La Joscan inicia una nueva etapa bajo la supervisión de José Manuel Saiz

La Joscan se creó hace seis años y está formada por jóvenes de entre 14 y 27 años.
La Joscan se creó hace seis años y está formada por jóvenes de entre 14 y 27 años. / Celedonio Martínez
  • Profesor de viola del Conservatorio Jesús de Monasterio, presenta una batería de proyectos con clases magistrales y una nueva convocatoria para jóvenes músicos

La Joscan inicia una etapa de relanzamiento una vez superados los problemas legales. Al frente de este proyecto está el profesor de viola del Conservatorio Jesús de Monasterio, José Manuel Saiz San Emeterio, quien llevará a cabo una batería de proyectos en este nuevo curso que pasan por organizar dos encuentros, clases magistrales con músicos de primer nivel y una nueva convocatoria para seleccionar intérpretes. Así lo acordó ayer la comisión, presidida por el consejero de Cultura, Ramón Ruiz, en la que estuvieron los directores de los tres conservatorios de Cantabria; los directores generales de Innovación Educativa y Ordenación Académica, Alonso Gutiérrez y Javier López Nogués, respectivamente, y la inspectora Mercedes García.

La comisión aprobó el plan de actividades de la Joscan para el presente curso. Creada hace seis años, la falta de una regulación jurídica para poder funcionar como orquesta estuvo a punto de dar al traste con este proyecto educativo. Una vez regulada jurídicamente, la joven orquesta se configura como un proyecto de innovación educativa «por y para Cantabria». Gobierno regional y los tres conservatorios se han comprometido a «relanzar la Joscan y tender un puente entre las enseñanzas musicales de los conservatorios de Cantabria, las enseñanzas musicales superiores y el entorno profesional de la orquesta».

El calendario de actividades para este curso contempla que los integrantes de la orquesta, jóvenes de entre 14 y 27 años, reciban clases de músicos de primer nivel. Acudirán profesores de agrupaciones orquestales de primer orden y profesores de los más prestigiosos centros de enseñanza superiores de música.

La orquesta persigue un nivel de excelencia artístico y, para ello, «sus jóvenes integrantes deben conocer el repertorio de música sinfónica y actuar en conciertos y audiciones públicas». Así lo explicó Saiz San Emeterio, quien avanzó que la Joscan realizará dos encuentros anuales: uno en Semana Santa, coincidiendo con la apertura del Año Jubilar Lebaniego, y otro en verano. Durante las vacaciones escolares de Semana Santa, los alumnos convivirán con los profesores durante una semana y, en colaboración con el Coro Lírico de Cantabria, abordarán un repertorio de marcado carácter religioso, con dos obras fundamentales: ‘La Pasión según San Juan, BWV 245’, de Johann Sebastian Bach y ‘La Misa de Réquiem en re menor, K. 626’, de Mozart.

Durante los encuentros, además de los ensayos y actuaciones propios de la orquesta, los integrantes de la Joscan recibirán clases de prestigiosos profesores de su especialidad, y podrán participar en un programa de actividades culturales y de responsabilidad social.

En este sentido, se prevé seleccionar una asociación o fundación en cada encuentro que persiga la integración de jóvenes con minusvalías, que asistirán a los ensayos generales. La recaudación de una fila de entradas a los conciertos será donada a la asociación seleccionada.

Proceso de selección

El nuevo coordinador de la Joscan anunció ayer que «habrá una convocatoria regional para la selección de aspirantes y, solo si fuera necesario, se realizará otra convocatoria para alumnos de fuera de Cantabria». La selección de aspirantes se realizará durante el mes de febrero.

También señaló que los jóvenes que cumplan al 100% con las actividades de la Joven Orquesta Sinfónica de Cantabria podrán solicitar una beca para estudios superiores de música, compatible con las que ofrece en la actualidad la Consejería de Educación de Cantabria.

Para formar parte de la Joven Orquesta es necesario, además de superar las pruebas de acceso, tener entre 14 y 27 años, haber nacido o residir en Cantabria o en un entorno geográfico cercano, y cursar o haber cursado estudios profesionales de música. Cuando se fundó hace seis años, 300 candidatos enviaron su solicitud. Y cuatro años después, en 2015, el número llegó a 696 interesados en participar en los encuentros, en los que se preparan los conciertos y en los que los músicos conviven durante varios días. Al interés de los estudiantes de completar su formación, se suma también el de un buen número de músicos profesionales de fuera de Cantabria deseosos de formar parte del tribunal encargado de seleccionar a los nuevos artistas.