Trece artistas internacionales buscan en Noja la conexión con la naturaleza

Las esculturas de Teresa Esteban están inmersas en la poética de los espacios urbanos./Daniel Pedriza
Las esculturas de Teresa Esteban están inmersas en la poética de los espacios urbanos. / Daniel Pedriza

Sianoja vive inmersa entre pinceles, pintura, madera y metal con una reflexión sobre los límites y fronteras, la conexión con el origen de la vida o el sonido del silencio

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

El hotel Torre Cristina de Noja se convierte estos días es un taller de arte y creatividad. Trece creadores de Corea del Sur, Eslovaquia, Jordania, Japón, Chile, Francia, Cuba y España miran al mar para navegar hacia el origen de la vida, visualizar el sonido del silencio o reflexionar sobre los límites y las fronteras. Llegar a los 'no lugares', sitios de tránsito como estaciones, o buscar la fuerza de la energía en una montaña, en las rocas o en el mar, además de adentrarse en el mundo natural, recorrer parajes increíbles y transformar el mundo. Manuel Sáenz-Messía es el creador y coordinador de Sianoja, el Simposio Internacional de Artistas que hasta el 15 de junio reúne en Noja a pintores y escultores que muestran su visión del arte. Están frente a la playa del Ris, en un paraje idílico. En el jardín los escultores, trabajan la madera, el metal y la fotografía. En la entrada, el pintor cántabro Guido Velasco invita a atravesar su puerta para descubrir nuevos mundos. Enfrente, los personajes fantasmagóricos de Rebecca Ajuelos, entre los que aparece una sirena. Y en el piso superior, el origen de la vida, el mar, la naturaleza y la playa se mezclan con la bravura de los toros, la dureza de las rocas o la transformación de los espacios. Ciudad y naturaleza compiten.

Guibert Rosales (Cuba) «Imagino fronteras, límites»

El cubano Guibert Rosales se ha desarrollado como artista en un contexto altamente politizado. Por eso, sus obras escultóricas, fotográficas o instalaciones reflexionan sobre problemas sociales como las desigualdades, los flujos migratorios y la violencia. Hasta Noja llega con un proyecto claro, quiere hablar de fronteras, límites y de la identidad. Reconoce que el espacio en el que se encuentra es adecuado para meditar con tranquilidad, como nunca antes lo había hecho. Ni corto ni perezoso comienza a trabajar preparando una masa en la que incluye arena de la playa de Noja. El resultado será una instalación de pequeño formato que invitará a meditar sobre si las fronteras son buenas o malas. También hablará de la identidad y sobre los espacios en los que los hombres deben tomar decisiones.

Teresa Esteban (España) «La poética de las ciudades»

Conoce a Manuel Sáenz-Messía y, por eso, no dudó ni un instante cuando le propuso participar en Sianoja. Y vino a Noja para trabajar la madera. Fue ver la pieza de madera que había sobre su mesa y enseguida imaginó una iglesia, una torre, un campanario... Y es que Teresa Esteban, doctora en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, profundiza en sus esculturas con barro, madera o metal en la poética de los espacios urbanos. Precisamente ha impartido una conferencia donde habla de 'Arte. Reimaginando ciudades'. En Noja ha diseñado una torre de madera, un edificio, un proyecto arquitectónico, inmerso en un paraje espectacular.

Masahiro Okawa (Japón) «Olas de metal y madera»

El japonés Masahiro Okawa es una persona muy preocupada por el medio ambiente. Realiza con metal ligerísimas y sutiles hierbas que inserta en piedra o madera. El metal es el material elegido también para trabajar en Noja. Lo dobla y estira para simular olas entre las que insertará madera y una historia sobre el mar en japonés. La cercanía del mar es su fuente de inspiración.

Rebecca Ajuelos (Francia) «Entre sirenas y fantasmas»

Habituada a pintar en tonos oscuros, Noja le ha acercado la luminosidad. Rebecca Ajuelos (Rbkka) nació en Francia pero vive y trabaja en Cantabria. Apasionada de la acuarela, la artista hace de esta técnica la base principal de expresión de su trabajo. Sus figuras humanas, animales e incluso híbridas expresan fuerza y desesperación. En Noja sigue trabajando en su línea: criaturas fantasmagóricas entre las que sobresale una sirena que le ha inspirado el lugar, las rocas y el mar. «Es la conexión entre la naturaleza, la libertad y la luz», señala la artista entre pinceladas y trazos.

Jerónimo Maya (España) «¿Qué había antes del mar?»

Perteneciente a una familia de artistas, Jerónimo Maya Moreno ha realizado recientemente en la Galería Espiral de Noja su primera exposición individual. En su obra cohabitan lenguajes y corrientes artísticas muy diferentes: expresionismo, arte povera, clasicismo, abstracción, lirismo... En Noja parte del mar para viajar al origen de la vida, incluso antes de que hubiese vida. ¿Qué había antes del mar, antes de todo? Busca en el pensamiento humano las ideas y las formas para intentar explicar con sus pinceladas el proceso anterior a la vida. «Busco la chispa inicial» para después intentar explicar hacia dónde queremos dirigirnos: Es el sentido primario, el proyecto inicial del que después surgió todo», explica. En un entorno «fantástico», reconoce que la inspiración llegó de la costa, de la bravura del mar.

Daniel Pedriza

Joo Eun Bae (Corea del Sur) «La energía de la naturaleza»

Joo Eun Bae llegó a España hace años y se quedó a vivir en Madrid, aunque reconoce que el norte de España le apasiona. Trabaja con pigmentos y tierra en una creación entre oriente y occidente inspirada en las emociones que experimenta frente a la naturaleza y a su propia vida: montañas, silencios, ríos, caminos lucha... Hace años que empezó a desarrollar este proyecto que tendrá su continuidad en Noja. Y recuerda el 'Sanguiun', palabra coreana con la que expresa la energía que emana de la montaña. En el caso de Noja, del mar. La naturaleza, el mar, la montaña son lugares alejados del ruido de la ciudad, que invitan a pensar, a reflexionar. «Es aquí donde vuelves al origen, donde aparece el lado salvaje y donde entrenas al oído para escuchar el silencio», explica. Su pintura utiliza poco color, solo blanco y negro para dibujar un paisaje silencioso, misterioso... Y donde sobresalen las rocas, la fuerza y la energía del mar.

Adriana Berges (España) «El viaje a los 'no lugares'»

Pintora, ilustradora, comisaria y gestora de proyectos arquitectónicos, Adriana Berges habla en sus obras de los 'no lugares', aquellos espacios de tránsito como las estaciones de tren o de metro. Sus obras son memorias de espacios públicos: monumentos, pasillos subterráneos, portales... «Espacios por los que transitamos día a día y con los que apenas interactuamos», explica. Sin embargo su proyecto ha dado un giro de 180 grados. Fue ver el entorno, el paisaje y el mar y cambiar su idea. Ahora pinta un paisaje y utiliza su tablet para los detalles. «Soy reflejo de una época y de una ciudad, internet y Madrid», explica quien está acostumbrada a tratar las imágenes con filtros y pasear por ciudades ruidosas donde siempre es necesario utilizar el transporte en los desplazamientos. «He recorrido la costa de Noja y es lo que tengo que dibujar ahora», concluye.

Stanislav Bubán (Eslovaquia) «Me fascinan los toros»

Nunca ha estado en una corrida de toros. Sólo una vez estuvo a punto de ir en Málaga pero no pudo ser. Sin embargo, la fuerza y la bravura del toro le impresionan. Stanislav Bubán, hijo de un reconocido pintor, pertenece a una generación marcada por el cambio de régimen de su país. Su obra ha experimentado varias fases. Actualmente se enmarca dentro de la figuración expresionista. Junto con los toros, el mundo gitano es otro de los temas presentes en su creación. En Noja vuelve sobre los toros, una manada, en esta ocasión junto al mar.

Enma Meruelo (Cantabria) «Un territorio de contrastes»

Pintora, docente y directora de proyectos de desarrollo cultural, Enma Meruelo transita en su obra por la naturaleza. Su primera parada son las grietas que aparecen en las rocas y que transforman el espacio. En su obra intenta hacer visible la contribución de los procesos creativos de las manifestaciones artísticas al desarrollo humano. Sus transformaciones también tienen presente a la mujer que aparece en un mundo construido bajo un planteamiento masculino. También las rocas que surgen en el mar consiguen cambiar el paisaje. Y es que Emma Meruelo reconoce que como creadora el arte tiene que tener una parte transformadora de la sociedad.

María Bejarano (España) «Un mirada al paisaje»

La pintora sevillana María Bejarano ha expuesto en la Galería Espiral de Noja en varias ocasiones y aunque conoce el lugar vuelve a sentir asombro cuando mira el mar. Su obra está llena de colorido y utiliza diversos materiales: lienzo, cerámica... Es muy conocida su reinterpretación de una antigua técnica del metacrilato. Es lo que hará en Noja, dibujar el paisaje a través de distintas capas de metacrilato. «Es un paréntesis en mi trabajo actual» donde utiliza más el blanco y las pinceladas sueltas para buscar la reflexión del público.

Guido Velasco (Cantabria) «Necesitamos puertas»

El pintor cántabro Guido Velasco aparece en la entrada principal del Hotel Torre Cristina junto a una segunda puerta. «Todos tenemos necesidad de puertas, de encontrar lugares en los que entrar», explica. Sobre la puerta figura la palabra 'Enter' para que el público se adentre y camine por su vida. «Antiguamente las casas estaban abiertas, hoy todo está cerrado, incluso en el arte», explica. Y Sianoja refleja bien su concepto, es una puerta abierta al arte.

Por los pasillos, en las escaleras y en las habitaciones está Joaquín Cano, creador sobradamente conocido en Cantabria, que colabora en el Simposio Internacional de Artistas de Noja. Su trabajo en los últimos años gira en torno al paisaje que reinterpreta en cuadros en los que se incluyen partes del paisaje realizadas con distintas técnicas.

Y si en algo coinciden los artistas es que Sianoja es una experiencia única de arte, cultura y vida. Compartir trabajo y experiencia durante días es muy enriquecedor, dicen. Sianoja es un foro de arte y cultura internacional que se celebra de forma ininterrumpida desde 2001. En estos 18 años han participado 203 artistas de 38 países. La colección de Sianoja ronda las 430 obras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos