«En la música hay muchas drogas y vicio»

Jesús y Daniel Oviedo, Gemeliers, se reencontraron ayer con sus fans de Santander.
Jesús y Daniel Oviedo, Gemeliers, se reencontraron ayer con sus fans de Santander. / Antonio 'Sane'

Gemeliers, que firmaron ayer discos en El Corte Inglés de Santander, agradecen el apoyo de sus padres «por guiar nuestras carreras y vidas personales»

LUIS GÓMEZ/R. M. R. .

Gemeliers -la pareja de gemelos Jesús y Daniel Oviedo- son lo más parecido a 'Pretty Woman'. Las adolescentes, especialmente, nunca se cansan de verlos. Ayer regresaron a Santander para firmar ejemplares de su hit 'Gracias' en El Corte Inglés y fueron recibidos por más de un centenar de fans que hicieron cola para acercarse a unos artistas que la crítica ignora y la calle idolatra. «Somos una medicina para muchas de estas chicas. Algunas padecen 'bullying', algo común en estas edades, y nuestra música les sirve de solución», reflexionan ambos.

Pese a acompañarles el éxito, no se les ve con ningún tipo de ínfulas. «Seguimos siendo unos chicos normales que vamos con nuestra familia a casi todos los lados. Sólo somos artistas». Lo afirman ellos y lo ratifica Eva. Su madre, además de su marido, guía la carrera «y vidas» de sus hijos, que han resucitado el 'fenómeno fan' en España. «No al nivel de los Beatles», bromean, aunque «sí nos dicen que nos parecemos a Los Pecos», remarca Jesús, cinco minutos mayor que su gemelo.

No andan desencaminados. A sus 18 años levantan una brutal expectación allá donde van: «Lo más importante en la música es mantenerse y renovarse. Siempre tenemos algo nuevo que ofrecer», remarcan. Y que hablen de uno, en su caso por partida doble. «Ya sea para bien o mal, pero que hablen de ti», reclama Daniel. Por desgracia, saben lo que dicen porque están acostumbrados a ser pasto de todo tipo de insultos en las redes sociales. No obstante, hacen oídos sordos a las críticas, que achacan, sin más, a la envidia. «Jamás insultaríamos a nadie, pero dice mucho de la educación de quienes nos atacan.

- ¿Hasta vosotros os habéis sorprendido del éxito obtenido?

- Por supuesto. Incluso nuestra familia. Despertábamos muchas dudas al principio. Nos decían los productores 'cuando vosotros consigáis discos de oro, entonces, os ganaréis mi respeto. Y hoy en día contamos no con un disco de platino, sino con cinco, y a punto de caer el sexto.

Las firmas

Los chavales agradecen el calor familiar, conscientes de los serios riesgos que entraña su profesión. «Nos acompañan para que nadie se aproveche de nosotros. Hay muchos peligros al acecho», coinciden los gemelos. «En este mundo es muy fácil que te ofrezcan de todo. También es fácil caer. Puedes llegar a ser una marioneta si no te dejas guiar bien. Ya sabes lo que se mueve en el mundo de la música, aparte de drogas... Hay mucho vicio, ladrones que te quitan... Está todo muy fácil, tan a mano que...», deslizan.

Pese a su juventud, saben cómo manejarse. En uno de los últimos conciertos que dieron en Barcelona muchos asistentes llegaron a «acampar 31 días. Veías a padres, madres, abuelas, niños... ¡Incluso a sus mascotas!», aseguran. Para no perder el contacto con la realidad, Jesús y Daniel siguen con su plan de estudios. Dicen que «están a punto de pasar a segundo de Bachillerato». Tan a gusto se sienten que pasan por alto no ser santo de la crítica musical. «Alejandro Sanz también fue criticado en sus principios. Nadie le tomaba en serio y hoy es uno de los grandes artistas de este país. Ahora mismo podemos decir que somos top en ventas en España».

- ¿Tenéis fecha de caducidad?

- Todos los artistas la tienen. Para llegar a esa fecha tienes que coger un camino equivocado. Vendemos más que nunca y si lo seguimos haciendo bien, no tenemos por qué caer ni caducar.

- ¿Cómo imagináis el futuro?

- Siempre juntos. Los gemelos jamás se pelean.

Fotos

Vídeos