Kepa Garraza analiza las relaciones entre arte y poder

Robayera inaugura el día 26 la última muestra de la temporada que reúne una selección de dibujos, que reflexionan sobre la representación del poder en la cultura occidental

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

Utiliza el metalenguaje para cuestionar los procesos de legitimación institucionales y habla con ironía de sus discursos hegemónicos y de la fragilidad estructural que refleja una sociedad en permanente crisis. Además reflexiona acerca de la naturaleza de las imágenes y a la cada vez más difusa frontera entre las reales y las de ficción.

Reflexiones que plasma en cuadros de gran realismo y que habitualmente reúne en series. Es el artista vizcaíno Kepa Garraza (Berango, 1979) quien empezó su carrera como pintor en 2004 y desde entonces ha expuesto de forma individual y colectiva en la Sala Rekalde, en Bilbao, y en galerías de Madrid, Dusseldorf o Rotterdam y sus cuadros forman parte de colecciones privadas españolas e internacionales, como la del Artium, o la del Museo Patio Herreriano, en Valladolid. Bajo el epígrafe de ‘Power’ el artista analiza las relaciones entre arte y poder en la que será la última exposición de la temporada en la sala Robayera de Miengo.

Tras la muestra de la reinosana Chelo Matesanz el próximo sábado recala en las antiguas Escuelas de Cudón la tercera cita de la temporada, segundo año bajo la dirección de Marta Mantecón que sucedió en la gestión de la histórica sala a Juan Manuel Puente.

Una obsesión por la construcción del relato histórico y el papel que el arte juega dentro del mismo vertebra la nueva muestra individual de Garraza que reúne una selección de dibujos pertenecientes a su trabajo más reciente. Con el apoyo del Ayuntamiento de Miengo y la Consejería de Cultura, la muestra se inaugura el sábado y permanecerá abierta al público hasta octubre.

F. Gómez

Reflexión

La selección de dibujos en blanco y negro, de gran formato en su mayoría, constituye el epicentro de la muestra en la que el artista plantea una reflexión sobre la representación del poder en la cultura occidental, de la Antigüedad Clásica a la actualidad. Las composiciones, realizadas al pastel sobre papel, reproducen esculturas de personajes históricos directamente relacionados con el poder político o militar, mostrando cómo el arte ha servido de propaganda a lo largo de la historia, desde el Augusto de Prima Porta realizado en el siglo I d.C. hasta el primer busto fabricado utilizando tecnología 3D del anterior mandatario de EEUU en 2014.

El repertorio de personajes representados abarca líderes, presidentes, dictadores, reyes y emperadores como Octavio Augusto, Luis XIV, Napoleón, Lenin, Hitler, Mussolini, Mao Zedong, llegando prácticamente hasta el presente con los Bush y Barack Obama. Según explica el propio artista, «todos estos personajes han sido claves para entender la historia de Occidente y todos ellos han utilizado el arte como una herramienta de propaganda al servicio de sus propios intereses». La escultura constituye la forma privilegiada de representación del poder, posiblemente porque los modelos de representación de la autoridad se construyeron fundamentalmente en la Antigüedad Clásica, una cultura fuertemente escultórica.

Las obras reunidas en Robayera suponen el cruce de tres lenguajes: «La escultura como origen, la fotografía como repertorio en el que la escultura ha sido reproducida y difundida, y el dibujo como traducción y síntesis».

Premio Casa de Velázquez-Estampa en 2015, Premio de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos en 2013, esta exposición en Robayera representa la tercera comparecencia individual de Garraza en Cantabria, tras su exposición en la galería Nuble, hoy JosédelaFuente, en 2012 o su solo project en el stand de la Galería ATM en Artesantander 2015. Su obra ha sido expuesta también en la colectiva ‘Señales’, conmemorativa del 25 aniversario de de Artesantander, o en la muestra ‘No hay color’ de la Colección Los Bragales en Santillana este año.

Fotos

Vídeos