vídeo

Cartel de 'La habitación'. / Archivo

El lazo indestructible

  • 'La habitación' ofrece un conmovedor retrato del poder del amor aun en las circunstancias más extremas

¿Cómo evitar que una tragedia tan desgarradora como la que sirve de base a 'La habitación' sumerja al espectador en la depresión más absoluta? ¿Cómo sortear la tentación de recrearse en los aspectos más escabrosos de la odisea vivida por dos seres atrapados contra su voluntad en un minúsculo cubículo que, para uno de ellos, constituye todo el universo conocido? Ese es el desafío que hubo de afrontar Lenny Abrahamson cuando se hizo cargo del que es uno de los filmes emocionalmente más intensos de cuantos han llegado a las salas en los últimos meses. Un reto del que realizador salió vencedor haciendo gala de una extraordinaria sensibilidad que dibuja un cineasta a tener muy en cuenta de cara a los próximos años.

Esa cualidad es la que permite revestir de luminosidad a un filme que, en manos de otro, podría haberse sumergido en la zozobra más absoluta. Abrahamson opta, en cambio, por focalizar la trama en el vínculo más indestructible, el que establece una madre con su hijo. Es ese nexo el que permite salir adelante a Jack, un niño de cinco años dotado de una vitalidad que desafía la lógica de la situación que atraviesa. Apenas un metro cuadrado le basta a su progenitora para darle todo el afecto y el amor que precisa para que se sienta feliz y seguro. Su obsesión es que tenga una vida plena y satisfactoria aun en las turbulentas circunstancias que marcan su existencia. Pero la curiosidad del pequeño acabará precipitando que ambos pongan en marcha un plan que, de surtir efecto, les enfrentará con un miedo para nada menor al que les provocaría el fracaso: el choque con ese mundo real del que Mamá lleva tanto tiempo alejada y que a Jack le resulta por completo ignoto.

Basada en un best seller de de Emma Donoghue, 'La habitación' es un conmovedor viaje a las fantasías de la infancia y un profundo estudio del poder del amor aun en las circunstancias más extremas en el que sobresale la impecable actuación de una Brie Larson catapultada a la condición de chica de moda en Hollywood.