"Si no amas mucho esta profesión es imposible aguantarla"

  • Sidecars regresan a Santander para presentar 'Contra las cuerdas' en formato banda

Este ha sido su "mejor año" hasta la fecha. Juancho lo tiene claro. La voz y guitarra de Sidecars responde al teléfono camino de Oviedo en la mañana del día de Reyes. No han descansado demasiado, pero el resultado compensa. Junto a Gerbass (bajo) y Ruly (batería) han vivido la progresión con cierta sospresa y mucha cautela.

Ahora regresan a Cantabria para presentar 'Contra las cuerdas' en formato banda (viernes 13 en la Sala Sümmum)

- ¿Qué balance hacen del 2016 que acaba de terminar?

- Ha sido el mejor año de Sidecars hasta la fecha. Hemos vivido cosas muy bonitas, hemos hecho un disco que nos ha dado muchas alegrías y hemos cerrado casi doblando aforos de etapas anteriores.

- ¿A qué se refiere cuando dice cosas bonitas?

- Cosas bonitas como cumplir varias metas que teníamos desde pequeños; llenar la Riviera o el Price, que son dos plazas importantes, hacer la gira de teatros agotando entradas en las ciudades que visitamos y recibiendo tanto cariño de la gente.

- Visto desde fuera, parece un crecimiento constante. ¿Cómo lo han vivido ustedes?

- Lo hemos vivido con bastante sorpresa. Sabíamos que era un disco bonito que iba a gustar pero esa sensación también la tuvimos antes. Después de diez años tienes menos expectativas y el culo 'pelao' y vives las cosas con más tranquilidad y más calma. Pensábamos en nuestro crecimiento habitual y en el salto hemos subido dos escalones de golpe. Lo estamos disfrutando.

- ¿Es la recompensa al trabajo de esta década?

- Nos gusta pensar que sí, que es la recompensa del trabajo de base que hemos hecho. Hemos ido muchas veces a todas las ciudades viéndonos muy poca gente y al ir creciendo nos hemos hecho fuertes.

- Y en el ego, ¿tiene consecuencias esta evolución?

- Creo que es pronto para eso (ríe). Acabamos de empezar a conseguir algo. No somos aún una banda de éxito, nos queda mucho por hacer y el ego vendrá dentro de mucho.

- ¿Entonces, entendemos el ego como algo negativo y no la satisfacción de lograr las metas marcadas?

- Ese lado está bien. No nos gusta mucho fardar. Nos parece que sí merecemos lo que nos está pasando. Hemos estado muchos años perdiendo mucho dinero y haciendo grandes esfuerzos para poder darle discos a la gente y es como la recompensa de haber ido sembrando y recoger un poquito. Pero es solo el principio esperamos que todo crezca más.

Las salas y la experiencia

- Decía Martí Perarnau (Mucho) hace unas semanas, que la cantera está en las salas; ¿Cree que se protege lo suficiente?

- No. No se protege nada ni se trata con ningún cariño. Hay una falta de respeto absoluto con el trabajo que hace mucha gente que está totalmente infravalorado. Parece que son grupos que tocan en 'salillas' cuando es ahí donde está el trabajo duro. Es la mili que tenemos que hacer todos y a quienes no la han hecho, no les ha beneficiado. Debería ser mucho más apoyada. Sales de gira y al volver te das cuenta de que has perdido dinero y no puedes hacerlo más. Muchos grupos se acaban cansando porque te lo ponen tan difícil que es la puta guerra. Habría que darle mucha más visibilidad en los medios y explicar que no habría grupos de festivales si no existieran las salas

- ¿Se trata de una resistencia vocacional?

- Absolutamente. Yo no sé hacer otra cosa. No hemos imaginado nuestro futuro de otra manera desde los 14 años y hemos empezado a sobrevivir este año. Si no amas mucho esta profesión es imposible aguantarla.

- Diez años juntos en un proyecto de trabajo. Son casi una empresa familiar

- ¡Pues más o menos! Somos amigos desde pequeñitos. Es difícil encontrar gente que te acompañe en el camino y tenemos la suerte de que la amistad está por encima de cualquier otro posible roce.

- ¿No han llegado al punto de plantearse dejarlo?

- No. Ha habido momentos de crisis en nuestra carrera. De duda. De no saber bien qué va a pasar. Después de sacar 'Cremalleras' todo se paró un poco. Estábamos en tierra de nadie y nos dimos cuenta de que después de tantos año teníamos que volver a empezar.

- ¿Qué importancia tiene el barrio de Alameda de Osuna en lo que son hoy?

- En nosotros mucha. De cara a tomar la decisión de meterme en la música, si hubiera vivido en otro barrio, si mis padres se hubieran ido a Santa Eugenia por ejemplo, no habríamos visto ese ambiente musical, a los mayores con la guitarra en el parque.

- ¿Qué ha cambiado en estos diez años de Sidecars?

- Supongo que nosotros mismos. El cambio como persona de cuando tienes 18 a cuando tienes 30. Nuestras canciones primeras tenían esa inmediatez, energía y mala hostia y a día de hoy somos de otra manera, lo cual no significa que sea más o menos rock. Las cosas que contamos se parecen más a lo que pensamos. Quizá nos sentimos más identificados con algunas letras aunque ya no pensemos igual.

- ¿Se pierde pudor para hablar de ciertos temas?

- Seguro. Con 18 años quieres ser Keith Richards y con 30 queremos ser Sidecars.

- ¿Volverían a repetir la experiencia de la publicidad que catapultó 'Fan de ti'?

- A algunos medios y sobre todo, a la televisión, es a la que hay que poner un cero absoluto a día de hoy. Podría hacer mucho más. El resultado es visibilidad; a cambio, yo te ayudo a conseguir lo que tú busques. Hicimos esa campaña que duró dos semanas y asusta el impacto que tuvo. Aun a día de hoy conocen la canción antes que a nosotros.

- Hay varias marcas de bebidas que están relanzando el circuito de salas. Ustedes han participado en la gira Cómplices de Mahou, por ejemplo

- Mahou hace una cosa absolutamente musical. Ha juntado a bandas y cantantes, nos ha mezclado de forma natural. Hemos hecho lo que hemos querido y si detrás hay un cartel de cerveza me parece bien. Si de repente te asocias a un cartel de Tampax, por ejemplo, algo con lo que no te identificas, sería cosa jodida, que no haremos nunca. Que haya un vínculo con la noche y los conciertos no les resta mérito; están haciendo algo muy importante.

- Elija tres discos de 2016 que le hayan gustado especialmente

- Gente que ha tenido buenos años y me alegro por ello son Los Zigarros, que hicieron un llenazo en la Riviera y me hace mucha ilusión. También Miss Caffeina ha tenido un año muy bonito. Y Morgan que me gusta mucho y han dado un saltito bueno y les empiezan a ir bien las cosas. Me alegro que alguien con un estilo tan bien hecho sea entendido.

- ¿Existe camaradería entre quienes llevan tanto tiempo al pie del cañón?

- Puede ser. Creo que al final, con todo el tiempo que llevamos, ves quienes estaban ahí con cara de adolescente y quienes acaban de llegar. Con unos cuantos son muchos años de camerinos y mucho roce y nos tenemos cariño.

- ¿Habrá disco nuevo en 2017?

- Vamos a grabar antes del verano, pero no sabemos cuando saldrá. No queremos robarle vida a 'Contra las cuerdas', no se lo merece, pero haremos un disco bonito.

- ¿Y deseos para el año nuevo?

- Que las cosas sigan, por lo menos, como hasta ahora. Que el ritmo continúe y hagamos un disco que esté a la altura de las expectativas. Y que se acabe pronto toda esta la locura de Supersubmarina que les queremos mucho y les mandamos un gran abrazo.