'Julieta'

video

Rodaje de 'Julieta'.

  • Almodóvar se adentra en un terreno que hace frontera con el 'fantastique' contagiado del cripticismo de 'Magical Girl', aunque el guion se articule en torno a tres relatos de la canadiense Alice Munro

Todo lo que me interesa de 'Julieta' es lo que no se cuenta aunque de una manera u otra termine invadiendo el plano. Desde la relación entre la hija de la protagonista y su mejor amiga, al misterioso pasado de Lorenzo Gentile, un personaje ambiguo interpretado por Darío Grandinetti, desde cuyo punto de vista podría reformularse el drama en clave de 'thriller' psicológico con alma de 'giallo'. No en vano Pedro Almodóvar rinde culto a Alfred Hitchcock aplicando sobre 'Rebeca' un tratamiento similar al que dio origen a 'Los abrazos rotos', donde desconstruía 'Encadenados' hasta hacer pedazos una historia de amor que en su metamorfosis dibujaba el retrato de una obsesión.

Para reforzar esta impresión, Almodóvar acude a la banda sonora de Alberto Iglesias, un fantástico y arrebatador preludio del vacío que mantiene al espectador en escucha enfatizando la suspensión de lo real en el trayecto psicogeográfico entre un lujoso y aséptico piso en una zona noble de Madrid y una humilde casita frente al océano Atlántico.

Almodóvar se adentra en un terreno que hace frontera con el 'fantastique' consciente o inconscientemente contagiado del cripticismo de 'Magical Girl', aunque el guion se articule en torno a tres relatos de la canadiense Alice Munro. Partida en varios tiempos, que se corresponden con distintos momentos en la vida de una misma mujer, interpretada por Emma Suárez y Adriana Ugarte, 'Julieta' llama la atención por el despojamiento de lo almodovariano de su capa más estridente y superficial, así como por la progresiva estilización del encuadre, que se desnuda de elementos formales para abrir paso a una corriente de guiños intertextuales excesivamente forzada. Su capacidad para la sugestión es notable (la secuencia en el tren y el plano-ciervo son dos momentos de profunda belleza e intensidad) pero se siente contada desde la distancia de una página en blanco que dificulta la conexión emocional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate