«En Cantabria podemos componer una ópera, estrenarla y luego exportarla»

El libretista David Ayala Pérez y el compositor Pedro A. Terán estrenarán el sábado la primera ópera cántabra. /Javier Cotera
El libretista David Ayala Pérez y el compositor Pedro A. Terán estrenarán el sábado la primera ópera cántabra. / Javier Cotera

David Ayala Pérez y Pedro A.Terán, artífices de 'Silencios y excusas' que se representará el sábado día 24 en el Palacio de Festivales, reivindican con esta obra el talento de los músicos de la región

ROSA M. RUIZ SANTANDER.

David Ayala Pérez y Pedro A. Terán Camus están a punto de cumplir el sueño de muchos músicos, el de llevar a escena una ópera. Algo que aquí en Cantabria no había sucedido antes, pues hasta ahora sólo Arturo Dúo Vital había escrito una obra así que nunca llegó a representarse. El título es 'Silencios y excusas' y se estrenará el próximo sábado día 24 de febrero en la sala Argenta del Palacio de Festivales. Se trata de un drama de cuatro actos, cuyo texto procede de la pluma de David Ayala Pérez, profesor de instituto en las materias de Física y Química, y la partitura ha sido compuesta por Pedro A. Terán, músico de amplia formación, licenciado en Musicología por la Universidad de Salamanca además de poseer las titulaciones de profesor de piano y profesor superior de solfeo. Actualmente da clases de percusión, músico de cámara e improvisación en el Conservatorio Jesús de Monasterio de Santander, donde también dirige el grupo de percusión para el que ha escrito varias obras.

Estos días en los que se ultiman los ensayos en el Palacio de Festivales recuerdan que el proyecto surgió casi de casualidad hace ya once años. Por entonces Ayala, que es un gran aficionado a la poesía, sufría una ruptura sentimental que plasmó en unos versos que llegaron a manos de su amigo Pedro A Terán. «Desde el primer momento vio en ella el argumento de una ópera y me pidió que convirtiera ese poema en una historia, con más personajes, un nudo y un desenlace. Creo que en un principio se lo planteó como un ejercicio para avanzar en sus conocimientos musicales y sin ninguna intención de representarla», comenta el libretista.

A su lado, el músico reconoce que sí realmente se decidió a componerla fue «por propia necesidad», pues aunque ha firmado varias obras nunca hasta entonces había escrito una partitura coral, ni basada en un texto de otra persona.

Y así fue como ambos amigos iniciaron un proyecto que el sábado reunirá en el escenario a casi un centenar de músicos de la región entre orquesta, coro y cantantes.

La obra, que Ayala reconoce «me sirvió como terapia en uno de los momentos más duros de mi vida», se desarrolla en el siglo XX y es, según él mismo explica, «una historia en carne viva. Un relato de amores no correspondidos, de inseguridades y de presión de la sociedad. Una historia que nosotros hemos ubicado en Cantabria pero que podía haber ocurrido en Pekín y con la que creo que muchas personas se sentirán identificadas».

El autor del texto, quien confiesa que no es aficionado a la ópera y que su género musical favorito es el rock, recuerda que la historia está protagonizada por cuatro personajes: Aurora, que estará representada por la soprano Lucía Tavira; Daniel, por el tenor Vicenç Esteve; la madre de Daniel, por la mezzosoprano Marina Pardo y Gabriel, por el bajo Hugo Oliveira. «Pero hay un quinto personaje que es mi favorito -explica el autor del libreto- Se trata del coro que es esa especie de barrera social que tenemos interiorizada y que nos cuesta tanto romper para llegar a ser libres», señala.

Pedro A. Terán sí es un gran aficionado a la ópera. Reconoce que entre sus obras y autores de referencia están la 'Lulú' de Alban Berg, las óperas de Wagner o las de Shostakóvich y otra de sus favoritas es 'El castillo de Barbazul' de Bartók. Recuerda que esta es la primera vez que ajusta su música a un texto de otra persona y que se ha esforzado porque los ambientes y la parte psicológica de los personajes estén reflejados en las composiciones. Insiste en que se metió en este proyecto «por necesidad personal», pero que una vez que vio que podía salir adelante y ser mostrada ante el público se empeñó en acompañarse de músicos cántabros en el escenario. «Este proyecto me ha hecho crecer como músico», afirma.

Así en los últimos meses ha creado un coro, una orquesta, ha hecho llegar su libreto a varios cantantes y también ha estado pendiente de escenografías, vestuario... factores para los que se ha relacionado con profesionales cántabros. «Esta es una ciudad pequeña y yo quería hacerla con el máximo número posible de cántabros. Por suerte trabajo en el conservatorio y mis compañeros se volcaron en el proyecto», dice.

Si se le pregunta por qué cree que habiendo tan buena base de músicos en esta región nadie hasta ahora se ha atrevido con una ópera, responde que puede haber varios factores. «Por un lado creo que en Cantabria hay mucho talento, pero que nosotros mismos no acabamos de creérnoslo. Se ha compuesto música de cámara, pero nunca nos hemos metido en algo más grande, quizás porque tampoco en esta región hay condiciones para poderlo materializar. Puede ser que a muchos compositores les haya podido el pragmatismo y hayan pensado, como yo al principio, que para qué componer una ópera si no se va a poder representar».

Es por eso este estreno también tiene su parte reivindicativa, según dice. «En Cantabria podemos componer una ópera, podemos estrenarla e interpretarla. Ahora deberíamos ser capaces de exportarla y que también sea la primera vez que una ópera cántabra se vea en escenarios fuera de la región», expone Terán.

De momento y en su tierra parece que interés ha mostrado pues una hora y media después de ponerse las entradas a la venta ya se había vendido medio aforo de la sala.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos