Cultura resucita la Colección Norte, objeto de cuatro muestras temáticas durante un año

En el año 2010 se celebró en la Biblioteca Central la última gran muestra de la Colección, acompañada de la edición de un catálogo./Celedonio
En el año 2010 se celebró en la Biblioteca Central la última gran muestra de la Colección, acompañada de la edición de un catálogo. / Celedonio

La geometría vertebra la primera de las citas en la Biblioteca Central. Luis Salcines, Gloria Bermejo, Marta Mantecón y Carmen Quijano coordinan los contenidos

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Una buena parte de la cultura de Cantabria permanece anclada en un bucle interminable en el que los proyectos asoman y se sumergen en una cadencia repetitiva. Es el caso de la Colección Norte, fondos de arte contemporáneo del Gobierno, cuyo germen se remonta más de dos décadas y que parece sujeta a una provisionalidad constante. Sin sede estable se ha convertido en otro de esos mantras de la política cultural regional, exenta de claridad y nunca adscrita a plazos comprometedores. En los últimos años la crisis ha servido además de tupido velo y las adquisiciones se detuvieron. En estos veintidós años, desde que la colección institucional diera sus primeros pasos en 1996, se han sucedido numerosas exposiciones temporales en Santander y la región con el objetivo de divulgar la diversidad de creadores y piezas representadas, tanto nacional como internacional.

Tras la agria y enquistada polémica por la sede del nuevo Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, que implicó a varios municipios hace justamente un año se desvelaba la intención de convertir la Feria de Muestras de la Lechera de Torrelavega (uno de los lugares que se postularon para albergar el Mupac) en futura sede de la Colección Norte. Tras los cambios en la Consejería de Cultura los pasos y plazos del proyecto son una incógnita. No obstante, Cultura ha planificado una renovada tarjeta de presentación de los fondos, estructurada en cuatro muestras temporales que abarcarán un año: desde esta próxima semana hasta el inicio de 2019.

Son cuatro miradas parciales, temáticas, que responden al criterio de selección y sentido de relato de otros tantos comisarios y personalidades ligadas al mundo del arte de la comunidad. La propuesta de la Consejería radica en mostrar una parte de los fondos de la Colección Norte para lo cual invitó a cuatro comisarios: Gloria Bermejo, Marta Mantecón, Carmen Quijano y Luis Salcines para que se decantaran por un argumento y ,en consecuencia, la selección de las piezas de la colección que consideraran ad hoc a la temática elegida.

Una veintena de obras subrayan la presencia de la geometría en el arte contemporáneo

La idea es hacer tres exposiciones este año y la cuarta a principios del próximo. La cita inaugural, que arranca el próximo día 9 de este mes, de la mano del profesor, editor y comisario Salcines, abarcará el periodo marzo-abril. A continuación la diseñada por Mantecón y, tras el verano, la comisariada por Quijano que se exhibirá de septiembre a diciembre. Ya en el primer trimestre de 2019, Gloria Bermejo hará lo propio con los fondos elegidos. Cultura ha previsto elaborar un hoja informativa de cada exposición para los visitantes de la sala y al acabar el ciclo es probable que se haga un catálogo general más ambicioso. El diseño de ambas realizaciones correrá a cargo de Carmen Quijano.

Cada exposición llevará un título y un subtítulo que haga referencia a la Colección Norte. En el primer caso se presentará bajo el epígrafe 'Geometrarte. La geometría en la Colección Norte'. El objetivo, explica Salcines, es «subrayar la presencia de la geometría en el arte contemporáneo». Para ello ha seleccionado piezas de diferentes lenguajes (pintura, escultura, fotografía), distintos materiales (óleo y acrílico sobre lienzo, acero, cerámica, madera...) y los correspondiente a estilos diversos (conceptual, op art, mínimal...).

Los artistas elegidos son de Cantabria: Juan Navarro Baldeweg, Eduardo Gruber, Juan Uslé, Victoria Civera, Xesús Vázquez, Concha García, Isabel garay, Pablo Hojas, Manuel Raba...); entre los nacionales: Rosa Brun, Fernando Sinaga, Adolfo Manzano, Jordi Teixidor, Eduardo Barco, Manuel Saro; e internacionales: Georges Rousse, Eva Lootz y Adrian Tyler.

Tras la inaguración el pasado jueves de la muestra homenaje a las autoras «invisibles» de la Generación del 27, la Biblioteca Central se convertirá en el espacio de este circuito sobre la Colección Norte previsto en la sala Hangar. Le seguirá, del 27 de abril al 29 de junio, la exposición 'La consideración del arte como forma pensamiento', donde se podrá ver la obra reciente del artista Xesús Vázquez, nombre clave en la escena pictórica española desde la década de 1980, y, en rigor, uno de los creadores más intensos de su generación.

Hace dos años fue la última vez que pudieron verse reunidos algunos de los fondos de la Colección Norte del Gobierno regional. La muestra 'Señales', revisión de la profusa actividad generada por la feria Artesantander en su veinticinco aniversario, permitió aglutinar 28 piezas representativas de este «patrimonio de todos los cántabros». De consolidarse el destino de La Lechera de Torrelavega la Colección podría poner fin a su destino incierto, su condición errante y su carencia de un envase estable. Durante estos veinte años los fondos de arte contemporáneo -más de mil piezas, principalmente pintura, pero también fotografía, escultura, videocreación- se han exhibido en sucesivas muestras parciales y temporales, temáticas o producidas ad hoc en función de espacios y necesidades.

En 1996 el entonces consejero de Cultura, Javier López Marcano, impulsó la decisión de crear una colección que pusiera punto y aparte a lo que constituía hasta entonces un programa cuantitativo de adquisiciones. Cultura acudió a ARCO y las compras de la Administración en la feria fueron el punto de partida de unos fondos con diversos objetivos: «Fomentar el coleccionismo público, colaborar con nuestros artistas y convertir la colección en una plataforma, tanto de galeristas como de artistas».

En el primer trimestre de 2019 concluirá la agenda, a la espera de las decisiones de futuro

Durante los últimos años marcados por la crisis los sucesivos gobiernos regionales dejaron aparcadas las compras de arte, y la colección-también integrada por obras premiadas en certámenes y algunas donaciones-, no creció significativamente. A diferencia de otras comunidades, en Cantabria la configuración de unos fondos de arte públicos fue anterior a la elección de un envase. Durante estos años se ha caracterizado por la ausencia de un reglado sistema de control y de una dirección visible y clara al frente de esa labor. A ello se sumó el contexto de una deficiente gestión cultural, la postergada planificación museística, la inoperancia en las decisiones y la falta de acuerdos entre entidades y administraciones.

La Lechera

La Lechera dispone de más de 7.500 metros cuadrados. El Estudio Previo de Necesidades, que ha precedido al proyecto de remodelación integral del espacio, está enfocado para su conversión en un «referente importante de la cultura y del arte de Cantabria». Además de albergar la Colección Norte del Gobierno de Cantabria, sería sede de la Escuela de Arte Nº 1 en la que se impartirán grados medio y superior de formación reglada en Comunicación Audiovisual y Gráfica, y en Joyería de Arte, con la posibilidad de aumentar dicha oferta educativa en el futuro.

Asimismo, se plantea como referente de diversas escuelas municipales relacionadas con el arte y la cultura que existen actualmente en Torrelavega y que cuentan con más de 600 alumnos: la Escuela de Arte, de Folclore, de Música y de Circo.

Y se incorporaría la Escuela Municipal Audiovisual y la posibilidad de poner en marcha nuevas Escuelas de Teatro y de Danza. Una suerte de «Museo de Arte Contemporáneo», con los fondos de la Colección Norte y, en menor grado, los trabajos de los alumnos que allí estudiarán

El proyecto planteado hace ya un año estimaba una remodelación integral de los 7.543 metros cuadrados existentes para acoger una sala de exposiciones de hasta 1.000 metros cuadrados. Este área incluiría una gran sala de unos 800 metros cuadrados para albergar la exposición permanente; otra de 200 metros para almacenar las obras, así como una zona de administración de otros 50.

Una nave alberga las más de mil obras desde el año 2009

Una nave almacén ubicada en Guarnizo custodia desde 2009 las más de mil obras que integran esta colección pública. La Colección Norte durante años ha dejado ese particular búnker del arte para pasar a formar parte esporádicamente de muestras en espacios como la Biblioteca Central, las Casas del Águila y la Parra, Sobrellano de Comillas, el MAS o diferentes centros culturales. Tras el incendio en el MAS son muchas las voces que consideran que el futuro proyecto, que supone asumir el espacio de Gráfica Martínez de la calle Cisneros, debería contemplar la separación de espacios entre obras clásicas y los fondos de arte contemporáneo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos