«La mitad de los grupos actuales no existirían sin los Brincos o los Bravos»

Marc Ros, en el centro, junto con sus compañeros de banda Axel Pi (izquierda) y Jesús Senra (derecha). / DM

Marc Ros, guitarrista y voz de Sidonie, banda que es hoy cabeza de cartel en el Santander Music, reconoce que «no hay que conformarse a la hora de hacer música»

PILAR G. RUIZ SANTANDER.

'El Peor Grupo del Mundo' sonará esta medianoche en Cantabria. Es el título del último y positivista disco de Sidonie. «Un homenaje pop al pop», es la referencia más repetida al hablar de este trabajo que ha consolidado al trío catalán que cerrará el tour el próximo 30 de diciembre en el madrileño Wizink Center. Axel Pi (batería), Jesús Senra (bajo) y Marc Ros (guitarra y voz) son hoy la cabeza de cartel del Santander Music en su primera jornada. Este último, charla acerca del futuro y, sobre todo, del pasado, antes de su show en la campa de la Magdalena.

-Le pillamos recién llegado de un festival y a punto de salir hacia otro.

-Sí, haciendo maletas, que es una parte importante del trabajo de la música en la que no piensas cuando te metes en esto queriendo dar gritos y aporrear una guitarra. Como hacer videoclips o dar entrevistas.

-Y esas otras partes, ¿qué tal las lleva?

-Bien. Me he acostumbrado. Al final resulta interesante ver la imagen que proyectas a partir de la visión de otras personas.

-¿Está de acuerdo con el perfil resultante de esas visiones ajenas?

-Es una cosa curiosa porque al final, acabas adaptándote a esa imagen que dan de ti, lo cual, en el caso de un tímido como yo, es una ventaja a la hora de tener que ponerte delante de miles de personas.

-Viéndole sobre el escenario, nadie lo diría.

-Me he convertido en actor de escenario. No es algo exclusivo; somos muchos los que tenemos este problema en el mundo de la música. Yo me pongo nervioso hasta delante de mis padres y mi hermana cuando me piden que les cante algo en Navidad.

- En apenas unos días, pasan de hacer un concierto exclusivo en Galicia al festival Low. ¿Tanto cambio sirve para mantener la inquietud?

- Sí, no tiene nada que ver. En Coruña tocamos para unas quince personas y en el Low para 25.000. Nosotros nos lo tomamos siempre de la misma forma, con los mismos nervios y las mismas ganas de que salga bien. Se trata de transmitir con tus canciones.

-El éxito comienza cuando empiezan a cantar en español y se consolida ahora, cuando reconocen abiertamente la influencia del denostado pop español.

-Es que no nos gustaría ser de otra manera. Los artistas en los que nos fijamos o a los que escuchamos, como David Bowie, experimentaron y no se conformaron. Ese es nuestro modelo a la hora de hacer música.

«Me pongo nervioso hasta cuando mis padres me piden que les cante en Navidad»

-¿Sienten que han cumplido con la justicia poética de reconocer ese legado?

-No nos cansamos de decir lo fans que somos del pop y de sus pioneros. Me sorprende encontrar a grupos más jóvenes que ni siquiera saben de quienes les hablas. Me gustaría decirles que si estáis aquí es porque estaban ellos antes. Sin los Brincos, los Bravos o el Dúo Dinámico, no existiríamos nosotros ni la mitad de lo grupos actuales.

- ¿No quieren acomodarse y ser una banda con hits suficientes para llenar el repertorio?

- ¡Estaría bien tener suficientes! (ríe) Pero no. Aunque también me gusta escuchar a Abba, por ejemplo, que son todo lo contrario, pero nosotros queremos el cambio.

- Entre sus referencias también están la Velvet Underground, los Beach Boys o los Beatles, que según dice, le sirvieron para elegir este camino.

- Así es. Recuerdo perfectamente, siendo un chaval, estar en Roses. Tenía un casete con 'Revolver' en una cara y 'Sgt. Pepper´s' en la otra. Cuando lo escuché fue como reconocerme. No quiero parecer hippie, pero fue una experiencia orgánica. Sentí que eso era lo que quería hacer.

-¿ Y con su afición por la cultura francesa, ¿no se plantean una incursión en la chanson?

-Ese concepto, que como dices, me encanta, sobrevuela nuestros discos. Como la Nouvelle Vague, las portadas, o las referencias a autores franceses; están ahí.

-Descubrieron que 'Sierra y Canadá' era gris al cabo de dos años. ¿Cómo es posible?

-Lo entendí al cabo de unos ese tiempo, que es lo que suelen durar las giras. Las canciones no se acaban cuando se termina el estudio o el disco, sino cuando llegan al escenario y al público. Comprendí que había ahondado en la parte más oscura del pop, lo cual es algo interesante, porque no es lo que suelo escuchar habitualmente. Me gusta más la parte luminosa que no es nada gótica. En vez de Wagner prefiero a Puccini.

-Y con 'El Peor Grupo del Mundo', ¿qué balance puede hacer desde su salida en septiembre?

-Me gusta porque es pop, con estribillos. Cuando miro nuestra discografía me gusta ver que es breve, como en los 60. Me he educado escuchando ese tipo de creaciones. Es un buen disco de buenas melodías.

- En caso de discusión, la última opinión es la suya por ser el compositor, como Freddy Mercury.

- ¡Claro! (Ríe). A mí me cuesta mucho escribir canciones. Me puede llevar 3 o 5 meses cerrar un tema. Cuando lo termino, antes que a cualquiera, a quienes les tienes que gustar es a Axel y a Jes. Si resulta que no, pues me iré triste ese día y volveré con otra mejor. No entiendo a esa gente que dice que no escribe o compone para otros, que solo le importa su opinión. Para eso quédate en una gruta.

- En 'Revolver, el disco de los Beatles que revolucionó el rock' de Tito Lesende (EfeEme, 2016), afirma que Sidonie son herederos de 'Rain' de los Beatles. ¿Qué implica esto?

- Cuando comenzamos, queríamos conseguir el sonido de la guitarra en esa canción de forma casi psicópata. Con 'Paperback Writer' y 'Taxman', fueron las primeras canciones que tocamos como grupo.Queríamos sonar así.

- ¿Lo han conseguido?

- ¡No! En este disco lo clavamos, y resultó que no encajaba con la canción en la que queríamos meterlo. Y siempre son las canciones las que mandan y lo definen todo.

- Se metieron en las bandas sonoras con la película 'Incidencias'. ¿Cómo fue la experiencia?

Breve. Fue una curiosidad. A mí lo que me gustaría de verdad sería hacer una banda sonora completa.

«Cuando comenzamos, queríamos conseguir el sonido de la guitarra de 'Rain' de forma casi psicópata»

- Como su admirado Serge Gainsbourg

Era un tipo casi renacentista, hacía montones de cosas y todas muy bien. La principal diferencia es que él se ligó a la mayoría de actrices bellísimas de su época y yo no.

- Está hablando con un medio cántabro, quizá le coja el guante Nacho Vigalondo.

- ¡Saldría algo absolutamente increíble!

- ¿A cuánta gente ha besado en los conciertos de esta gira?

- Hasta la autocensura, ¡a centenares! (ríe). No, solo unas docenas. Es poco higiénico, y con lo maniático que soy yo para esas cosas, ni entiendo lo que me da ahí arriba. Pero Elvis también lo hacía...

- Siempre mirando al pasado

- Totalmente. Quizá sea un exceso de romanticismo

- Y si mira al futuro, ¿Dónde se ve disfrutando su Negroni dentro de veinte años?

- Teniendo en cuenta que se inventó en Florencia, me parece el mejor lugar donde imaginarme, dentro de 20 años, si vivo lo suficiente, bien acompañado. Sería perfecto. Estoy enamorado de esa ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos