El amor lésbico puede dar el tercer Oscar a Cate Blanchett

Cate Blanchett, en 'Carol'.
Cate Blanchett, en 'Carol'. / Archivo
  • La actriz, una de las más camaleónicas de Hollywood, lleva una carrera de éxitos desde que participó en 'El señor de los anillos'

Cate Blanchett puede ganar un merecidísimo Oscar por su trabajo en 'Carol', adaptación de la segunda novela de Patricia Highsmith y una película que cuenta los amores lésbicos entre una mujer casada y una joven trabajadora de unos grandes almacenes. Estamos ante una cinta narrada con sensibilidad y sabor a melodrama, una historia de Todd Haynes sobre amores prohibidos que se desarrolla en los pacatos años cincuenta. La actriz australiana está de racha y podría conseguir su triplete en los Oscar. Ya tiene la estatuilla de mejor actriz de reparto por 'El aviador' (2005) y la de mejor intérprete por 'Blue Jasmine' (2014).

Blanchett sabe moverse con soltura en todos los géneros y registros. Es una actriz camaleónica. Se ha metido en la piel de Bob Dylan, ha encarnado a un elfo de sangre azul en la saga del Hobbit y ha recreado los avatares de Katharine Hepburn. Pero además de eso Blanchett lleva dese los 20 años pateándose los escenarios de teatro. No es casual que durante un lustro haya sido directora artística de Sydney Theatre Company junto a su marido, Andrew Upton, con quien además comanda la productora Dirty Pictures.

Comprometida con la causa de los refugiados sirios, la ganadora de dos Oscar fue noticia por razones ajenas al cine. En una entrevista con la revista 'Variety', Blanchett dijo que había tenido relaciones con mujeres, aunque se resistía a que la consideraran bisexual. Quizá asustada por la repercusión de sus palabras, la actriz rectificó. "Como actriz, no me interesa hablar sobre mí misma, sino explorar otras vidas", aseguró con ganas de zanjar la polémica.

De Peter Jackson a Woody Allen

Catherine Elise Blanchett nació el 14 de mayo de 1969 en la ciudad de Melbourne (Australia). Hija de una profesora y un oficial de la Marina de los Estados Unidos, Blanchett vivió una infancia "en parte extrovertida y en parte invisible". Pronto sufrió la pérdida traumática de su padre, quien murió cuando su hija tenía diez años a causa de una crisis cardiaca.

Su primer gran éxito de taquilla vino con 'El señor de los anillos: la comunidad del anillo', la primera parte de la trilogía de Peter Jackson que adaptaba el clásico de J. R. R. Tolkien. Blanchett dio vida a la reina elfo Galadriel. Luego tuvo breves apariciones en las dos siguientes películas de la saga, 'Las dos torres' (2002) y 'El retorno del rey' (2003).

Con todo, su mayor triunfo se produjo en 2004 y le llegó de la mano del legendario Martin Scorsese, quien la eligió para interpretar a una de las grandes figuras de la era dorada de Hollywood: Katharine Hepburn. La cinta, que recreaba la vida de Howard Hughes, le sirvió a la actriz para cosechar su primer Oscar.

En 2005 se tomó un respiro de ese lugar a veces endemoniado que es Hollywood. Con el drama australiano 'Little Fish' la crítica se deshizo en elogios. Al año siguiente se puso a las órdenes del director mexicano Alejandro González Iñárritu, quien se puso tras la cámara para rodar 'Babel', un filme que investiga cómo la separación de las personas puede acarrear consecuencias tormentosas. Blanchett encarnaba a una mujer que iba de vacaciones a Marruecos junto a su esposo (Brad Pitt) y era herida de bala de forma accidental.

Tuvo como partenaire a George Clooney en el thriller 'El buen alemán', dirigido por Steven Soderbergh. Y volvió a competir por el Oscar gracias a su papel de profesora que tenía relaciones sexuales con un alumno de 15 años en el thriller de Richard Eyre 'Diario de un escándalo'.

Blanchett se erigió en la musa de Woody Allen al participar en 'Blue Jasmine', que protagonizó dando vida a una mujer de la alta sociedad neoyorquina que cae en desgracia cuando su marido es detenido por una estafa. El papel de Blanchett encarnando a una trastornada y atormentada Jasmine dejó un espléndido sabor de boca, tanto que cosechó numerosos premios.