El último cartucho de Chumy Chúmez

Último trabajo de Chumy Chúmez, publicado en El Semanal en 2003.
Último trabajo de Chumy Chúmez, publicado en El Semanal en 2003. / BNE
  • Las nueve viñetas que el dibujante publicó en El Semanal poco antes de morir se incorporan al legado que atesora la Biblioteca Nacional

La última viñeta de Chumy Chúmez se ha sumado al legado del dibujante que atesora y custodia desde hace poco la Biblioteca Nacional de España (BNE). Formaba parte de uno los últimos trabajos del humorista gráfico, las nueve ilustraciones publicadas poco antes de su muerte, en 2003, en El Semanal. Ha estado durante 14 años bajo custodia de Rufi Gómez, secretaria de redacción del magacín de los diarios de Vocento (hoy XL Semanal), del que Chumy fue entusiasta colaborador -como antes de Colpisa-, y en el que publicó cientos de chistes críticos, políticos y de actualidad.

Desde 1989 y hasta su muerte, Chumy acudía asiduamente a la redacción del semanario para entregar sus nuevos dibujos y recoger los que ya habían sido escaneados y publicados. Pero nunca recogió los últimos nueve originales que entregó. Su muerte, acaecida el día 10 de abril de 2003, lo hizo imposible. Conservaba los originales Rufi Gómez, que intentó sin éxito ponerse en contacto para devolverlos con el único hijo y heredero del dibujante, Marcel Wong-González, residente en Estados Unidos.

El hijo de Chumy Chúmez donó en enero de este año todo el patrimonio gráfico de su padre a la BNE. Al tener noticia de la entrega, Rufi pudo contactar con la institución, que a su vez le remitió a Wong-González, que autorizó que las nueve láminas completasen el legado del artista gráfico que se custodia en la BNE a disposición de quien desee consultarlo. Son 5.453 documentos originales entre dibujos, láminas, viñetas, carteles, monografías, guiones, dibujos de otros autores y papeles personales.

Entre esas nueve viñetas está el último trabajo publicado por el dibujante, en pleno estallido de la guerra de Irak. En su dibujo aparece un cañón disparando y un ángel que le dice a Dios: «Papá, papá, como sigas permitiendo estas barbaridades, no irás al cielo».

La viñeta se publicó en el número 807 de El Semanal, pero sirvió también para ilustrar la portada del número 808, correspondiente a la semana del 20 al 26 de abril de 2003, bajo el titular «Hasta la vista, Chumy. Las últimas sonrisas del genio». Aquel número de homenaje incluyó una selección de once dibujos con lo mejor de Chumy desde el inicio de su colaboración con la publicación en 1989, casi tres lustros antes de su fallecimiento.

Chumy Chúmez, José María González Castrillo en su DNI, publicó sus ingeniosas viñetas en medios como Triunfo, La Codorniz, Diario Madrid, ABC, Diario 16 o El Imparcial. Pero su colaboración con El Semanal fue de las más largas y fructíferas de su carrera. Cada semana publicaba una de sus viñetas en 'El rincón de Chumy', dentro de la sección de actualidad 'Se habla de.'. En marzo de 2003 pasó a tener una sección propia -'Humor'-, que ampliaba a una página completa el espacio dedicado a sus viñetas.

«Siempre venía con una sonrisa», asegura Rufi Gómez, que recuerda bien el último día en que Chumy llegó, como siempre con su carpeta bajo el brazo, a entregar nueve nuevas láminas al número 56 de la calle José Abascal de Madrid. Casi nadie sabía entonces de la enfermedad que ya acuciaba al dibujante donostiarra, que la mantuvo en secreto y que segaría su vida poco después.

Ilustrador de mordaz ingenio, Chumy Chúmez popularizó su humor negro en un tiempo en el que hacer crítica política suponía nadar a contracorriente. Artista polifacético, fue también escritor, cineasta, guionista, contertulio de radio y televisión, articulista y conferenciante. Cofundador de la revista satírica Hermano Lobo, destacó como humorista gráfico en los últimos años de la dictadura franquista, armado solo de ingenio, lápiz y papel. En la transición mantuvo su prolífica y cáustica trayectoria en una era brillante para el humor gráfico, junto a compañeros como Forges, Peridis, el Perich o el recordado Antonio Mingote.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate