La Feria del Libro Antiguo abraza la isla de Cuba

En la Feria se pueden encontrar libros de segunda mano de todos los géneros y precios
En la Feria se pueden encontrar libros de segunda mano de todos los géneros y precios / María Gil Lastra

La cita se desarrollará hasta el próximo día 20 en la plaza Alfonso XIII e incluye una exposición con obras de la editorial Vigía de Matanzas

María Gil Lastra
MARÍA GIL LASTRASantander

La Feria del Libro Antiguo de Santander ha abierto sus puertas con su mirada puesta en la isla de Cuba. A los 16 expositores que, como cada año, ofrecen sus 'joyas' con publicaciones de todo los tiempos, géneros y autores, se suman también una exposición sobre los libros artesanales que se editan en la provincia cubana de Matanzas.

Todo ello se podrá visitar hasta el próximo día 20 en la santanderina plaza Alfonso XIII, epicentro estas semanas de coleccionistas y aficionados a los libros de segunda mano, algunos de ellos llegados desde distintos puntos de España que encontrarán obras de distintos precios . La feria, que reivindica el valor del papel en un tiempo en que proliferan los dispositivos electrónicos para las lecturas, cuenta con el apoyo del Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander. En esta ocasión repite el número de libreros de la pasada edición, aunque uno de ellos, procedente de Sevilla llega por primera vez a la ciudad.

En total participan cinco libreros cántabros -cuatro de ellos de Santander-, tres de Valencia, dos de Madrid, dos de Barcelona, uno de Salamanca, uno de Valladolid y el expositor sevillano. Las casetas permanecen abiertas en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 15.30 a 21.30 horas. La exposición 'Ediciones Vigía, Matanza, Cuba' es otra de las novedades y es que cada año, la Feria que dirige Alastair Carmichael, aprovecha el espacio para mostrar diferentes manifestaciones artísticas relacionadas con el libro. En esta ocasión se compone de 200 ejemplares que se editan en la ciudad cubana y que están hechos a mano. Se trata de unos libros de estética variable y elaborados con distintos materiales, desde papel estraza para envolver paquetes, el único que podían conseguir los editores cubanos, hasta café. Por su singularidad, son ejemplares muy difícil de obtener y de adquirir pues escasean hasta en Cuba.

La Feria del Libro Antiguo , que abrió sus puertas el pasado sábado contó con la visita de la alcaldesa, Gema Igual y la concejala de Cultura, Miriam Díaz.

Fotos

Vídeos