La historia jamás pintada de Beato

Dos de las obras de la exposición. Sobre estas líneas, retrato de Beato de Liébana. A la derecha, la defensa del Desfiladero de la Hermida.
Dos de las obras de la exposición. Sobre estas líneas, retrato de Beato de Liébana. A la derecha, la defensa del Desfiladero de la Hermida. / DM

Espacio Garcilaso, en Torrelavega, inaugura este martes la muestra con treinta obras -óleos, pasteles y dibujos- del artista Ramón Dorado

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

'Beato de Liébana. La historia jamás pintada' es la muestra que el artista afincado en Cantabria Ramón Dorado (Madrid, 1948) inaugura hoy en Espacio Garcilaso, la céntrica sala de exposiciones de Torrelavega. Treinta obras, entre óleos, pasteles y dibujos, que plasman los paisajes y los personajes históricos más importantes en la vida de Beato. La muestra permanecerá en Torrelavega hasta el próximo 1 de septiembre.

Beato de Liébana es uno de los grandes personajes de la Alta Edad Media, que alcanzó un especial protagonismo en el último tercio del siglo VIII, décadas después de que Liébana fuera el territorio central en el comienzo de la Reconquista. Poco se conoce de su vida y para dar luz al personaje, el artista Ramón Dorado, de amplia experiencia, que se forjó en Madrid en distintas corrientes y técnicas y que reside desde hace años en Torrelavega, protagoniza la exposición que durante el mes de agosto permanecerá en Espacio Garcilaso. Se calcula que Beato nació hacia el año 730 en Aniezo y falleció a la edad de 84 años, en el año 804. Monje y presbítero, biblista, teólogo y poeta, vivió en el monasterio de San Martín de Turieno. El monje Beato alcanzó popularidad con su obra 'Comentarios al Apocalipsis', en la que recogió y seleccionó las más importantes interpretaciones que se habían realizado sobre el Apocalipsis, en el Nuevo Testamento. Y es que en esa época, se pensaba que el fin del mundo estaba próximo. Así lo recoge en el prólogo del catálogo de la exposición el Doctor en Periodismo y Académico de la Real Academia de Historia, José Ramón Saiz. El libro de Beato fue el más leído durante toda la Edad Media como monumento impresionante de erudición e interpretación.

LA FICHA

Título /autor
'Beato de Liébana. La historia jamás pintada', del artista Ramón Dorado.
Dónde
En la Galería Espacio Garcilaso de Torrelavega.
Inauguración
Hoy, a las 20.00 horas. La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 1 de septiembre.

Uno de los intelectuales más importantes del siglo XX e inicios del XXI, Umberto Eco, destacó el espíritu europeísta de la obra de Beato de Liébana al comentar el sentido del Apocalipsis de San Juan en el Medievo. Señaló que en una Europa diezmada por la peste negra, la lepra y la tuberculosis -un período de inseguridad y desolación-, el fin del milenio que se suponía estaba teniendo lugar entonces, hubiera aportado una solución.

Ramón Dorado ha puesto su mirada sobre Beato de Liébana y plasma en la exposición de Espacio Garcilaso, que coincide con la celebración del Año Jubilar Lebaniego, los paisajes y personajes históricos más importantes que rodearon la vida del monje de Liébana. Treinta obras de gran calidad, según el doctor en Historia Juan Gutiérrez Bravo, con una perfecta ambientación de los personajes, un perfecto dominio de las técnicas del retrato, una inmejorable expresión facial y psicológica, un equilibrio en la composición y una gran perfección estética.

Ramón Dorado nació en Madrid, aunque con apenas un año se trasladó a Las Palmas de Gran Canaria. Cinco años después fijó su residencia en Tenerife donde le regalaron su primera caja de acuarelas y carboncillo. Su profesor, admirador de Fortuny, alentó su afición al dibujo. Con nueve años viajó a Madrid y visitó el Museo del Prado en un momento en el que el pintor que más le gustaba era Goya. Su trayectoria hoy cuenta con exposiciones en Madrid, Valencia, Sevilla, Valladolid y Bilbao y su obra pictórica es conocida desde Frankfurt hasta Viena, Florida, Nueva York y Beirut. En 2011 abandonó Madrid para viajar hasta Cantabria y, un año después, fijó su residencia en Torrelavega. Aquí tomó contacto con la Asociación Cultural Tertulia Sago. En 2014, tras cinco años de abandono de toda actividad, se reconcilia con la pintura y en menos de un año prepara 14 obras que mostró en el Aula de Cultura de El Diario Montañés. Y hace dos años expuso 40 pinturas -24 de gran formato- en la Sala Mauro Muriedas de Torrelavega. El año pasado presentó su trabajo en Espacio Garcilaso bajo el título 'Tierra y Mar'. Hoy vuelve a esta sala con Beato de Liébana.

Fotos

Vídeos