Dalí, una surrealista exhumación

Operarios introducen un ataúd en el Teatro-Museo Dalí de Figueras. / Lluis Gené (Afp) I Atlas

Al Teatro-Museo Dalí de Figueras han llegado dos coches del equipo judicial escoltados por los Mossos d'Esquadra, además de la furgoneta de una funeraria con un ataúd de plástico gris

COLPISA / AFPFigueras

Veintiocho años después de su muerte, Salvador Dalí ha sido exhumado este jueves para determinar si es el padre biológico de Pilar Abel, una vidente de 61 años que asegura ser la única hija del gran maestro del surrealismo.

La operación, a puerta cerrada, ha comenzado a las 20:00 horas y durará varias horas. Una comitiva judicial debe levantar la losa de 1,5 toneladas que cubre la tumba en el Teatro-Museo Dalí de Figueras, la localidad catalana donde nacieron tanto él como la demandante.

Al lugar han llegado dos coches del equipo judicial escoltados por los Mossos d'Esquadra, además de la furgoneta de una funeraria con un ataúd de plástico gris.

En la entrada del museo había decenas de curiosos detrás de unas vallas amarillas, y numerosos periodistas pertrechados de cámaras.

"Un día como éste lo vivo con bastante sentimiento, porque me recuerda el día de su muerte", ha dicho Marià Lorca, ex alcalde de Figueras que presenció el entierro del artista en 1989 y lo frecuentó los seis últimos años de su vida.

Según él, el maestro del surrealismo estaría encantado con el despliegue de este jueves. "Hoy Dalí lo estaría disfrutando, porque se sentiría como en su ambiente".

Algunos vecinos en cambio se mostraron perplejos por el caso. "Él amaba mucho a su mujer" Gala, expareja del poeta francés Paul Eluard, "pero la amaba sin sexo y era un 'voyeur'. Por eso la gente de aquí consideramos que es muy difícil que pueda tener un hijo. Esta mujer yo creo que se ha inventado esta historia para conseguir dinero", ha señalado Lidia, que asegura haber conocido a Dalí con 13 años.

Las muestras del cuerpo embalsamado se tomarán en la misma tumba a partir de restos óseos o piezas dentales, y se enviarán al Instituto de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid para cotejarlas con el ADN de la demandante.

El pintor catalán falleció en Figueras el 23 de enero de 1989 a los 84 años, tras compartir buena parte de su vida con Gala, musa que aparece en muchos de sus cuadros y con la que no tuvo hijos.

La exhumación fue ordenada a finales de junio por la justicia, en respuesta a la demanda de paternidad presentada por Pilar Abel Martínez, que en caso de probar su filiación podrá reclamar al menos una cuarta parte de la herencia del pintor, según su abogado.

Los detalles de la exhumación se divulgarán este viernes por la mañana en una conferencia de prensa, pero la respuesta a la pregunta de si la pitonisa es hija o no de Dalí no se conocerá hasta dentro de varias semanas.

Las pruebas se presentarán además en un juicio previsto para el 18 de septiembre, según detalló Enrique Blánquez, abogado de la demandante. "Hoy es un momento muy intenso para Pilar; por fin se va a quitar una duda que tenía desde hace mucho tiempo, y está convencida de que el resultado va a ser positivo", dijo el letrado este jueves.

Pilar Abel aseguró por su parte que si pierde la demanda seguirá defendiendo su hipótesis. "Digamos que esto no acaba aquí", aseveró.

La herencia, que incluye propiedades inmobiliarias y cientos de cuadros, se encuentra enteramente en manos del Estado español, y está gestionada por la Fundación Dalí. El patrimonio de ésta era de casi 400 millones de euros a finales de 2016, según la memoria anual.

Si Pilar Abel demuestra la filiación, podría abrir otro pleito para reclamar parte de la herencia, aunque de momento aseguró que lo que más le importa es "saber la verdad" sobre su identidad.

Según su relato, que adolesce de ciertas lagunas, su madre conoció a Dalí trabajando como sirvienta en casa de unos amigos del pintor en el pueblo catalán de Cadaqués, donde éste pasaba largas temporadas en su casa de Port-Lligat.

Una vez embarazada, se casó con otro hombre y meses después nació ella, a quien, con apenas ocho años, su abuela le habría revelado su supuesta identidad.

Su madre le confirmó en 2007 esta historia y, según sostiene Pilar Abel, cuenta con otros testigos conocedores de la presunta relación "encubierta" que mantuvo Dalí con su progenitora, ahora de 87 años y enferma de Alzheimer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos