Enrique Iglesias transforma El Sardinero

Los operarios comenzaron ayer a montar sobre el césped de El Sardinero el escenario al que se subirá Enrique Iglesias. / Javier Cotera

El escenario, que comenzó a instalarse ayer, estará cubierto por pantallas led y albergará un montaje de luz, sonido y pirotecnia | El estadio se prepara para un concierto «nuevo y distinto» al del resto de su gira internacional

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

«Que no sea sólo un concierto, que sea también un espectáculo». Esa es la premisa que el entorno de Enrique Iglesias ha trasladado a la productora que desde el pasado lunes se encuentra acondicionando el estadio de El Sardinero de cara a una de las citas musicales claves del Año Santo Lebaniego. El equipo del artista, que el próximo sábado hará la única parada del año en España, ha preparado a conciencia su visita a Santander. «Sobre este escenario se hará algo totalmente nuevo y distinto a lo que se ha visto hasta ahora en su gira internacional. Una actuación pensada para el público español», detalla sobre el césped de los Campos de Sport Esther Soto, asistente de producción.

Lo que ella llama 'escenario' todavía es sólo un proyecto del resultado final que se espera. A falta de cuatro días para que se abran las puertas, la pieza principal empezó ayer mismo a tomar forma. Ni las pantallas led que rodearán al cantante, ni los cañones de luz, ni las barras y puestos que surtirán de comida y bebida a los espectadores son todavía visibles. El despliegue de luz, sonido y pirotecnia está todavía empezando a tomar forma.

«Que nadie tenga miedo, hay tiempo. El plan de trabajo está cerrado y no hay margen para la improvisación», cuenta Gorka Arranz, responsable de toda la infraestructura. Por un lado, tiene que realizar el montaje pensando en las características del espectáculo. Por otro, en el plan de seguridad que ha diseñado la Delegación del Gobierno.

La cifra

500
operarios trabajarán antes y durante el concierto de Enrique Iglesias. Unos 60 están ya realizando el montaje y hoy se sumarán otros cien, principalmente técnicos.

Se queja, resignado, de que el recinto les condiciona. Su empresa también se encargó de acondicionar el aparcamiento de Santo Toribio para el concierto de Jean Michel Jarre de abril y allí fue más sencillo. A pesar de que el espacio era más reducido y tenían que avanzar con cientos de peregrinos alrededor, no había puertas que impidieran el paso de los camiones. «Ocurre en estadios y plazas de toros. La entrada tiene sólo tres metros de ancho y no pasan los camiones», apunta Arranz. En vez de pasar hasta la portería con los vehículos, tienen que descargar en la calle, meter a pulso o con carretillas elevadoras las piezas del escenario mientras avisan a los curiosos de que no se puede meter la cabeza y después usar otra maquinaria para empezar a ensamblar.

Más sobre el concierto

Los 50 operarios que hay sobre el terreno, a los que se unirán otros cien esta tarde, principalmente técnicos de sonido y luz (se calcula que, entre técnicos, operarios, seguridad, camareros e información, medio millar de personas trabajará en algún momento de este concierto), tienen previsto concluir hoy la instalación de las torres de sonido, del escenario auxiliar que se colocará en el centro del estadio y del control, junto al que habrá una zona privada del artista desde la que sus familiares y amigos seguirán el concierto. Su camerino estará en el interior de la 'Gradona de Los Malditos', el lugar que ocupan habitualmente los aficionados más fieles del Racing. «El resto tiene que estar acabado el viernes para los ensayos», recuerda la ayudante de producción. La incógnita es saber si Enrique Iglesias participará en ese ensayo junto a músicos y bailarines o esperará al mismo sábado para hacer únicamente las pruebas de sonido.

'Fan zone' en el aparcamiento

En el exterior del estadio, dejando a un lado el trasiego de operarios y la llegada continua de camiones, la situación es de normalidad. Así será hasta el mismo día del concierto. A primera hora del sábado se comenzará a vallar todo el perímetro de seguridad. Dentro de este anillo quedará el estadio y el aparcamiento. Habrá cinco carriles de acceso -dos frente a la fachada del estadio y otras tres por Mesones- que se abrirán a las 16.00 horas. En ese momento comenzará a funcionar una 'fan zone' en la que habrá música, un espacio de restauración y una tienda con productos del artista. «No se podrá acceder con latas, botellas o envases de cristal u otros objetos que puedan considerarse peligrosos, así como con bebidas alcohólicas», explica la organización, y recuerdan que llevar mochilas, cascos y objetos voluminosos pueden hacer más largo este trámite. El segundo control tendrá lugar ya en la entrada del estadio. Se abrirán trece puertas a las 20.30 horas y el Dj Adrián García hará de telonero a Enrique Iglesias hasta las 22.30.

El trabajo no acabará con el último bis del cantante. Además de desmontar, la productora se ha comprometido con el Racing a restaurar todas las zonas afectadas. Por ejemplo, el césped. Aunque la maquinaria se mueve por plataformas para causar el menor daño posible, toda la moqueta será sustituida.

«Estos dos días que llevamos de labor han sido buenos porque no ha hecho calor. Esperemos que continúe así», indica un operario que trabaja antes de la cita y al que también le tocará hacerlo después. Se repondrán los muros que se han derribado para crear pasillos de seguridad. Este concierto transformará El Sardinero, pero sólo durante una semana.

Fotos

Vídeos