Los conciertos de la Semana Grande cambian de dirección

Los conciertos de la Semana Grande cambian de dirección
María

Tras diez años gestionados por Mouro Producciones, el Ayuntamiento ha elegido a La Campa para organizar el festival

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

No será un golpe de estado, pero sí un cambio de timón. El festival Música en Grande cambia de organización. De hecho, cambia hasta de nombre para pasar a denominarse Los Conciertos de la Campa. Tras diez años a cargo de Mouro Producciones, el Ayuntamiento de Santander ha adjudicado la edición de 2018 a La Campa, esto es: Delfuego Booking, empresa que gestiona Escenario Santander, y Heart Of Gold, promotora madrileña especializada en rock. La propuesta presentada por esta UTE se ha impuesto por 1,44 puntos de un total de 100 a su única competidora.

La mesa de contratación resolvió a última hora del jueves este cambio en uno de los principales eventos del verano cántabro. Una resolución que el Ayuntamiento ha publicado en su página web antes de comunicárselo oficialmente a los propios implicados.

De entrada, La Campa tendrá que ponerse ahora a «trabajar para cerrar la propuesta presentada», señalan. Y eso propuesta incluye, del 21 al 28 de julio, una veintena de nombres nacionales e internacionales. El Dj David Guetta, Vetusta Morla, que presentaría su último trabajo, los coloristas Bombai, el pop-folk de The Waterboys, The Vintage Trouble o The Jacksons (sin Michael, claro), entre otros. Proponen, en conjunto, «una vuelta de tuerca» en los sonidos habituales de la Semana Grande, incluyendo artistas de habla no hispana, uno de los puntos solicitados en las condiciones y que parece haber decantado la balanza. En la parte subjetiva del acta (categoría artística, calidad técnica y plan de publicidad), La Campa ha obtenido 60 puntos sobre los 51 de Mouro.

Sin embargo, en la valoración objetiva, que incluye dotaciones económicas, el resultado cambia. Mouro aportaría 45.540 euros para el Plan de Dinamización (actividades paralelas a los conciertos) y La Campa, 40.500. La otra parte contemplada en este apartado es el ya tradicional Concierto Solidario cuya recaudación se destina a una causa altruista. Mouro superaría en 3.000 euros la ofera de La Campa; 28.000 frente a 25.000.

La empresa dirigida por Guillermo Vega había anunciado ya varios conciertos para los próximos meses. De hecho, hace un par de semanas se filtró un posible cartel del festival. En él figuraban Carlos Vives, Dani Martín, Estopa o Antonio Orozco. Como propuesta destacada aparecían Pablo Alborán y Alejandro Fernández, que compartieron en sus propias redes las fecha de sus conciertos en Santander; el 23 y el 24 de julio. Aunque la organización no dio por definitivo este cartel, ahora se abren dos interrogantes. El primero será confirmar que Mouro mantenga los conciertos que tenía previstos en Santander o bien, ante esta modificación, los lleve a otras ciudades. El segundo, saber si el Ayuntamiento programará conciertos al mismo tiempo en dos espacios de Santander, unos de iniciativa privada y otros con la colaboración municipal y si ese exceso de oferta paralela lastrará la asistencia a cada uno de ellos.

Música en Grande, marca registrada por la organización, es el plato fuerte en el calendario de Mouro Producciones. En el mismo espacio, la Campa de la Magdalena, organizaba además desde hace dos años el festival de perfil adolescente Hoky Poppi. En su cartera de eventos aparecen también el Rock en la Feria que se realiza en Torrelavega y el Movember Food and Rock, cuya primera edición se celebró en el Palacio de Deportes de Santander el pasado mes de noviembre.

Cabe recordar el hecho de que Guillermo Vega comparte la dirección de Mouro y de Dos Imanes Producciones, empresa responsable de las obras del Máster, ubicado en los bajos del edificio derrumbado de la Calle del Sol En la actualidad, cuentan con un expediente con la que el Ayuntamiento no tiene posibilidades de realizar contrataciones municipales por orden judicial.

El retraso en la resolución del pliego, que contempla, por un lado la producción de los dos festivales a cargo del Ayuntamiento y por otro las ofertas de programación, ha llevado a los promotores regionales a 'jugársela'. Los meses pasaban sin avances y las contrataciones de las bandas para otros festivales se iban cerrando, limitando las posibilidades. Los primeros en dar un paso al frente fueron los organizadores del Santander Music Festival, que a mediados de febrero dieron a conocer su programación. Apenas unas horas después, el Ayuntamiento, en nota de prensa, indicaba que el concurso no se había resuelto y ninguna de esas propuestas estaba cerrada. El riesgo de que no saliera era responsabilidad, según dijeron, de los organizadores. Ahora, el festival de indie verá limitados sus horarios como principal inconveniente, así como algún cambio de nombre complica la concreción de la parrilla, pero podrá celebrar su décima edición sin mayores contratiempos.

La elección de La Campa responde al planteamiento del Ayuntamiento de «globalizar» el estilo de los festivales con otros estilos de música, según señaló a este periódico la concejala de festejos Lorena Martínez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos