La música volvió a demostrar que no tiene límites

Treinta músicos en el escenario tocaron, cantaron e interpretaron música de todas las épocas y todos los estilos. /D. Pedriza
Treinta músicos en el escenario tocaron, cantaron e interpretaron música de todas las épocas y todos los estilos. / D. Pedriza

Con un Palacio casi lleno, el espectáculo 'Music Has No Limits' repasó durante casi dos horas los grandes éxitos del pop, la ópera o el góspel

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

Fueron casi dos horas de música de todos los tiempos y de todos los estilos, con una puesta en escena colorida e impecable, la última tecnología en luz y sonido y toneladas de fuerza y vitalidad. 'Music Has No Limits' logró casi llenar anoche el Palacio de Festivales donde se escuchó la música de Michael Jackson, U2, David Guetta, Lady Gaga, Adele, Queen, Guns 'N' Roses, Bruno Mars o The Police, mezclada con los sonidos de compositores clásicos como Giacomo Puccini o J. Sebastian Bach. Un paseo entre lo clásico y lo moderno, ópera y rock, funk y góspel, pop, rap y heavy metal, que unió en el escenario a cantantes, virtuosos de todos los instrumentos y también expertos DJ's para crear una fiesta para un público de muy diferentes generaciones que casi llenó la sala Argenta. Más de treinta artistas se alternaban sobre el escenario cantaron, tocaron e interpretaron la música. Sin tiempo para parpadear, los espectadores pasaron de la opera al hard rock, unos contrastes que dominaron toda la noche. Y es que la compañía adaptó temas que han marcado un hito en la memoria colectiva, imprimiendo sobre ellos una nueva visión, un nuevo ritmo y una interpretación diferente, con una ambiciosa escenografía creada para competir en Las Vegas, Broadway o el West End londinense.

Un espectáculo pensado para emocionar al público de cualquier edad y de cualquier lugar del mundo. Los diferentes vocalistas abordaron todos los registros estilísticos, y el conjunto de músicos abarcó desde el abanico completo de instrumentos clásicos (cuerda, viento y percusión), hasta la última tecnología de música electrónica y de DJs, pasando por las baterías y guitarras de la tradición rockera. Fue una explosión de sonidos y contrastes.

'Music Has No Limits' aspira a romper barreras artísticas y da tanta importancia al espectáculo visual como al sonoro. «Sus shows ofrecen una experiencia emocional siempre distinta, basada en la fuerza y la energía del directo, y donde la música es el hilo conductor de un espectáculo inédito hasta ahora en el que interactúan voces, ritmos, efectos, luces, imágenes y sorpresas», indicó la compañía dedicada al entretenimiento que ha montado este espectáculo con carácter internacional y que busca provocar emociones intensas en el público. El show ya ha pasado por lugares míticos como el Lincoln Center de Nueva York o el Teatro Real de Madrid, completamente llenos; el palazzo Pisani Moretta de Venecia (en donde se celebra el baile de máscaras más exclusivo del Carnaval); se ha representado ante 200.000 personas en el Bayfront Park de Miami... Anoche sumó el Palacio de Festivales de Cantabria a esa larga lista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos