Orallo desembarca en el Palacete

Una de las obras representativas que exhibirá en la muestra del Palacete/AP
Una de las obras representativas que exhibirá en la muestra del Palacete / AP

El veterano artista mezcla en su regreso expositivo el hombre, la geometría y el relato pictórico para trazar en febrero su particular homenaje a su Santander natal

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

El suyo es un mundo de metamorfosis, de evolución humana y de pintura convertida en relato. Ha pintado murales y es un artista popular en la medida en que su profuso y constante trabajo se ha traducido en series adheridas al ADN del arte local sin descuidar su proyección. Y, desde la docencia, ha dejado huellas muy visibles. Su construcción artística, siempre humanista, tenía una cuenta pendiente con su ciudad natal. Esa expresión de querencias, iconos, ecosistemas y referencias se ha traducido en una obra aparentemente temática que recorre, a modo de homenaje, su vínculo con la ciudad.

Robert Orallo, pintor de rostros, cuerpos, azoteas, ventanas, contemplación, soledad, espejos, catarsis, regresa al panorama expositivo con la muestra 'Mi puerto' que se exhibirá en el Palacete del Embarcadero. Los espacios portuarios y el mar, símbolos, metáforas y ensoñaciones de su infancia integran el trazo de sus creaciones que se expondrá este mes de febrero.

LA MUESTRA

Palacete
'Mi puerto' reunirá desde el día 7 trece lienzos más veintidós bocetos de pequeño formato.
Datos
Docente, profesor y catedrático durante 34 años en el Instituto Santa Clara, donde ancló su espectacular 'Metamorfosis', Orallo firmó su primer mural en 1981. Años después, ganó el concurso público para pintar la torre del Rhin, hoy Maremondo.

En marzo, al oeste de París, la galería L'Art Bouquine, en Malmaison, donde conviven libros y arte, acogerá la obra de Orallo, en la que siempre late una ecuación de literatura y pintura. Dibujos y series como 'metamorfosis, mi luna, eclipses y dos de sus últimos lecturas' conformarán su comparecencia parisina.

Ahora Orallo aprovecha el espacio expositivo portuario para llenarlo de referencias que tienen que ver con el mar junto al que se asoma. «Y lo ha hecho rindiendo un homenaje a la ciudad que lo vio nacer, una de cuyas señas de identidad es su bahía y el Puerto protegido en su interior. La ciudad de Santander mira hacia el sur para recostarse junto a su 'bahía de cámara', como la ensalzaba Pepe Hierro, reflejándose en la lámina de agua que la separa del verde territorio montañoso al que se enfrenta, no como rival, sino siendo el contrapunto que le regala la región a la que pertenece».

El universo seriado de Orallo tiene muchas caras y una única «perspectiva en el tiempo»: el hombre. Su visión real, metafórica, simbólica, de fábula, de cerca y de lejos, es la que atraviesa la trayectoria del prolífico y veterano creador. Su primera individual en Torrelavega, un recorrido por 20 años y 120 piezas, o su exposición en la galería santanderina Estela Docal el pasado año constituyen algunas de las referencias expositivas recientes.

En el texto 'Rostros y máquinas. Hacia una poética del Puerto', el profesor y ensayista Carlos Nieto Blanco, uno de los exégetas de la creación de Orallo, sostiene que «Orallo ha querido llevar a sus lienzos, a modo de una confesión de lo que siente y ha vivido como 'su' Puerto, diseñando un paisaje eminentemente social y sentimental, a cuyos protagonistas saca de su oscuro anonimato y los hace visibles, que es una forma de dotarles de vida, a través de una iconografía rotunda».

Son trece lienzos los que integran esta muestra más los veintidós bocetos de pequeño formato que la complementan, «regalándonos con una secuencia de pinturas que se van sucediendo como si de variaciones sobre el mismo tema se tratase, y que su autor hace que progresen tras el estímulo recibido al contemplar una postura de su hija, la también pintora Julia Orallo, a quien ofrece un homenaje en un cuadro solo a ella dedicado, y quién sabe si formando parte también del coro de personajes de algún otro».

En 'Andadura por el puerto y anteriores sitios' Jean-Pierre Dezauzié alude en el catalogo de la muestra a la extensa trayectoria artística de Orallo (más de cuarenta y cinco años) marcada por influencias numerosas, pop español, cubismo, expresionismo, surrealismo, figuración metafísica, el mismo Picasso. No obstante, recalca, «siempre ha habido una visión del mundo, del ser humano, unas formas, unas temáticas totalmente propias de Roberto Orallo, que han conformado, a través de las épocas, lo que suele llamarse con palabras pobres 'un estilo'».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos