo, de tal modo que el objeto pasa a ser secundario y acaba desapareciendo en la masa. "Este fondo de color, explica, pensado para ser invisible, toma el lugar del objeto y se cambian así los roles preestablecidos". En esta ocasión, en la Fundación Botín de Santander es la primera vez que presenta su obra en formato cinematográfico.

Entre el todo y la nada

El título del proyecto responde a "los dos grandes opuestos que definen esta clasificación". Y es que "la obra está construida a través de dos construcciones aparentemente absurdas, la necesidad de un fondo monocromo y que el objeto no toque ninguno de los bordes de la postal: Si cumple todos estos requisitos, todo vale".

A Vilanova acaban de concederle la Residencia 9915 (2017) convocada por la Asociación de coleccionistas Privados de Arte Contemporáneo 991 en Londres. Su proyecto prioritario en Reino Unido es conocer palmo a palmo cada uno de sus mercados y museos. También revisitará una de sus casa-museo favoritas, la del coleccionista y arquitecto neoclásico John Soane.

Entre sus proyectos de futuro figuran dos nuevos libros que saldrán a la venta en breve. El primero es un libro de artista publicado por CA2M y Christophe Daviet-Thery y el segundo es su primer catálogo razonado publicado por la Fundació Antoni Tàpies. También prepara una serie de performances y obras de teatro nuevas en la Fundació Antoni Tàpies y una exposición en Parra & Romero de Madrid.

Vilanova presentará su trabajo en ‘Itinerarios’ XXIII, una veterana ventana al arte emergente, que fija las miradas, síntomas, creaciones, tendencias y lenguajes que afloran en el estado de la creación y que se inaugura el viernes en la sala de exposiciones de la Fundación Botín de Santander.

Temas