"La música es el mayor canalizador de emociones puras"

  • Billy Boom Band presenta este domingo en Santander su nuevo disco: 'Soñar despierto'

Marcos Cao responde a las preguntas de camino a Toledo, donde tiene una cita anual en un colegio de Educación Especial que se convierte "en una fiesta" al ritmo de sus canciones. Mañana regresará a Madrid para otro bolo, este en solitario, antes de llegar el domingo a Escenario Santander (12.30 horas) para presentar el último disco de la Billy Boom Band, 'Sueña despierto' (Minuscule, 2017). La máxima sigue siendo la misma que cuando comenzaron esta aventura musical: el rock sí es cosa de niños.

- Estar con dos frentes, como Billy Boom Band y Marcos Cao, ¿no resulta un poco cansado?

- En La Sonrisa de Julia había un tema que se llamaba ‘Bipolar’ que estaba basado en mí… (ríe). Sí, requiere mucha entrega y mantenerse en forma, pero a mí me encanta.

- ¿A qué se refiere con mantenerse en forma?

- Físicamente tengo que cuidarme porque el cansancio se nota mucho en la voz. Hacer cuatro conciertos en tres días... De algo sirve la experiencia. Se trata de saber cómo cantar; el cuerpo es nuestro instrumento y es importante saber qué entra en juego y cómo cuidarlo.

- Un trabajo tan emocional requiere una preparación disciplinada, ¿dónde se formó usted?

- Recibí clases en la Escuela de Música Creativa de Madrid y después con una foniatra, Lidia García, con la que estudié tres años. Más tarde con un profesor de yoga para la voz otro par de años y ahora ya formo yo a otras personas. O lo hacía, ¡porque no me queda tiempo!

- ¿Cómo están yendo las primeras presentaciones del nuevo disco?

- Está yendo increíble. Estamos alucinados. Este año quisimos dar un paso más y hacerlo aún menos infantil. Teníamos dudas sobre cómo se iba a recibir el directo. El primer concierto fue el del Apolo en Madrid. Se llenó y la gente respondió de manera increíble. Los niños fliparon más, pero los padres estaban más entregados aún que antes, así que lo hemos conseguido.

- Más animado aún que el primer disco de la Billy Boom Banda, parece algo difícil de superar

- El disco nuevo es mucho más animado. El directo puede ser muy tranquilo o muy cañero. Hay un rollo más sofisticado con los trajes, luz negra, cinta fluor por todo el escenario, proyecciones en la pantalla, una producción más importante, ¡como un grupo mainstream!. Además aparece un personaje que es el vampiro Manolo, que es vegetariano y hace lo posible por no chupar la sangre a la gente. Hay momentos muy teatrales. Es un espectáculo más rico y lo que había que hacer en este momento.

- ¿Y qué temáticas abordan en este segundo álbum?

- Es un disco que no hace tantas referencias a la infancia, aunque las hay, sino a cosas que podemos compartir gente de todas las edades; es música para todos. 'Let´s go' habla de juntarse para bailar y dejarnos llevar. Eso le toca a un niño, a uno de 20 o uno de 60 años. Tiene ya 90.000 escuchas porque lo oye todo el mundo. Ese es nuestro objetivo. Hay rock, pero ‘Pase lo que pase’, por ejemplo, podría servir para Marcos Cao en solitario también. En el concierto del domingo habrá gente sin hijos. Y mucha diversión.

- Da la sensación de que a veces tendrán que ponerse límites a sí mismos

- Tenemos un problema; somos muy creativos. A nosotros un millón de euros nos duraría un año. Lo gastaríamos todo en la producción. La cantidad de ideas que tenemos que aún no podemos hacer… Lo que ganamos en el primer disco lo ahorramos para el segundo. En el show de Santander se verá. Nos encanta hacer producciones buenas y uno de los sueños con esta banda es que, aunque sea para niños, que es algo que no es habitual, la Billy Boom Band marque la diferencia en eso, entre otras cosas.

- Una vez más, vienen a Santander y casi no quedan entradas

- Todavía queda alguna física en Siboney y Días de Sur, pero para mañana probablemente se agotarán. Es una suerte; sabemos que podemos invertir en este show porque la gente responde.

- Al final, ustedes, que son una productora pequeñita, generan trabajo y mueven la economía local

- Sí, el domingo va a haber mucha gente currando. Desde las ticketeras a nuestro equipo de producción y los músicos. Somos como cualquier otra empresa y así nos lo tomamos, no creemos que nos tengan que tratar mejor ni peor que a otros. Nuestra empresa de producción cultural se llama Minuscule porque queremos ser un grupo pequeño a nivel creativo y no perder el control. Lo que más felices nos hace es pensar lo que va a ver la gente, el orgullo que sentimos de que descubran que es algo distinto.

Billy Boom Band, rock para grandes y pequeños

- Incluso se pusieron manos a la obra con un festival infantil

- Hemos hecho uno y queremos hacer otro. Estamos pensando en hacerlo en invierno pero es muchísimo trabajo más que un concierto.

- ¿Cómo se enfrentran sus hijos a que su padre sea un personaje infantil sobre un escenario?

- Ellos no distinguen; su viejo en casa es un cenizo como todos. Yo digo: "Acabaos la cena y a dormir". Soy como cualquiera. La única diferencia es que me pongo al piano y escuchan las nuevas canciones. Las de la Billy las pruebo con ellos también, hacemos canciones para el cole, saben que su padre sale en vídeos…Al margen de eso soy un padre normal.

- ¿Por qué creen que es importante que los niños reciban nociones musicales desde pequeños?

- Los niños y los adultos. Lo guay es que los mayores acaban deshinibidos, más que en conciertos de adultos. Tanto a unos como a otros, la música, si tiene algo, es que les conecta mucho con emociones; tristeza, alegría, fiesta, ira…Sirve para canalizar. Es el arte mayor de canalización de emociones puras. Solo por eso, que un niño pueda expresarse o tocar un instrumento, cantar o bailar y canalizar lo que siente a través de algo tan emocional es muy positivo. Si yo no pudiera hacerlo así, ¡tendría que ir más al terapeuta!

- ¿Hay suficientes recursos para lograr esa educación?

- Creo que no. Y sobre todo en la música. Hay otras artes como la pintura o la literatura que se consideran como superiores, excepto la clásica. Las autoridades y los políticos no lo mueven. No lo harían como yo, que soy músico, claro, pero siempre se puede hacer algo. Y por otra parte, nunca ha estado la cosa tan a favor de la gente que se quiere expresar. Hoy se puede grabar un disco con un ordenador y tienes canales para llegar a la gente. Es la época de la historia donde más posibilidades hay y quien quiera que intente producir algo. Tendriamos que bajar el IVA sí, por supuesto, pero si tienes ganas y te dejas la piel, (porque nosotros no paramos de currar en todo el tiempo), quien esté dispuesto, puede llegar a tenerlo. No solo en la música, sino cualquier proyecto.

- Sin embargo los músicos son un colectivo al que le cuesta ponerse de acuerdo

- Yo envidio a los actores que se juntan y hacen un sindicato, o los de guionistas, que si se ponen en huelga se acaban las películas. Los músicos somos más individualistas y egoístas y no nos ponemos de acuerdo. Esto ha cambiado un poco por la crisis, pero si es un gremio que no ha conseguido ponerse de acuerdo, como para pedir algo a otros. Seamos críticos con nosotros mismos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate