«Lo importante no es tener ‘followers’ o dinero, es sentirte bien por ser único»

El artista cántabro Okuda, que estos días expone en el Palacete del Embarcadero y en Gamazo, muestra su deseo por tener una escultura de gran formato en Santander

«Lo importante no es tener ‘followers’ o dinero, es sentirte bien por ser único»
Antonio 'Sane'
Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

kuda San Miguel (Santander, 1980) no busca 'followers' en Instagram o ganar dinero. Lo más importante para el artista cántabro es «sentirte bien por ser único». Estos días es el gran protagonista de la exposición del Palacete del Embarcadero que exhibe bajo el título 'Palace of the holy animals' (El Palacio de los animales sagrados) y la gran estrella -'Kaos Star'- que alumbra el Dique de Gamazo. Ambas obras permanecerán en Santander hasta el próximo 7 de enero.

La icónica 'Kaos Star' de Okuda San Miguel es una declaración de libertad individual y optimismo representada por una colorida y asimétrica rosa de los vientos que transmite que no importa dónde estés o lo que estés haciendo, sino tener tus propias referencias para conseguir tus metas. Esta instalación es una iniciativa de la Autoridad Portuaria de Santander, el Ayuntamiento de Santander y el Gobierno de Cantabria, que tiene como objetivo apoyar a los artistas cántabros para que puedan mostrar su trabajo en su tierra. En el Palacete del Embarcadero, firma su primera exposición individual en Santander. Bajo el título 'Palace of the holy animals', Okuda propone un viaje por los diferentes estilos y originales formatos sobre los que desarrolla su obra de estudio y un recorrido fotográfico de su trabajo en el espacio público de los últimos años.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, desde sus inicios en el año 1997, sus trabajos en vías y fábricas abandonadas de Santander fueron claramente reconocibles. Okuda recorre hoy el mundo -este año viajará por Madrid, Filipinas o Dubai, San Francisco y México, entre otros lugares-. Paralelamente están sus trabajos en la calle y cita las siete esculturas que está construyendo para un paseo en el puerto de Bostón: «Es el conjunto escultórico más grande que he realizado», reconoce.

El artista santanderino indica que el auge del 'street art' está llegando a España poco a poco. «Siento que recibo mucho más cariño y que se valora más mi trabajo ahora en Cantabria», indica quien desea que sus dos ciudades -Madrid y Santander- tengan en el futuro una pieza suya de grandes dimensiones. «Tener piezas de gran formato en Santander y Madrid me encantaría», insiste quien ya tiene prácticamente cerrada la agenda de trabajo de 2018 con esculturas de gran tamaño que decorarán edificios de 30 alturas, además de exposiciones individuales y colectivas.

El artista, que disfruta de unos días de vacaciones en su tierra, acaba de terminar una intervención en el molino de Tejada en Valderredible. Tras la propuesta del Palacete y enlazando con otros proyectos, el surrealismo pop, las geometrías orgánicas y el existencialismo colorista de Okuda, además, serán protagonistas en la XIII edición de Art Madrid, del 21 al 25 de febrero de 2018 en la Galería de Cristal de Centro Cibeles. También trabaja en las fallas de Valencia y sigue adelante con trabajos individuales.

Okuda reconoce que los artistas hoy en día tienen conceptos diferentes a los que él tenía cuando comenzó. «Hoy lo guay es tener 'followers' en Instagram y ganar dinero y eso no es lo más importante para mí. Para nada. No me importa ganar dinero o tener 'followers', lo bonito es sentirte bien por ser único». Por eso, aconseja a los jóvenes artistas «que escuchen a su corazón y hagan cosas únicas. Que sientan que la creación es su psicología, porque para mí es mi psicólogo».

Este año que concluye realizó tanto un impactante mural -a 60 metros de altura-, en la planta 19 de un edificio del distrito 13 de París; como afrontó el diseño para un trampolín sobre el río Sena con motivo de la candidatura parisiense a los Juegos Olímpicos 2024; o intervino sobre la fachada de un castillo del siglo XIX en el valle del Loira.

Convertido ya en uno de los grandes referentes mundiales del 'street art', desde que interviniera la iglesia desacralizada de Santa Bárbar, en Llanera (Asturias), la marca de Okuda se ha vuelto mediática, demandada y presente tanto en una parada de metro, en Madrid, como en la inmensa fachada de un edificio en Kiev (Ucrania), o en los vetustos vagones en Chennai (India)...

La obra del santanderino, uno de los máximos exponentes del nuevo arte contemporáneo, está presente en los cinco continentes con intervenciones que cambian el paisaje social, cultural y artístico.

La muestra 'Palace of the holy animals' se puede visitar en el Palecete del Embarcadero hasta el día 7 de enero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos