«Somos muy afortunados de contar con tan buenos jóvenes actores»

J. Grisol

Rosa Valenty resucita el personaje de vedette en ‘Un chico de revista’, el musical que se ofrece el próximo día 23 en el Palacio de Festivales

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

Rosa Valenty (Barcelona, 1951) será una de las primeras actrices en pasar por el Palacio de Festivales en la nueva temporada. Lo hará el próximo día 23 con ‘Un chico de revista’, un montaje dirigido por Juan Luis Iborra que inicia su gira en Santander tras un gran éxito en el Teatro La Latina de Madrid. Lentejuelas, plumas y las míticas canciones que hicieron grande a este género son algunos de los ingredientes de esta obra que ha sabido adaptarse al siglo XXI. Rosa Valenty está encantada.

–¿Qué se va a encontrar el público que vaya a ver ‘Un chico de revista’?

–Lo primero. Estoy encantada de ir a Santander. He estado en muchas ocasiones y siempre he sido inmensamente feliz. He estado con Arturo Fernández, Pedro Osinaga, José Luis López Vázquez... Y puedo constatar que es un público conocedor del teatro y que sabe lo que ve. Así que en esta ocasión va a ver un homenaje a la revista, a Celia Gámez y otras grandes vedettes, pero adaptada a los tiempos modernos.

–¿Y cómo le explica a los jóvenes quien fue Celia Gámez?

–Pues una argentina maravillosa que llegó a España a finales de los años veinte y que en la posguerra llenaba los teatros. En muchas cosas fue una transgresora. Ella empezó a presentar espectáculos de vedettes en los que se contaba una historia del principio al final. Anteriormente eran sainetes que se cerraban con números musicales. También popularizó títulos como ‘Por la calle de Alcalá’ y con ella empezaron trabajar artistas como Concha Velasco, Esperanza Roy, Tony Leblanc o Pedro Osinaga y Lina Morgán.

–¿Y después de tantos años, cómo surgió volver a hacer una revista?

–Fue una iniciativa de Juan Andrés Araque. Es un apasionado de la revista y llegó incluso a presentar una tesis doctoral sobre este género. De esa tesis nace ‘Un chico de revista’. Es un tío muy valiente, muy joven y que con los tiempos que corren se ha atrevido a llevar de gira a una compañía de veinticinco personas.

–¿Pero cómo es el espectáculo?

- Está lleno de números musicales de la época de oro de la revista versionados por César Belda. Da gusto ver a la gente tararear en el patio de butacas todas estas canciones. ‘Un chico de revista’ es como una botella de champán que cuando le quitas el tapón está toda llena de burbujas.

–¿Cómo es su personaje?

–Se llama Yolanda del Val y es una vedette de las de antes. Es un personaje que está muy bien puesto en la obra porque de alguna manera es el poso de lo que fue la vedette. Es una mujer que la hacen creer que es la más increíble y luego resulta que no es tan maravillosa y que hay una generación más joven que van ocupando su sitio.

–Dice que es una revista adaptada al siglo XXI. ¿Cómo la está acogiendo el público?

–No sabes la cantidad de gente joven que ha pasado por La Latina. Estamos asombradísimos de la respuesta de los jóvenes. La revista está ambientada entre los años 70 y 80 y esto es ya una novedad que se percibe incluso en el vestuario. Son dos décadas que están muy presentes en la obra pero hay algo importantísimo en una revista que sigue igual que siempre: la escalera.

–Rosa Valenty ha hecho muchas revistas. Después de tanto tiempo ¿pensaba que iba a volver a recuperar el trabajo de vedette?

–Yo estrené en el Teatro Alcázar de Madrid ‘La calle de Alcalá’ con un éxito arrollador al lado de Esperanza Roy y Paco Valladares y esa revista duró dos años. También hice en TVE ‘Aguila de fuego’, con nuestra maravillosa Concha Velasco; ‘Diana María’ con Esperanza Roy y luego fui a Barcelona a hacer ‘Risas y Rosas’ en el Arnau y nunca más. Por eso, de repente cuando me vino este proyecto me sorprendí y me encantó. Además estoy muy contenta de poder trabajar con todos estos jóvenes actores y bailarines que son fantásticos.

–¿Y cómo es trabajar con esa gente tan joven?

–Pues una gozada. Yo me considero una chica de la Transición, y además estoy orgullosísima de ello. Tenía 21 años en aquella época. Me he creado una carrera a base de trabajar y trabajar. Llegué a Madrid con un acento catalán increíble que me quité a base de clases de dicción. Admiro a la gente luchadora y trabajadora que está ahí porque no les han regalado nada. En mi profesión hay muchos jóvenes así, y en la compañía ni te cuento. Para mi es un orgullo estar rodeada de una generación de trabajadores y luchadores. Somos afortunados de contar con tan buenos jóvenes actores.

–Su generación tampoco estuvo mal.

–Nunca me dio miedo al escenario, pero he tenido la suerte de trabajar y aprender de los mejores, desde Lali Soldevila, a Pilar Bardem, Concha Velasco, Arturo Fernández... Profesionales que tenían su punto de romanticismo por el escenario. Hoy en día es todo más material porque todo va más deprisa que antes.

–¿Qué le enseñaron?

–Mucho. A tener respeto al escenario y a la experiencia de los compañeros. A ser disciplinado y a saber a que el teatro es la palabra y que hay en el momento en que se levanta el telón no hay nada que te pueda perturbar más que el trabajo y agradecer la presencia de los espectadores en las butacas.

La obra

’Un chico de revista’. Escrita por Juan Andrés Araque y dirigida por Juan Luis Iborra.

Protagonistas Rosa Valenty, Edu Morlans, Cayetana Fernández y Pepa Ruz.

Fechas. El sábado día 23, a las 20.30 horas, en la sala Argenta del Palacio de Festivales.

Fotos

Vídeos