M-Clan: «No queríamos ser un grupo más de rock en español»

M-Clan: «No queríamos ser un grupo más de rock en español»

La banda murciana actúa esta noche en Colindres, donde presentarán su último disco ‘Delta’, en el que vuelcan sus influencias americanas

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

Han tenido apenas tres días de vacaciones, pero es un periodo largo teniendo en cuenta su agenda entre julio y septiembre. O en el escenario, o en la carretera, M-Clan estará en Colindres este jueves (23.00 horas). Con ellos traerán las canciones de 'Delta', el disco que “siempre” quisieron hacer. Y lo que siempre quisieron, a la vista del resultado, es sumergirse de lleno en el country, el folk y el blues con el que crecieron.

- Cuando comenzaron se decía que sonaban “a fuera”. Con Delta se sumergen en un sonido puramente americano. ¿Ha sido algo premeditado?

- 'Delta' es un disco que hace años queríamos hacer Ricardo y yo. El más acústico. Esa era la idea primigenia, casi a guitarra y voz, aunque fue creciendo y las canciones fueron buscando otros caminos y lo recargamos más. Claro, a no ser que seas Leonard Cohen o Paul McCartney, un disco solo de guitarra puede ser un suicidio.

-Su debut en el 95 marcó el inicio de un estilo que han mantenido hasta la actualidad. ¿Es cuestión de actitud?

- Crecimos escuchando rock clásico anglosajón. Español también, pero nos marcaban mucho estilos como el blues. Eso fue lo determinante para crear un grupo que no fuera otro más de rock español. Lo digo sin ningún desprecio; no queríamos ser otros seguidores de Leño aunque siguiéramos a Leño. Ahí estamos un poco todavía. Hacemos lo que nos gusta con más o menos intensidad. Venimos de grupos de guitarristas en los que primaba este sonido.

- ¿Usted se considera guitarrista?

- Que va. Yo soy malísimo y tengo alrededor a gente que toca muy bien la guitarra.

- Entre su discografía se destaca 'Memorias de un espantapájaros' como referencia. ¿Está de acuerdo o señalaría algún otro de sus trabajos?

- Cada época de Mclan tiene su relevancia. Llevamos 24 años en esto. La primera etapa precomercial, pre gran público, vendíamos poco, éramos underground. 'Memorias' marco un cambio. 'Usar y tirar' también. Para mí, 'Para no ver el final' es un disco en el que acertamos en muchas cosas por ejemplo, pero todos tiene un significado.

- ¿A dónde lleva el cambio como constante?

- Lleva a otra cosa diferente que te hace seguir.

- Desde los incios en Memphis con Jeff Powell hasta este último disco en Nashville con Brad Jones, han grabado fuera en varias ocasiones. ¿Siempre con la mismas meta?

- En Nashville hemos grabado con músicos no españoles por primera vez; el equipo de Brad Jones. Queríamos ese sonido más country. Nos sirvió además la experiencia de Quique González y el resultado de sus discos allí. Hay gente que dice ¿Por qué no grabais en España? ¡Porque no me da la gana! La música es libre, no te debes a un patriotismo. Si me quiero ir de viaje me voy donde me da la gana, ¿por qué tengo que quedarme en Soria? Son viajes musicales. La reivindicación de lo propio no necesariamente es lo único bueno. El nacionalismo musical. ¿Pone en algún manual que hay que hacer música española? Lo convertimos en música española porque lo hacemos nosotros. Siempre se le da la vuelta a estas cosas.

- Y además, en su videoclip, convirtieron Denia en California...

- Bueno, sí. Era un homenaje a los sonidos de los años 70 desde Buffalo Spring a los Eagles, a la música californiana. Con esa intención de hacerlo propio, que es lo bonito. Trasladarlo a nuestro universo es como una especie de puente.

- En esa canción se habla de trenes perdidos. ¿Cree que ha perdido alguno?

- Yo creo que los he ganado. Habría perdido si no lo hubiera hecho. Desde crío me gustaba estar en un grupo de rock. Entonces no concebía la vida sin ello. Ese motor es muy potente.

- La banda con la que gira parece estar en una sintonía óptima

- Hacer una buena piña tiene que ver en el sonido final. Si hay piezas que se salen de esa sintonía, se nota. La familia de uno es tu grupo cuando estás de gira, con quien más emociones compartes. ¡Estoy más con el guitarrista que con mi novia!

- El trabajo de composición sin embargo, lo hacen entre dos

- Ricardo y yo solemos encontrarnos en su estudio de Murcia. Y a partir de ahí, seguimos trabajando a través de internet y demás.

- Ayer, hizo 48 años que los Rolling Stones llegaron al número 1 en Estados Unidos con 'Honky tonk women'. ¿Una buena canción puede cambiarlo todo?

- ¡Esa era la canción número 1 del día que yo nací! Todo no sé, pero puede cambiar cosas. Hay canciones que hay tenido mucha fuerza. 'Imagine', de John Lennon por ejemplo. Para una banda por supuesto. 'Llamando a la tierra' o 'Carolina' son un ejemplo; sin ellas no estaríamos aquí. La gente se empeña en decir que les tenemos manía. No. Se trata de que tenemos otras tan buenas o mejores, pero les debemos mucho.

- Hablamos de los Stones y surge la eterna distancia con los Beatles, de los que usted se reconoce amante

- Eso es una chorrada de niños pequeños. Los duros eran los Beatles como decía Lemmy Kilmister. Los Stones nacieron en familias acomodadas e iban a escuelas de arte y los Beatles venían de barrios obreros.

- ¿Y por qué se mantiene esa pelea hoy en día?

- Porque sigue habiendo críos. Lo que hicieron los Beatles no lo hicieron los Stones, aunque en momentos me puedan gustar más. El grupo que cambio la historia fueron los Beatles.

- «Los políticos hacen negocio con nuestras ilusiones», afirmó.

- Sin duda. Y con nuestro dinero, que es peor. También quiero señalar que porque algunos lo hagan no se puede decir que sean todos. Ser político no es ser un hijo de puta. La corrupción y otros problemas hacen complicado que su figura se defienda. Eso tienen que recuperarlo ellos. Aunque vamos a votar y aún les premiamos...

- Su parte poética, ¿en qué se inspira?.

- No soy un gran lector de poesía. Cuando lo he hecho han sido textos que me ayudan a hacer canciones. No tengo una vena poética. La vida en sí es todo un poema.

- ¿En el escenario se siente jefe?

- No, no. Somos una banda. Soy el hilo conductor entre la banda y el público. Somos una máquina en conjunto.

Fotos

Vídeos