«La literatura es la mejor herramienta para hacer más aceptable la realidad»

Alfredo Moro, profesor del Departamento de Filología de la UC y experto en Cervantes, es el nuevo director del Aula de Letras. /Javier Cotera
Alfredo Moro, profesor del Departamento de Filología de la UC y experto en Cervantes, es el nuevo director del Aula de Letras. / Javier Cotera

Alfredo Moro, Doctor en Filología acaba de ser elegido director del Aula de Letras de la Universidad de Cantabria

Rosa Ruiz
ROSA RUIZSantander

Alfredo Moro (Valdepeñas, Ciudad Real, 1984) acaba de ser nombrado director del Aula de Letras de la Universidad de Cantabria, un cargo que este doctor en Filología y experto en Cervantes recibe con ilusión y con muchos planes, como poner en marcha un plan de lectura y organizar más actividades de creación que motive la aparición de nuevos escritores en el campus. Este Aula, además, abrirá sus puertas al resto de personas ajenos a la comunidad universitaria y estrechará lazos con el resto de aulas relacionadas con las distintas manifestaciones del arte.

-¿Cómo definiría el Aula de Letras?

-Es la proyección del Vicerrectorado de Cultura, Participación Social y Aulas de Extensión Universitaria en todo lo que se refiere a la actividad literaria del campus. Es el órgano por el cual la Universidad de Cantabria pretende fomentar la lectura entre sus estudiantes y la sociedad cántabra, así como organizar actividades de difusión y de creación literaria.

«Los próximos meses de noviembre y diciembre se celebrará un ciclo sobre Cervantes»

-¿Qué actividades realiza?

-Principalmente actividades que tienen que ver con la difusión literaria. En esta nueva etapa pretendemos que todas esas acciones nos permitan fomentar aún más la lectura en el campus y en el resto de la sociedad. También vamos a promover la creación y la aparición de nuevos escritores en nuestras aulas.

-El concurso literario que organiza el Consejo Social de la Universidad es un referente en Cantabria.

-Es cierto, pero desde este Aula también queremos organizar otras actividades que nos permitan fomentar la escritura a un nivel más práctico y no solo a nivel de concurso. Para ello pondremos en marcha talleres de escritura y buscaremos como dar becas a los jóvenes escritores.

-¿Algún otro objetivo en esta nueva etapa?

-Algo que tenemos muy claro es establecer una serie de ventanas a las aproximaciones críticas e investigaciones sobre literatura. Creo que esta es una carencia de esta universidad que esperamos cubrir a través del Aula de Letras. Por otra parte, intentaremos constituir un hábito de lectura entre los estudiantes y otras personas ajenas al campus que así lo deseen. Para ello hemos retomado el contacto con la Red de Universidades Lectoras a la que nos vamos a sumar con actividades y también con un plan de fomento de la lectura.

-La Universidad de Cantabria tiene un perfil más científico que literario. ¿Cómo es la convivencia del Aula de Letras con esta actividad académica e investigadora?

-Ese es precisamente uno de los retos a los que nos enfrentamos, pero no pretendemos crear un órgano de difusión de actividades para suplir esa carencia, más bien queremos ofrecer nuevas perspectivas a todos los alumnos que estén interesados por la literatura. De ahí que comenzaremos dándonos a conocer y difundiendo nuestro trabajo. Recientemente hemos celebrado un ciclo sobre la Generación del 27, que ha tenido bastante éxito de público, y en breve iniciaremos una serie de conferencias complementarias a la exposición sobre el Quijote que se muestra en el Paraninfo de la UC. Creo que es una buena forma de que la comunidad universitaria sepa que existe un espacio para la reflexión y la información sobre la literatura.

-¿Cuándo y dónde tendrá lugar ese ciclo?

-Será en noviembre y diciembre en el Paraninfo de la calle Sevilla y contará con algunas de las más destacadas figuras del Cervantismo nacional como José Montero, que ha sido presidente de la Asociación de Cervantistas; Pedro Javier Pardo, uno de los principales investigadores sobre la percepción internacional de don Quijote, y Fernando González de la Universidad de Castilla La Mancha que nos va a hablar sobre la dimensión más puramente iconográfica de la recepción de este personaje de Cervantes.

-¿Los universitarios leen mucho o poco?

-Creo que se está produciendo un cambio de paradigma. Quizás no se lea tanto como antes porque los medios están cambiando, pero los jóvenes siguen siendo muy aficionados a la ficción y el éxito de las plataformas de series nos da idea de por donde van. Los estudiantes, en muchos casos, leen libros que están relacionados con los canales audiovisuales y, sobre todo, con las series, aunque siempre hay un grupo con sus propias inquietudes literarias.

-¿Cómo se puede les puede motivar para que lean más?

-El Club de Lectura del Aula de Letras es una herramienta muy interesante y que está haciendo un gran trabajo, pero también nos gustaría colaborar con las otras Aulas de la Universidad, como la de cine o música y así establecer relaciones con otras artes. Por ejemplo, en ese ciclo cervantino se incluirá la proyección del El Quijote de Kózintsev, una película con la visión soviética del personaje. Creo que el diálogo entre las Aulas nos permitirá captar la atención del alumnado y del resto de la sociedad cántabra a la que, por cierto, también queremos dirigirnos e invitar a nuestras actividades.

-¿En tiempos convulsos como los de ahora la literatura puede ser motivadora?

-La literatura es una manera de interpretar y de potenciar la realidad en la experiencia personal que cada uno tenemos de ella. Por eso en tiempos complicados la literatura puede hacer esta experiencia más llevadera o incluso hacer más aceptable la realidad.

-Usted además es un experto en Cervantes.

-Mi campo de investigación principal son las relaciones entre el Quijote y la novela europea de la segunda mitad del XVIII y principios del XIX. Un campo que me entusiasma y que me ha permitido observar como la fama de esta novela de Cervantes no viene sólo dado por el carácter inmortal del mito quijotesco, si no también porque como novela se ha convertido en una herramienta narrativa para escritores de épocas y latitudes muy distintas.

Fotos

Vídeos