'La La Land' luchará por el honor perdido de los musicales

Richard Beymer y Nathalie Wood, en 'West Side Story'.
Richard Beymer y Nathalie Wood, en 'West Side Story'.
  • El género ganó nueve veces el premio a mejor película en los 40 primeros años de la Academia y solo una vez (Chicago en 2003) en las siguientes 49 ceremonias

En los primeros cuarenta años de los Oscar, nueve musicales se llevaron el premio a la mejor película. En las últimas 49 ediciones, solo un musical, 'Chicago' (2003), consiguió el premio gordo. A la vista de los datos, no sería descabellado asegurar que los mejores tiempos del género quedaron muy atrás y queda por saber si la explosión de 'La La Land' abrirá una nueva etapa para los musicales o si la emocionante película de Damien Chazelle pasará a la historia (que no es poco) como un digno canto del cisne del cante y el baile en la pantalla.

La primera edad del género coincidió, no por casualidad, con la aparición del cine sonoro. Eran los primeros años 30 y qué mejor que unas buenas canciones bailadas por hábiles artistas para hacer soñar al espectador. A esta etapa corresponden las ganadoras del Oscar a mejor película 'The Broadway Melody' (1930, segunda edición de los premios) y 'El gran Ziegfeld' (1937).

A partir de ahí el musical atravesó un bache que duró quince años, tiempos de guerra y posguerra mundial en los que en la Academia triunfó el drama. Pero, igual que en las calles de Estados Unidos comenzaba a notarse la alegría del desarrollo económico, el momento de verdadero esplendor llegó a partir de 1952. Ese año triunfó una película inolvidable, 'Un americano en París', con Vicent Minelli al mando y Gene Kelly demostrando toda su pericia. En el 59, Minelli repitió con 'Gigi': la senda ya estaba abierta.

'West Side Story' es el gran hito de los musicales en los Oscar. Esta historia de Romeos y Julietas en los barrios marginales de Nueva York arrasó en 1962 con diez estatuillas: 'My fair lady' (dirigida por George Cuckor) le tomó el relevo en 1965 y la racha de los musicales continuó al año siguiente con 'La novicia rebelde', del cineasta Robert Wise e interpretada por Julie Andrews y Christopher Plummer. 'Oliver', la adaptación musical del clásico literario 'Oliver Twist', ganó cinco premios en 1969, entre ellos el de mejor película.

En aquellas décadas, Hollywood y Broadway estaban conectados por vasos comunicantes. Los grandes éxitos de la avenida neoyorquina se convertían en películas en Hollywood y parecía que el musical iba a reinar durante muchos años. Pero no ocurrió eso, sino todo lo contrario. 'Oliver' cerró la mejor época del género en Hollywood y desde 1969 hasta 2003 ninguna cinta se llevó el premio mayor. La que más cerca estuvo de lograrlo fue 'Cabaret', en 1973: de hecho, se convirtió en el filme que más estatuillas se ha llevado (ocho) sin ganar el de mejor película.

Los ochenta fueron la época más baja del musical y ningún largometraje del género consiguió siquiera ser nominado en la categoría de mejor película. Los noventa, sin embargo, vieron un resurgimiento (y por el lado más inesperado, el cine de animación), sobre todo de la mano de Disney, con 'La Bella y la Bestia', 'Aladino', 'El Rey León' o 'Pocahontas'. Estas cintas no se llevaron el premio a mejor película, pero en cambio, sí acapararon los premios a mejor canción.

La primera década del siglo XXI trajo por fin un regreso a lo grande del género. 'Moulin Rouge', en 2001, fue un éxito, eso sí, más comercial que de premios, pero el fin de la frustración de los musicales llegó con 'Chicago', que en la ceremonia de 2003 ganó seis premios, sobre todo, el de mejor película. Fue entonces cuando Hollywood repitió la fórmula que le había dado gloria décadas atrás y miró de nuevo hacia Broadway: de ahí surgieron 'Los productores', 'El fantasma de la ópera', 'Mamma mía', 'Dreamgirls' o 'Nine'. Ninguna de ellas triunfó con el premio mayor en la gala, pero ya quedó claro que el público, y también los académicos, estaban empezando a recuperar el gusto por este tipo de cine.

En los últimos años, solo 'Los Miserables', en 2012, con tres Oscar de ocho nominaciones (entre ellas, a mejor película) ha levantado la bandera del musical en la Academia. Parece que 'La La Land', entroncada en tantas cosas con 'Un americano en París', resucitará de nuevo el honor de los musicales. Y también es probable que allí donde esté, Gene Kelly se marque un pasito de baile a la salud de Damien Chazelle, Ryan Gosling y Emma Stone si le acaban dando un beso al tío Oscar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate