«No nos vemos aún en ningún sitio, nos queda mucho por caminar»

Andrea Silván

La banda Morgan presenta este viernes en Santander su segundo disco, 'Air'

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Desde que comenzaron su andadura, primero como trío, hoy ya como quinteto, hace casi seis años, Morgan acumula sorpresa y buenas críticas. Quizá sea su aparente fragilidad transformada en arrollador show. Tal vez el viaje al pasado que suponen sus canciones, que bien podrían haberse facturado en Big Pink.

Con 'Air', su segundo disco, la banda formada por Carolina (Nina) de Juan, Alejandro Ovejero, David Schulthess ('Chuches'), Ekain Elorza y Paco López, continúa la estela iniciada con 'North', pero enredan más, transmiten mayor seguridad y no se cansan de celebrar su paso por los escenarios. Este viernes están en Santander (Escenario Santander, 22.00 horas). Antes de la cita hablamos con Nina, cantante de Morgan.

- Hace un año, cuando visitaban por primera vez Cantabria, decían que se movían sin pretensiones, solo querían que sus canciones se mezclaran con la gente. ¿Siguen viviendo su música de esa manera?

- Totalmente. No ha cambiado nada. Únicamente sentimos cada vez más que la gente le guste lo que hacemos, lo respeta y lo trata con cariño. Eso anima a hacer las cosas como queríamos en un principio. Nosotros nos juntamos porque disfrutamos de la música y cuantos más podamos hacerlo, mejor. La gente lo cuida y eso es lo mejor que nos ha podido pasar. No es sin pretensión, la nuestra es pasarlo bien y que los demás también lo hagan. Más que eso no ha cambiado mucho. Queremos que las noches sean mágicas con la gente y entre todos. Por eso lo de dar las gracias. No es solo que te vengan a ver que ya es un milagro, sino que participe te y te transitan lo que sienten.

- Hay gente que entiende participar por ver el concierto con su móvil y charlar ¿Cómo llevan esa parte?

- Creo que nunca hemos mandado callar, aunque a veces hay barullo y las mismas personas de alrededor lo hacen. No hemos llegado al extremo de interferir. Sí se oye, claro. Intentamos bajar la intensidad para que la gente baje la suya. Es que es tan personal que no te sabría decir. A lo mejor es una mala noche de esa persona. Yo no comprendo que alguien pague y se ponga a hablar... Con el tema de los móviles, cada uno es libre de ver el concierto como quiera. Creemos que la conexión será más real si no lo tienes en la mano, pero depende de cada uno.

.- ¿Cómo respira AIR cuando aún no ha cumplido su primer mes de vida en la calle?

- La experiencia que hemos tenido en estos pocos conciertos es que ha respirado bastante bien; la gente lo esperaba con mucho cariño y nosotros también teníamos muchas ganas de añadir las canciones nuevas al repertorio que ya veníamos disfrutando con muy buena onda.

- ¿En qué se percibe ese cariño?

- Para empezar, el otro día, en Vigo, por ejemplo, la gente se sabía las canciones del disco nuevo. Estábamos alucinando y después nos quedamos a charlar y sí que nos contaron que tenían muchas ganas de que volviéramos y presentáramos el directo. También en las redes se nota.

Cambios y evolución

- Uno de los cambios en este segundo disco es que han trabajo las composiciones todos juntos desde el inicio. ¿Eso se aprecia en el resultado?

- Totalmente. Hemos podido abrir un poco el abanico e ir un paso más allá. En 'North' quizá no llegábamos a todos los ambientes que queríamos, porque eso también requiere investigar entre todos. En este disco sí que hemos podido contar con ese elemento y se nota en las canciones. Estamos muy contentos porque podemos cubrir todo ese espectro al que queríamos llegar. Es cierto que con 'North' estamos muy satisfechos porque suenan a lo que queríamos pero si tienes dos cartas más para jugar, el resultado es muchísimo mejor.

«No podemos más que estar agradecidos y disfrutar, tratando de hacer partícipe a todo el mundo»

- ¿Es la clave que da pie a ese sonido más funk o más soul?

- Seguramente. No vetamos ningún género. Si a alguien se le ocurre algo, lo probamos, tiramos la canción y vamos trabajando en ella, con lo que le pide a cada uno, lo que a cada uno le mueve. Vamos a por funk y de repente sale pop. Si nos da la vida, lo dejamos. Además, no nos encajamos todavía en ningún sitio, solo queremos que el resultado tenga coherencia y armonía

- Lo que sí han repetido es la producción con José Nortes

- Sí. La primera vez fue una pasada trabajar con él. Lo conocíamos por un trabajo con Paco, el guitarrista y sabíamos que era muy buena opción,. Cuando entramos a grabar, la mecánica de trabajo nos dio la vida. Entiende a dónde quieres ir y te va llevando. Para este disco queríamos que eso se volviera a dar, lo que existía entre la banda y él. Y como vemos 'Air' como continuación de 'North', tenía todo el sentido.

- Y precisamente, con el norte, tienen cierta relación porque por aquí empezaron sus conciertos, ¿no es así?

- Sí, es que las primeras veces que fuimos a grabar maquetas y a tocar fuera de Madrid fue al norte. Durante esos dos años, hicimos esos conciertos y esas canciones y tenía mucho sentido que ese ambiente más neblinoso encajara con el nombre. Tenía relación física y geográfica.

- Es una constante escuchar su nombre unido al de voz prodigiosa, torrente, etc. ¿Cómo vive esa parte de los halagos?

- Hombre, muy agradecida. Estoy muy contenta de que la gente piense eso, aunque yo no lo diga de mí. Intento trabajar como los demás y vivir cada concierto como si fuese el último. Me emociona que la gente piense eso pero hay muchas voces increibles. ¡Es como si hablaran de otra persona! No creo que sea una revolución. Hago lo que hago.

- En el concierto reciente en Oviedo, no se cansó de agradecer a la marca y al público que hicieran posible estar tocando allí. ¿Se siente afortunada de dedicarse a esto?

- Mucho, mucho. Primero porque no contábamos con ello y después porque si notas cariño y que la gente lo valora, es una maravilla, es un milagro que pase. No podemos más que estar agradecidos y disfrutar, tratando de hacer partícipe a todo el mundo.

- ¿Han cambiado mucho como banda en este periodo?

- Es cierto que no tocamos como hace un tiempo. A lo largo de estos dos años hemos ido aprendiendo mucho. A dar con la onda, a trabajar juntos y buscar nuestro sonido. Estamos contentos porque vemos que ha habido una evolución, pero también sabemos que nos queda por caminar una barbaridad y cada concierto te enseña cosas nuevas. Cuanto más haces, mejor se te da, como todo en la vida

- ¿Qué destacaría como parte de esa evolución?

- Hemos notado, sobre todo, que ahora a la hora de tocar en los directos, que las canciones han evolucionado mucho. Nos gusta hacer cosas que en los discos nos están. Podemos jugar e improvisar un poco más. Sentimos que somos un poco más libres, aunque siempre con cierto nervio.

- ¿Dejan espacio para la improvisación?

- Básicamente respetamos el repertorio pero sí que nos dejamos llevar. Hemos retomado temas olvidados y repescado cosas. Depende de la noche, de cómo va saliendo todo. En los temas también, muchas veces si estamos sintiendo algo muy guay, lo alargamos lo que haga falta y al revés también. Está bien que estén vivos.

Planes y Quique González

- Ya que está en Cantabria, es inevitable preguntarle por su 'jefe detective', Quique González. ¿Qué papel ha tenido en la trayectoria de Morgan?

- A ver, Quique para nosotros ha sido un ángel. Otro milagro, un regalo. Tanto 'Chuches' como yo, que estuvimos en la gira con él, hemos aprendido muchísimo. Ha sido increíble. Aparte de esa parte tan generosa de hablar de nosotros y nuestra banda, que no tenía necesidad y lo ha hecho… Tiene un público que respeta mucho la música y hay mucha gente que viene a vernos porque nos ha conocido a través de Quique y eso es una responsabilidad también para ese público que ha confiado en su criterio. Es una relación muy bonita. Cuando ya le conoció toda la banda, ha sido una maravilla. Es una personas que respeta la música y no podemos tener más común. Cuando cantas con él pasan cosas increíbles.

- Las mujeres ocupan cada vez mayor espacio y la reivindicación crece. ¿Cómo se siente al frente de una banda masculina?

- Creo que queda mucho por hacer para romper esa brecha de género que hay en todos los ámbitos artísticos. Es un problema de base social, no solo en la música y hay que ir poco a poco siendo constantes y tratando de concienciar a todo el mundo, apelando al sentido común. Nunca hay que parar y debemos tratarlo de manera natural intentando solucionar el problema. Si tienes el mismo talento da igual el género.

«Hay mucha gente que viene a vernos porque nos ha conocido a través de Quique y eso es una responsabilidad»

- No hay nada más fuerte que el amor, canta en 'Planet earth'

- Para mí no. Todos los tipos de amor son una locura. Es lo que más mueve al mundo.

- Han compuesto 'Air' mientras giraban con 'North'. En medio de su apretada agenda desde hace dos años, ¿qué han escuchado últimamente que les haya sorprendido?

- En la furgoneta escuchamos mucha música, son muchas horas. El último disco de Kendrick Lamar estamos que no cabemos en nosotros mismos. Yo he escuchado el último de Nat Simons y lo mismo, como el de Aurora & The Betrayers o el de Ele que estoy esperando que salga.

- Tienen un verano repleto por delante...

- Nosotros a corto plazo, pretendemos tocar mucho y volver a las ciudades en las que ya hemos estado y además visitar otras nuevas. En un futuro lejano intentaremos salir. A ver qué tal se respira fuera nuestra música.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos