Adiós al musicólogo del FIS

José Luis Pérez de Arteaga entrevistó a Joaquín Achucarro en la última edición del FIS.
José Luis Pérez de Arteaga entrevistó a Joaquín Achucarro en la última edición del FIS. / FIS
  • José Luis Pérez de Arteaga, el crítico de RNE en el Festival Internacional de Santander y el Concurso de Piano Paloma O’Shea, falleció el martes a los 66 años

Era la voz del Festival Internacional de Santander (FIS) y del Concurso de Piano Paloma O’Shea. Una voz al servicio de la música clásica que tenía en el Palacio de Festivales su cuartel general de verano. El musicólogo y critico José Luis Pérez de Arteaga falleció en la madrugada del martes víctima de una leucemia y complicaciones de una linfoma y su muerte ha causado conmoción entre el gran público y entre los que hacen posible el Festival Internacional. Estaba ingresado en el Hospital de Puerta de Hierro de Madrid y tenía 66 años.

La música y su trabajo en la radio fueron su principal vinculación con Cantabria. Se desplazaba a Santander durante las jornadas más potentes del Festival Internacional y desde aquí emitía su programa para Radio Clásica. No faltaban las entrevistas a algunos de los músicos que casi nunca le pusieron peros. Daba igual que en breves minutos tuvieran que saltar al escenario o que se encontrasen en plenos ensayos. Casi siempre estaban disponibles para él, porque le conocían y sabían de su pasión y respeto por la música. Tampoco faltó a las finales del Concurso Paloma O’Shea, un certamen que vivía con la emoción de un aficionado más.

La programación del Palacio de Festivales en el invierno también le trajo alguna vez a Santander, tal y como recordaba ayer el que fuera responsable de esta institución, Juan Calzada: "Compartir con él su sentido del humor, contemplar su amor/odio con muchos protagonistas del hecho cultural y, sobre todo, aprender del tipo que más sabía de música culta que yo he conocido, no tiene precio", señalaba ayer.

Locutor de RNE desde 1984 y presentador de los Conciertos de Año Nuevo en RTVE, todo el mundo coincide en que no deja discípulos. Fue único en su género. Tan erudito como chispeante, tan pantagruélico como espiritual. Un hombre que producía adicción entre los oyentes.

Antes que Alfonso Guerra

"Era un hombre con una personalidad muy marcada. Irrepetible. Profundamente apasionado y omnívoro. Ya fuera música o cine, lo devoraba todo. No era nada talibán ni mitómano. Se mantenía al día y le gustaba seguir a las nuevas generaciones. Vivía el tiempo presente", recuerda Luis Suñen, eminente crítico musical y literario, además de exdirector de la revista ‘Scherzo’, una plataforma donde Pérez de Arteaga brillaba a placer.

Era un musicólogo al que también se le daba muy bien la palabra escrita, ya fuera en prensa, magazines especializados o libros de referencia como los que dedicó a la figura de Gustav Mahler. "Sí, sí, mucho antes de que Alfonso Guerra pusiera de moda al compositor austriaco, había melómanos que conocíamos la obra de Mahler del derecho y del revés", solía aclarar con un punto de guasa el propio Pérez de Arteaga. La presentación de uno de estos libros sobre Mahler le trajo a la Fundación Botín en mayo de 2008. Un acto en el que mostró que sus conocimientos sobre el compositor eran fruto de su gran pasión. No era la primera vez que pisaba la institución de la calle Pedrueca, pues ya en 2003 había impartido una conferencia sobre a música en Austria-Hungría y Estados Unidos.

Cuenta la leyenda que en su caso todo había empezado en la infancia, al quedar deslumbrado por la belleza de la contralto Kathleen Ferrier, nada más verla en la portada de un LP, con aires de estrella de Hollywood. Un flechazo que le cambió la vida. Se trataba de una grabación de ‘La canción de la tierra’, de Mahler.

Más adelante por influencia familiar, se licenció en Derecho y llegó a trabajar en un bufete. Pero ya había echado raíces el amor por la música. José Luis Pérez de Arteaga deja viuda, Almudena de Maeztu y Manso de Zúñiga, especialista en artes decorativas y nieta del escritor y político Ramiro de Maeztu.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate