Okuda salta de la torre al castillo

Ink and Movement

El artista santanderino, que prosigue su periplo creativo en Francia, pinta esta semana la fachada de un castillo del siglo XIX

GUILLERMO BALBONASantander

Más arriba, también más apasionado. Okuda San Miguel, el artista santanderino cambia de escenarios y espacios con tanta facilidad como acumula retos y engrandece su proyección internacional. Francia es su último territorio explorado y, entre finales de primavera y este arranque de verano, ha saltado de una torre parisina a un castillo en el Loira.

La galería Adda & Taxie de París, en paralelo, inauguraba su espacio con la primera exposición monográfica de Okuda en la capital francesa. La sala expositiva fundada por Valeriane Mondot y Anna Dimitrova abrió sus puertas con la «explosión cromática» que representa la obra del artista santanderino cuyo trabajo ha consolidado una importante proyección internacional, situándolo como uno de los artistas urbanos más reconocidos de la actualidad.

Desde el pasado día 17 de junio al 29 de agosto, el número 39 de la avenue Matignon exhibe las obras más recientes de Okuda, una colección de telas y esculturas que sirve al artista para, por fin, poner la bandera en la capital del arte moderno por excelencia, y a la galería Adda & Taxie para emprender a su aventura artística.

Además, París, ciudad de iconos clásicos que respira arte y cultura por todos sus rincones, ha servido de fuente de inspiración al creador que en esta muestra propone un viaje a la mente de la inquietante figura de ‘La Mona Lisa’. «En este período más maduro de mi carrera, viajar y transformar espacios por todo el mundo es una de mis mayores fuentes de inspiración. La retroalimentación con otras culturas me hace sentir más libre vivo, lo cual se refleja en mis creaciones, siempre con una mirada positiva», ha reflexionado Okuda.

Okuda ha pintado un gran mural –60 metros de altura, el más alto intervenido por él hasta la fecha– en el distrito 13 de la ciudad del Sena

El pasado mes concluyó su gran mural –60 metros de altura, el más alto intervenido por Okuda hasta la fecha– en el distrito 13 de la ciudad del Sena. Comisionado por By Night Gallery, para su primer muro en París Okuda eligió plasmar su personal interpretación de ‘La Mona Lisa’ de Leonardo Da Vinci como homenaje a los valores que esta (y la ciudad que la acoge) representa.

Esta obra maestra del Renacimiento es asimismo el punto de partida de la citada exposición ‘The Dream of Mona Lisa’, primera muestra individual de Okuda en suelo francés. En ella ahonda en su visión del ser humano «enfrentado a sí mismo y a sus raíces», entre su yo natural y su yo social.

Fachada de un castillo

Ahora tras su reciente paso por París –durante el que pintó la fachada de ese edificio de 19 plantas con una imagen renovada de la famosa Gioconda de Da Vinci, y realizó un diseño para trampolín sobre el río Sena con motivo de la candidatura parisiense a los Juegos Olímpicos 2024– más sus trabajos previos en Metz y Angers, Okuda ha regresado a Francia para un nuevo proyecto lleno de historia, de la mano de By Night Gallery e Ink and Movement.

El artista intervine esta semana la fachada de un castillo, que data de finales del siglo XIX, situado en el departamento del Loiret en la región de Centre Val de Loire, gracias a la invitación de Urban Art París en el contexto del festival LaBel Valette en Pressigny-les-Pins.

Dicha acción lleva por título ‘Skull In The Mirror’ y con ella el cántabro confiere de nuevo vida a este castillo, «abriendo de paso un nuevo capitulo en su historia».

Adquirido por republicanos españoles en los años 30, pasó a ser dominio del régimen franquista durante la Guerra Civil. La Valette se convierte después en un colegio y en un centro de vacaciones para niños, hasta que en 1986 comienza a ser progresivamente abandonado; finalmente, en 2012 pasa a ser adquirido por el Ayuntamiento local y una empresa privada.

Okuda se ha inspirado tanto en el lugar como en su historia a la hora de crear una obra única y transmitir un mensaje de esperanza en todo el mundo.

Algo que conecta con la visión contemporánea inspirada en el arte clásico y su posterior reinterpretación por los artistas del Renacimiento que el artista español viene desarrollando en los últimos tiempos «desde su propia, pero universal y colorida, perspectiva: a través de estructuras geométricas, patrones multicolores y escenas oníricas, y como parte de su continua reflexión acerca de nuestras contradicciones, anhelos, intuiciones y creencias».

El arte de Okuda puede ser clasificado como surrealismo pop con una influencia importante de su trabajo en espacios públicos como muralista. «Una continua investigación formal y conceptual llevada a cabo en innumerables viajes y en contacto con diferentes entornos que destilan los elementos universales de su obra».

Fotos

Vídeos