"En la Joscan habrá más transparencia y diálogo con la comunidad musical"

José Manuel Saiz San Emeterio ayer en el Conservatorio Jesús de Monasterio donde imparte clases de viola.
José Manuel Saiz San Emeterio ayer en el Conservatorio Jesús de Monasterio donde imparte clases de viola. / María Gil Lastra
  • José Manuel Saiz San Emeterio coordinará una nueva etapa de la Joven Orquesta de Cantabria en la que se reforzará la actividad pedagógica

La Joven Orquesta de Cantabria (Joscan) inicia una nueva etapa que permitirá a sus miembros, estudiantes de los tres conservatorios de la región, «formar parte de un semillero de talento con jóvenes de su generación; tener experiencias de nivel y únicas en el repertorio sinfónico y mantener contacto, a nivel de convivencia, con grandes valores de la música clásica». Ese, al menos, ha sido el encargo que Ramón Ruiz, consejero de Educación del Gobierno regional, le ha planteado al nuevo coordinador de la orquesta, el músico José Manuel Saiz San Emeterio (Torrelavega, 1966), profesor de viola del conservatorio Jesús de Monasterio y miembro del Trío Phonos de música antigua. En esa hoja de ruta también se ha marcado «que la transparencia y el diálogo con la comunidad musical de los tres conservatorios» sea una seña de identidad de la Joscan.

El nuevo coordinador regresó a Santander hace diez años, tras dos décadas de trabajo en Madrid. Ha estudiado, entre otros centros, en la Escuela Superior Reina Sofía y ha trabajado también entre otras, en la Orquesta Nacional. Además ha participado en la puesta en marcha de jóvenes agrupaciones, como la de la Comunidad de Madrid, la Escuela de Excelencia e Castilla y León o la Joven Orquesta de Murcia y esa experiencia le permite reconocer que el trabajo que tiene ante si es «duro», pero «gratificante». «Siempre he considerado que el concepto de la Joscan debía existir y la he apoyado desde que estoy trabajando en este conservatorio. Cuando me ofrecieron hacerme cargo de la coordinación me entrevisté con el consejero y reconozco que su visión para esta nueva etapa encaja absolutamente con mis propósitos», dice.

Hace ya cinco años que el Gobierno de Cantabria aprobó la fundación de la Joscan y su trabajo supuso un soplo de aire fresco para la comunidad musical y un revulsivo para las vocaciones juveniles. Por eso el anuncio el pasado mes de abril de un parón «para buscar una nueva fórmula jurídica que le permitiera abordar su futuro» abrió un proceso de incertidumbre ante todos los aficionados a la música clásica que también veían en la Joscan una puerta abierta a la posibilidad de que en algún momento Cantabria contase con una Orquesta Sinfónica. «Toda la vida y educación musical que se desarrolla en esta comunidad autónoma contribuye a crear y satisfacer una mayor necesidad de cultura y yo creo que este puede ser un paso para acercarnos a esa ambición. Estamos en un momento difícil, pero tal vez cuando lleguemos a otro más holgado, una vez que se acometan proyectos más modestos económicamente pero más idealistas como la Joscan, puede llegar el momento de plantear la creación de esa orquesta de forma más realista», afirma.

Responsabilidad social

El pasado mes de septiembre el Gobierno de Cantabria publicó una resolución sobre la Joscan que anuncia además de con una nueva coordinación, unos objetivos más marcados que pasan, fundamentalmente, por «reforzar el diálogo con los tres conservatorios, por dar una mayor relevancia a la actividad pedagógica y por mostrar una nueva responsabilidad social con la implicación de distintas fundaciones o asociaciones de la región», tal y como explica el nuevo coordinador.

La agenda para los próximos meses ya está marcada. «En febrero se celebrarán unas pruebas de acceso para renovar toda la orquesta entre jóvenes de 14 a 27 años y en las vacaciones escolares de Semana Santa tendrá un encuentro que concluirá con un gran concierto en el que también estará el Coro Lírico de Cantabria y en el que el repertorio será principalmente de música religiosa como la Pasión de Bach y la Misa Réquiem de Mozart».

El nuevo coordinador, que anuncia que la renovación de la orquesta será bianual a partir de ahora, insiste en que la actividad pedagógica va a tener mucha importancia en esta nueva etapa. «Uno de los objetivos de este proyecto es que los jóvenes músicos tengan contacto, a nivel de convivencia, con músicos prestigiosos que serán los invitados a ofrecer las master class programadas en los encuentros».

Sin embargo, el aspecto más novedoso para el futuro próximo pasa por la implicación de los músicos en los trabajos de las ongs de la región. «La comisión seleccionará en cada encuentro una fundación o una asociación que trabaje para favorecer la vida de jóvenes con discapacidades u otros problemas y la Joscan se implicará en ese trabajo. La forma pasará porque los representantes de esa asociación se acerquen al encuentro para dar a conocer sus fines y las labores que realizan. Además se abrirá el ensayo general del concierto a todos los miembros de esa asociación. Si es posible los músicos se acercarán a conocer el día de esa ong y, finalmente, se destinará la recaudación obtenida en las ventas de las entradas de una de las filas del auditorio donde se celebre para esa fundación», concluye.