ASÍ SE HA VISTO EUSKADI EN 'JUEGO DE TRONOS'

Pocas veces un par de playas dieron para tanto en una serie de televisión. Las escenas rodadas en Barrika, San Juan de Gaztelugatxe y Zumaia han sido uno de los ejes de la séptima temporada

ÓSCAR B. DE OTÁLORA
San Juan de Gaztelugatxe
1

San Juan de Gaztelugatxe

La séptima temporada de Juego de Tronos ha sido sin duda la entrega vasca de la serie de la HBO. En octubre del año pasado, el equipo de la cadena norteamericana se desplazó a Euskadi para rodar la nueva emisión y elegió la playa de Itzurun, en Zumaia, así como Barrika y San Juan de Gaztelugatxe. La magia de los efectos especiales ha convertido estos paisajes en algo muy distinto y que ha sido uno de los escenarios claves de la seria. Una fusión de los tres escenarios se transformó en Rocadragón -el antiguo cuartel general de los Targeryen- y su arenal era el espacio en el que se producían las bienvenidas y los adioses de todos los personajes que han rondado a la Khaleesi. La metamorfosis más brutal ha sido la de San Juan, cuya ermita desapareció por ordenador y en su lugar surgieron las brutales murallas de la fortaleza de ficción.

Los dragones son de mentira
2

Los dragones son de mentira

La animación digital permitió añadir a San Juan algunos elementos de decoración absolutamente sorprendentes. En esta imagen pueden verse las dos cabezas de dragón que, en la ficción, adornan la entrada a Rocadragón y que se añadieron a las tomas rodadadas en Euskadi.

Un drama en las escaleras
3

Un drama en las escaleras

Desde los primeros capítulos se vio que Gaztelugatxe tendría un lugar especial en el drama que se avecinaba. En las escaleras que conducen a la emirta, convenientemente transformadas, se han desarrolado conversaciones de todo tipo, muchas de ellas, claves en la historia. Es significativa la que tuvieron la Bruja Roja y la Araña, en la que se vaticinó un oscuro destino para muchos de los personajes.

Diálogos sobre los peldaños
4

Diálogos sobre los peldaños

Una de las relaciones que se empezó a fraguar en San Juan de Gaztelugatxe fue la de Daenerys y Jon Nieve. El Rey del Norte descubrió allí que los dragones seguían vivos y luego mantuvo largas conversaciones con su propietaria. Parte del los arcos argumentales de este drama proceden de los diálogos que ambos mantuvieron en el camino de piedra.

Dos playas para una historia
5

Dos playas para una historia

Barrika y Zumaia han sevido indistintamente para ilustrar el paisaje de Rocadragón. Cuando Daenerys no recibía a un visitante en una de las dos playas, acudía a la arena a despedirse de algún súbdito en una misión compleja.

Desembarco del Rey también está en Euskadi
6

Desembarco del Rey también está en Euskadi

Pero los arenales vascos no han servido solo para evocar Rocadragón. El equipo de la HBO, sin duda deseoso de ahorrar en localizaciones, hizo también que las mismas playas vascas sirvieran para rodar la llegada clandestina de los protagonistas a Desembarco del Rey, la capital de los despiadados Lannister.

El flysch de Zumaia
7

El flysch de Zumaia

La imagen superior fue una de las primarias tomas vascas de la séptima temporada. El flysch de Zumaia, esa extraña formación rocosa, ha sido el telón de fondo de una escena clave en la que Daenerys se da de bruces con su futuro y su pasado.

Unas almenas trucadas
8

Unas almenas trucadas

Zumaia fue retocado por el equipo de arte de Juego de Tronos para incluir unas almenas en las que se viese que el paseo de la playa era una fortaleza. Mientras que en otras escenas el retoque se había realizado por ordenador, en este lugar se construyeron esas piezas de mampostería y se quedaron allí durante un tiempo para que los visitantes pudieran fotografiarse en el escenario.

Playa hasta el final
9

Playa hasta el final

Las playas vascas serían claves hasta el último capítulo. La redención de Theon Greyjoy se produjo precisamente en este escenario y su papel en el futuro de la saga se escribió en la arena de Barrika.

Fotos

Vídeos