La Carmen más libertaria

La escena en la que Carmen baila con un pura sangre es una de las más bellas del espectáculo / DM .

La Plaza de Toros de Cuatro Caminos acogerá el próximo 5 de agosto el musical de Salvador Távora, galardonado en los Premios MAX

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

La plaza de toros de Cuatro Caminos es el lugar escogido para representar el sábado, día 5 de agosto, el Musical Ópera Carmen de Salvador Távora. Una fusión de cantes, bailes, danza, la música de George Bizet y el impresionante directo de la Banda de Cornetas y Tambores de la Esperanza de Triana de Sevilla. A este planteamiento se unirán el toque de las guitarras, el repique de las campanas, el baile de Carmen con un caballo pura raza español sobre el escenario y el olor inconfundible del incienso.

La obra fue estrenada en el año 1996 y desde entonces ha sido representada en un millar de ocasiones llevando a cabo varias giras mundiales con éxito. Posee un premio MAX de las Artes Escénicas, ha visitado casi una treintena de países, festivales internacionales de teatro y ha sido disfrutada por 2.500.000 de espectadores aproximadamente. Esos son los datos que avalan este espectáculo en el que, según explican desde la organización hay un momento álgido, el del baile de Carmen con un caballo de pura raza.

La historia de Carmen fue real. Era una gitana cigarrera del barrio de Triana, en la Sevilla de la primera mitad del Siglo XIX que entabló amores con José Lizarrabengoa, militar vasco que la salvó de una detención tras una redada militar en el arrabal hispalense. Empezaron un apasionado romance, complicado porque la encorsetada sociedad de la época no vio con buenos ojos el amor entre dos personas de clases sociales tan distintas.

El mito

Pero para su época Carmen era una mujer libre que no dependía económicamente de ningún hombre, y que lideraba revueltas reivindicativas para defender sus derechos en el trabajo. Y en ese clima de libertad total, Carmen se enamoró de Lucas, un famoso picador. Cuando José se entera, mató a la cigarrera con una bayoneta en la Puerta del Príncipe de la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

La noticia llegó hasta Prosper Mérimée, que lo convirtió en mito y en novela en 1845. Una historia que Georges Bizet se encargaría de materializarla, en 1875, en una ópera de referencia mundial.

Con el musical que ahora llega a Santander Salvador Távora se ha propuesto refundar la leyenda, desnudarla de pintoresquismos, vaciarla del romanticismo y la complacencia que fueron añadidos por los autores franceses, originando una visión viciada de la realidad. Todo el empeño en dejar claro que la historia de Carmen está más cerca de una mujer que luchaba por su libertad e independencia, que de la imagen de pendenciera y bruja que va repartiendo amores por las tabernas.

Salvador Távora, natal de Sevilla, nació en 1934 en el popular barrio del Cerro del Águila. Con una trayectoria sobre los escenarios de más de cuatro décadas, su experiencia como mecánico de una fábrica de tejidos, como torero y su concepto del flamenco y su función social han provocado en el creador: versatilidad como autor, dramaturgo, actor y director.

Fotos

Vídeos