Mestizaje artístico y sentimental en la Gala del Folclore Cántabro

Fotos: Alberto Aja / Vídeo: Héctor Díaz

La música popular de la tierruca, el homenaje al folclore argentino y las zarzuelas montañesas integraron otra exitosa edición, con el 'Santander' de Sepúlveda como banda sonora

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

De Ariel Ramírez a Pepín del Río. De Jorge Cafrune a Carlos Gardel. De las 'Jotillas de Silió' a 'Los amores de Renedo. De las tonadas y zarzuelas montañesas al entrañable 'Santander' de Jorge Sepúlveda. De los estrenos al retorno de Vallobera. Mestizaje artístico y una gran calidad en cada actuación caracterizaron ayer la XVIII Gala del Folclore Cántabro. Organizada por la asociación cultural Proa, resultó un éxito.

Empezando por el taquillaje, pues volvieron a agotarse las entradas para disfrutar en la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria de lo nuestro y de lo que, vía sentimental, hemos adoptado. Y, además, con obras de pintores cántabros como telón de fondo.

Ambientaron el espacio escénico creaciones de Riancho, Pisano, María Blanchard, Sobrado, Valdeón, López Ayerdi, Orallo y un extenso etcétera de ilustres firmas.

Contó el evento, cuya recaudación se destinará a Amica, con la presencia, entre otras personalidades, de la alcaldesa de Santander, Gema Igual, y el consejero de Educación, Cultura y Deporte del gobierno de Cantabria, Francisco Fernández Mañanes. Como dijera su presentador, Juan Carlos de la Fuente, la Gala del Folclore Cántabro constituye una «gran muestra anual de la música, los bailes y las costumbres de nuestra querida región».

Confirmando sus palabras doscientos intérpretes la llenaron de alma, corazón y vida. Proa rinde siempre en su transcurso «un homenaje sencillo, pero muy sincero, a las personas que han dedicado gran parte de su vida a la difusión, la creación, la recuperación o el mantenimiento de nuestro folclore». Esta vez se centró en José Luis Ramos, profesional de RNE durante cuarenta años. Gracias a él uno de los sellos discográficos más importantes de la historia reciente de nuestro país, RTVE-música, publicó dieciocho discos de folclore de Cantabria. José Luis trabajó con Pepe Hierro, fue nominado a los Gramy Latinos y le premió el ministerio de Cultura por su labor de «difusión de las tradiciones populares».

En el espectáculo, que dirigió y coordinó Juan Antonio Prieto, actuaron la Banda de Gaitas Cantabria, dirigida por Roberto Diego; el Coro Ronda Garcilaso, que este año celebra su setenta y cinco aniversario, dirigido por Lorenzo Morante; los Coros y Danzas de Santander, dirigidos por Luis Escudero; el cantante argentino Óscar Delfino; la agrupación Alegría Cántabra; la Banda Municipal de Música de Santander bajo la batuta del Vicent Pelechado; el grupo Vallobera; la Coral Salvé de Laredo, dirigida por José Luis Ocejo, y el solista David Argos.

Minutos antes de que comenzara, varios espectadores opinaban para El Diario Montañés sobre su significado y el folclore de la tierruca. «Estuve el año pasado y no me quería perder tampoco esta edición. Me gusta mucho nuestra música y también la de otras latitudes. Por ejemplo, la argentina. Me agradó, por tanto, saber que se iba a rendir homenaje a los sonidos populares de aquella nación», declaraba Lucía.

Roberto, por su parte, subrayaba «el enorme valor que tiene que en este acontecimiento se incluya el reestreno de pasajes de zarzuelas montañesas. ¡Las hay excelentes! Creo que este tipo de detalles son los que dotan a la gala de verdadera personalidad, por lo que felicito a sus responsables. Han tenido una idea muy buena y les animo a que sigan en la misma línea. Estoy seguro de que será emotivo escucharlas. Como aficionado al género, disfrutaré al máximo.».

«Que se haya decidido rematar el evento con la canción Santander del inolvidable cantante Jorge Sepúlveda, tan vinculado a nuestra capital, donde tiene un monumento, es un rotundo acierto. La música melódica también forma parte destacada de nuestra esencia. Conviene recordar que Santander es una de las ciudades españolas con más tradición de boleros, si no la que más. El tema que compuso Sepúlveda es una maravilla y las personas que vamos a llenar la sala lo conocemos perfectamente. Es decir, que podemos cantarlo. Vamos a formar un coro para la historia cuando entonemos eso tan bonito de Santander, eres novia del mar…», declaraba Inés.

Alberto Aja

Para Alberto «no hay música como la de nuestra tierruca. Mejor dicho: música… y bailes, que también los tenemos de primera categoría. La variedad del folclore de la región es impresionante. Está llena de matices de todo tipo.

No existe en España una comunidad de similar extensión geográfica con mayor variedad y calidad en este ámbito. Lo comprobaremos, de nuevo, en la gala, cita tradicional, a la que, por cierto, llevo acudiendo unos cuantos años».

Verónica subrayaba «la finalidad benéfica del espectáculo, algo que siempre hay que poner en valor. Considero que se trata de un ejemplo a imitar. Habría que organizar a lo largo del año muchos más actos de este tipo, de fin solidario. Amica realiza una labor excelente. Se merece, en consecuencia, todos los apoyos. Cada uno de los seres humanos que trabajan en su colectivo es admirable. El arte y la solidaridad se darán, por tanto, la mano. Me alegra poder estar aquí para colaborar».

Juan Carlos también acudía al Palacio dispuesto «a pasarlo muy bien. Es decir, como en las anteriores galas de las que fui espectador. Me considero cliente fijo de este acto».

'Santander, eres novia del mar', cita con la nostalgia y la emoción

La Gala del Folclore Cántabro concluye cada año con la interpretación –artistas y público– de un tema representativo de nuestra región. En ediciones anteriores la organización había elegido, entre otras, composiciones tan exitosas como 'Viento del norte' o 'Santander, la marinera'. Para la XVIII optó por el popular 'Santander' del inolvidable cantante Jorge Sepúlveda. Conviene recordar al respecto que Jorge tiene un monumento en la ciudad pagado por los oyentes de Cope Cantabria en el año 1996, obra del escultor Ramón Ruiz Lloreda. Los mil seiscientos espectadores que presenciaron el evento y sus doscientos artistas formaron un perfecto coro para acompañar, como despedida, a la Coral Salvé de Laredo y la Banda Municipal de Música de Santander. El director de la banda, Vicent Pelechano, había preparado una emocionante versión sinfónica de la canción. Como resultaba fácil suponer, tal interpretación colectiva se convirtió en uno de los momentos más entrañables del espectáculo. Sepúlveda, en el año de su centenario, recibía así otro sentido homenaje en la ciudad de la que se enamoró y en la que cada día contempla el mar desde la Avenida de Reina Victoria. Volvieron a escucharse las palabras que escribiera en el Hotel Real: «Santander, eres novia del mar…».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos