Las obsesiones del cómic

'Camisa de fuerza' describe una extraña y peligrosa paranoia
'Camisa de fuerza' describe una extraña y peligrosa paranoia
  • Cuatro publicaciones se abren a las fijaciones mentales que van desde lo anecdótico a la más terrible psicopatía

Los mecanismos de la mente a veces conducen a lugares insospechados, a coyunturas del intelecto que no todo el mundo es capaz de gestionar apropiadamente y que en ocasiones originan comportamientos anómalos. En otros casos la divergencia se reduce a términos anecdóticos que incluso refuerzan la personalidad de algunos individuos o al menos singularizan sus cualidades artísticas. Y todo ello encuentra un eficaz vehículo expresivo en el cómic, tanto a nivel argumental como en la propia naturaleza de sus artífices, cuando no se da una explosiva mezcla de ambos hechos.

Las siguientes obras son perfectos ejemplos de conductas obsesivas que adquieren diferentes niveles de gravedad, por lo que sus repercusiones van de la inofensiva curiosidad a la catástrofe sin remedio.

La experiencia literaria es el motor que mueve a la protagonista de 'La muerte del monstruo', la escritora Mary Shelley, cuya existencia asolada por el infortunio y oscuras angustias recrea con extrema sensibilidad la novela gráfica de Raquel Lagartos y Julio César Iglesias. El libro deja claros los estragos emocionales que la obsesión por la criatura de Frankenstein de su famosa novela llegaron a causar en la autora, hasta el punto de establecerse un aciago paralelismo entre su propia existencia y la del doctor acosado por el monstruo.

Otro personaje atenazado por sus demonios interiores es la protagonista de 'Camisa de fuerza', una homicida perturbada que ve seres de otro mundo amenazando la realidad cotidiana. Es una historia de horror escrita por El Torres, maestro contemporáneo del género que ha triunfado en el mercado americano; y está dibujada con un realismo perturbador por Guillermo Sanna, que define los múltiples matices del miedo en blanco, negro y rojo.

Hay una tercera obra representativa de estas destructivas tendencias. En ella, pasiones extremas y un odio tan enfermizo como antinatural son el detonante de una trama que envuelve a sus protagonistas en una red de maldad y acciones irreversibles. 'Una historia de violencia' es el apropiado título de esta obra firmada por Vince Locke y el veterano John Wagner que fue trasladada a la pantalla grande con un elenco de actores estelares.

Modelos femeninos

Dentro de las obsesiones más cotidianas y asumibles, sin duda destaca la figura del emblemático Robert Crumb. Entre otras cosas, el patriarca del underground americano popularizó durante mucho tiempo una tipología femenina extremadamente carnal y poderosa, un modelo anatómico muy concreto que desde hace algunos años se complace en recrear mediante minuciosas ilustraciones en su 'Art & Beauty Magazine'. Su ideal físico de mujer se multiplica en los cuidadosos dibujos que reproducen estas páginas, ahora disponibles en un apropiado volumen recopilatorio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate