Okuda inaugura su primera muestra individual en el espacio de un museo

fotogalería

/ DM

  • En 'El jardín del kaos', que exhibe desde hoy en el Centro de Arte Tomás y Valiente de Madrid, el artista cántabro invita a vivir el tránsito entre la noche y el día que marca los límites del universo

Manifiesta en su obra sus inquietudes existenciales "a través de una particular visión del mundo que nos rodea, en el que la naturaleza y la evolución de la sociedad industrial y tecnológica arrojan discutibles certezas, frecuentes contradicciones y necesarias intuiciones". Bajo el epígrafe 'El jardín del kaos', en referencia a 'El Jardín de las Delicias' de El Bosco, la iconografía de un artista surgido en el territorio del grafiti y la cultura visual urbana se funde ahora en un guiño singular con el clasicismo.

Lo más significativo es que Okuda, el artista santanderino, uno de los creadores con mayor proyección internacional de los últimos años, protagoniza su primera muestra individual en el espacio de un museo. El lugar elegido ha sido el Centro de Arte Tomás y Valiente de Fuenlabrada por donde han desfilado con anterioridad otros artistas como Gervasio Sánchez, Chema Madoz o Suso33.

En este momento de su carrera, Okuda pretende ofrecer al espectador de su obra "la posibilidad de participar de la misma, de ser parte de ella, adentrándose en su universo personal de la forma más completa posible, dotándola de vida con su presencia. Siendo los personajes de piel multicolor, las figuras incompletas, los animales transformados y todas las oníricas conexiones conceptuales y visuales de sus composiciones pictóricas los elementos que marcarán dicha experiencia".

Un mundo en el que divisa una dualidad "entre lo que vemos, tocamos y vivimos frente a lo que pensamos, sentimos y expresamos. Dos planos en los que divagar, "de forma distinta pero complementaria", que nos hacen entender y dudar al mismo tiempo de los límites de nuestro entorno y del camino a seguir".

La exposición 'Jardín del Kaos', que se inaugura hoy, a las ocho de la tarde, supone "la reconsideración de la operatividad de los códigos de la propuesta urbana de Okuda San Miguel dentro del ámbito de un espacio de carácter institucional". Según Carlos Delgado Mayordomo, que explica las señas de identidad de la exposición, diseñada específicamente para el Centro Tomás y Valiente, el punto de partida es un análisis del "diálogo entre la luz y la oscuridad como estructura que sustenta la representación de lo real: así, "mientras una vía del discurso del artista apela a lo diurno y sus modos de representación figurativa, un segundo camino nos orienta por el complejo ámbito de lo nocturno y su simbolización abstracta".

A lo largo de su trayectoria, Okuda ha elaborado un discurso artístico e ideológico que, partiendo de las abstracciones tipográficas en el espacio público, ha evolucionado "explorando la geometría y el color para incluir progresivamente representaciones figurativas que han configurado un particular imaginario surreal de infinitas posibilidades expresivas y narrativas". Sus características texturas poliédricas han marcado una evolución natural "hacia la escultura y la exploración de diversos soportes y materiales" que, en forma de instalaciones, proponen una transformación real del espacio público o expositivo en una inmersión en la obra artística.

Okuda inaugura su primera muestra individual en el espacio de un museo

En 'El Jardín del Kaos', en referencia a El Bosco, se observa el tránsito entre la noche y el día que marca los límites del universo propuesto. En el primero de los espacios reúne referencias al día, "a la realidad finita que nos rodea, a lo orgánico, a lo figurativo", mientras que en el segundo se incluyen referencias a la noche, al universo y a la abstracción. Ambos espacios rodeados de espejos que completarán la experiencia de la obra "distorsionando la percepción de dónde están los límites para evidenciar visualmente el concepto de un universo infinito que recorrer".

La obra de Okuda, uno de los máximos exponentes del nuevo arte contemporáneo, está presente en los cinco continentes con intervenciones que cambian el paisaje social, cultural y artístico. Sus creaciones lo mismo se pueden ver en calles y galerías de todo el mundo: India, Mali, Estados Unidos, Japón, Chile, Brasil, Sudáfrica, México y todo el continente europeo. Con esta primera exposición individual en la ciudad que le adoptó, la figura de Okuda cobra el relieve y el reconocimiento que ya tiene fuera de nuestras fronteras.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate