Raphael: «Soy más joven que muchos jóvenes»

vídeo

Raphael. / A.Ferreras / V.Carrasco

  • El artista de Linares se reinventa en 'Infinitos bailes', 14 canciones con el sello de Dani Martín, Vega, Mikel Izal o Iván Ferreiro

Decir que Raphael vuelve a los escenarios sería faltar a la verdad, porque el artista de Linares (1943) nunca se ha ido. Al contrario, en los últimos años ha hecho de todo, musicales, películas, giras, festivales y álbumes, adaptándose a las tendencias como un camaleón. Su nuevo trabajo, 'Infinitos bailes', es un disco -el primero con temas nuevos desde 2012-, pero un disco peculiar: Dani Martín, Manu Carrasco, Vega, Mikel Izal, Vanesa Martín, Diego Cantero, Iván Ferreiro o Bunbury, y así hasta 14 artistas, han compuesto los temas a los que Raphael -Rafael Martos en el DNI- aporta su personalidad.

¿Este nuevo trabajo es una transfusión de sangre joven para usted?

Este disco viene rodado porque últimamente la gente joven me sigue mucho. Hace tiempo hablé con mi hijo Manuel y le pedí que en mi siguiente disco hubiera autores jóvenes para empaparnos del nuevo lenguaje. Las canciones de amor, o de odio, son diferentes ahora y necesitaba compositores actuales. Hemos hecho 14 canciones impresionantes.

¿Qué siente al verse aclamado por un público veinteañero?

Los jóvenes han crecido conmigo y siempre me han acompañado, pero es cierto que ahora todo se ha desbordado. Pero es que yo soy más joven que muchos jóvenes. Ser joven es algo que está en la cabeza, en cómo eres, en cómo te comportas y en las fuerzas que tienes. Yo tuve un problema de salud en el 2003, pero se solucionó muy bien. Me pusieron un motor nuevo y ahora soy un chico de 30 años con el plus de tener 55 años de experiencia.

¿Qué aprendió de aquella convalecencia que acabó con un exitoso transplante de hígado?

He evolucionado muchísimo, aunque la evolución es una constante en mi carrera. Pero desde entonces lo hago todo de otra manera. Te vuelves mejor, más tolerante, más comprensivo, más optimista. Lo malo no es tan malo. Piensas que todo tiene arreglo, y te cuidas más: no bebes, no fumas, no comes guarradas, y eso el cuerpo lo agradece.

Su estilo de cantar y moverse en el escenario ha sobrevivido...

He sabido andar con el tiempo y eso ha sobrevivido porque el público ha querido que sobreviviera. Mientras yo siga llenando estadios en todas las partes del mundo, seguirá. Esta profesión no se puede imponer a nadie y todo tiene fecha de caducidad. Si se cansan, dejan de ir a verte y adiós.

¿No piensa en retirarse?

Yo no me retiro. Yo nací para esto, me gusta esto y hasta el final estaré en esto. Indudablemente, alguna vez tendré que parar, pero eso está lejos.

¿No le pide su familia que le dedique más tiempo?

La familia me ha dejado por imposible. Y yo estoy mucho tiempo con mi familia: el tiempo me cunde mucho. Al principio, mi mujer y los niños venían conmigo, pero ella decidió que se quedaba en un lugar fijo. Yo tenía que viajar y volver lo más posible. Y así hemos hecho.

¿Tiene Raphael un heredero musical en España?

¿Por qué tiene que haber un heredero? Tiene que haber muchos que hagan las cosas a su manera, que no traten de clonar a nadie. Yo no me cloné en nadie.

¿Ha sentido alguna vez que su imagen estaba vinculada al régimen?

¿A cuál de ellos? Yo he vivido con muchos.

Al franquismo.

Esa es la España en la que nací y viví, la España en que me tocó vivir. No la elegí yo.

¿Se aprovechó el franquismo de su imagen?

No. No soy tan importante. Cuando fui a Rusia por primera vez, entonces la URSS, España no tenía relaciones con ellos. Pero yo iba. El arte es el arte y las otras cosas son las otras cosas. Nunca me he sentido utilizado.

Ahora tiene en la familia a un socialista, su consuegro, José Bono.

Yo estoy más de acuerdo con él. Discutimos por el mus.

En 'Qué sabe nadie' usted cantaba cosas que no se podían decir.

Sí se podían decir. Yo las he dicho. Estoy muy agradecido al público homosexual. Son muy entendidos.

¿Le han incomodado las etiquetas que le ponía la gente por su manera de actuar?

Para nada. Todos somos iguales, cada uno con sus diferentes gustos. Pero no me importan para nada. Yo soy como soy y eso me ha hecho seguir adelante.