"El éxito de 'La catedral del mar' me parece irrepetible"

fotogalería

Valeriano García-Barredo, Mercedes García Mendoza, Ildefonso Falcones y Manuel Angel Castañeda, ayer, en el Ateneo. / Daniel Pedriza

  • Ildefonso Falcones presentó en el Aula de Cultura de El Diario ‘Los herederos de la tierra’, la continuación de su primera novela, de la que ha vendido seis millones de ejemplares

Su primera incursión literaria, ‘La catedral del mar’ (2006) fue un éxito, con más de seis millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. El abogado Ildefonso Falcones (Barcelona, 1958) regresa, diez años después, a la Barcelona Medieval con ‘Los herederos de la tierra’, la novela que ayer presentó en el Aula de Cultura de El Diario Montañés, en el Ateneo de Santander. Ante una sala repleta de público, Falcones desveló algunos secretos de su novela.

‘Los herederos de la tierra’ cuenta las aventuras de Hugo Llor, un huérfano de doce años, que trabaja en las atarazanas. Sus sueños de convertirse en constructor de barcos se dan de bruces con la realidad y su futuro se decanta por los viñedos.

¿Amor al vino? No, dice Falcones, quien recalca que esta novela no es una segunda parte, sino una continuación de ‘La catedral del mar’. "El protagonista es otro, pasamos de la Ribera –barrio de la nobleza y la burguesía emergente– al barrio del Raval. Eso sí, la Catedral del Mar sigue teniendo mucho protagonismo", relata el autor. También viaja de nuevo a la Barcelona Medieval, una época de la historia "muy atractiva porque ocurrieron unos hechos históricos muy trascendentales para Cataluña". Ildefonso Falcones ha tardado tres años en escribir la novela. Muchas horas de investigación y documentación, en un proceso en el que no sintió vértigo al acordarse del éxito vivido. Y es que reconoce que "escribir es un acto solitario, te olvidas de todo, ficcionas, imaginas y trabajas mucho. No estás pendiente del éxito y, una vez terminado, poco más puedes hacer salvo cruzar los dedos y que a la gente le guste. ‘La catedral del mar’ parece un éxito irrepetible, francamente difícil compararse con esa novela".

Falcones define a Hugo Llor como "un luchador, que sufre vaivenes, golpes de fortuna y desastres que le van marcando la vida". A diferencia de Arnau Estanyol, que superaba estratos sociales, "Llor se queda en esa pasión por los viñedos en una época en la que el vino se utiliza en hospitales, barcos y entre los soldados".

La historia

La historia se desarrolla en una Barcelona que se presenta a los ojos del lector como una ciudad injusta con los pobres. "Pobreza siempre hubo y habrá. Antes se asumía, era un mal divino y ahora se lucha más y todos intentamos mejorar las condiciones de vida", indica Falcones. Pese al éxito que vivió en ‘La catedral del mar’, Ildefonso Falcones recibió algunas críticas. "Si son críticas profesionales y objetivas sobre la novela no tengo inconvenientes, el problema fueron las críticas personales que se centraron mucho en mi persona", lamenta. Tampoco acepta las críticas de profesionales que compiten con él en el mercado: "No te puedes erigir en juez y parte, afirma, porque queda en tela de juicio tu imparcialidad".

Falcones ha intentado no evolucionar como escritor en estos diez años, el tiempo transcurrido entre ‘La catedral del mar’ y ‘Los herederos de la tierra’. "Intento parecerme lo máximo posible al escritor de la primera novela. Intento mantener una escritura ágil, sencilla, moderna y rápida y que el lector se entretenga y enganche".

El escritor ha señalado en alguna ocasión que habrá que esperar otros diez años para leer la tercera parte de ‘La catedral del mar’. Demasiado tiempo. "Igual llega antes o no llega. No lo sé, aunque la historia da para una tercera parte, una cuarta y una quinta". En estos momentos se está rodando una serie de televisión sobre ‘La Catedral del Mar’, aunque Falcones no ha participado. "Sé que el guion conserva, sostiene y mantiene los fundamentos de la novela y lo demás está en manos de profesionales del mundo audiovisual". Que le comparen con Ken Follet le resulta "fantástico". "‘Los pilares de la tierra’ me encantó y Follet goza de mi respeto como gran escritor".

Próximos proyectos

Entre sus próximos proyectos figura seguir escribiendo novela histórica. "¿Para qué cambiar? Me gusta estudiar, investigar, buscar bibliografía y pelearme con los libros y al público también. Cambiar de registro sería un poco absurdo". Falcones escribe desde niño "porque soy un lector voraz". "Los lectores siempre terminamos escribiendo, con mayor o menor fortuna, placer o intensidad". Antes de ‘La catedral del mar’ escribió alguna novela, "pero nadie me la quiso publicar. Con ‘La Catedral del Mar’ también tuve problemas, tarde tres años porque nadie la quería publicar", explica quien reconoce que escribir supone "exteriorizar una serie de inquietudes que no lo haces de otra manera si no es a través de un medio artístico".

La Audiencia de Barcelona acaba de reabrir la causa contra Ildefonso Falcones y su mujer Carmen Rosich por los derechos de autor de la novela ‘La catedral del mar’. A un paso de sentarse en el banquillo por defraudar 1,4 millones al fisco, confía en que "se arregle todo y podamos acreditar que no existe fraude. Es un problema de intereses: Hacienda quiere cobrar el máximo posible y nosotros queremos pagar lo menos posible. En realidad no creo que haya problema", concluye.