«El público cántabro es una pieza clave en el Encuentro de Santander»

Paloma O’Shea y Péter Csaba durante un encuentro con los jóvenes músicos. / ELENA TORCIDA

Péter Csaba, director Artístico del festival, destaca la fidelidad de asistencia a los cerca de cincuenta conciertos celebrados este mes

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

El programa del XVII Encuentro de Santander Música y Academia, que organiza la Escuela de Música Reina Sofía y la Fundación Albéniz presidida por Paloma O’Shea, se prepara para decir adiós a Cantabria. La despedida será mañana (20.30 horas) en el Palacio de Festivales de Cantabria, con un repertorio de piezas de Schubert, Copland y Suk. El público cántabro podrá ver otra vez en acción a Péter Csaba, esta vez en la dirección de la Orquesta de Cámara del Encuentro.

Atrás queda ya un intenso programa que comenzó el 1 de julio con la llegada de 65 jóvenes músicos de 22 nacionalidades diferentes, procedentes de 13 prestigiosas escuelas de música europeas. El artífice de que se junten todos en Santander es Péter Csaba, director Artístico del Encuentro de Santander Música y Academia, que está viviendo un momento muy especial en su carrera ya que en mayo recibió la insignia Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor francesa. Un honor que ha estrenado en España con la dirección del Encuentro de Santander. «Haber recibido esta distinción me reporta una felicidad inmensa y también una gran responsabilidad. La música es mi vida. Me he entregado a ella primero como músico y ahora como director. Se lo debo todo», afirma.

Lleva 17 años dedicado a un festival que, como confiesa, «le reporta un orgullo enorme fruto de mucho trabajo. El público asiste al desarrollo de un programa que dura un mes en la región, y que supone una impresionante labor de organización y coordinación, con un gran equipo detrás. Todos los días se alternan ensayos de música y al finalizar cada jornada la prueba de fuego: los conciertos en distintos escenarios de Cantabria. Es un cúmulo de sensaciones. Sé del talento de los músicos y confío en sus posibilidades pero el directo es lo que tiene. Es un examen que convierte al público en examinador. Este año el nivel de los jóvenes participantes ha sido increíble. Muy alto. Dignos de todos los elogios».

Al hablar del público destaca su implicación. «Cada día soy testigo de la fidelidad de su presencia. Lo veo en el Palacio de Festivales. Lo notamos en las localidades cántabras donde no están tan familiarizados con la música clásica que llevamos a escenarios inusuales como los templos». Sobre el repertorio remarca que «cada año se eligen temas diferentes, con obras poco conocidas. Además intento que se abarquen diferentes periodos. No hay que olvidar que es un repertorio para jóvenes, los mejores, que siguen imparables su camino de formación y eso les exige enfrentase a todos las obras de los compositores sin excepción, sean o no sean conocidas por el respetable».

Programación

Palacio de Festivales. Sala Argenta. Concierto con Lucas Macías, oboe y dirección. A las 20.30 horas.

Santillana del Mar. Capilla del Museo Diocesano. Recitales de ópera y zarzuela. A las 19.30 horas.

Un claustro docente formado por 11 grandes músicos entre los que este año se estrenaban como rostros nuevos en el Encuentro: Igor Petrushevski, Lucas Macías, Dag Jensen, Timothy Jones, Plamena Assenova y John Graham-Hall. Todos han querido participar en la edición en la que se le rendía homenaje al gran pianista y pedagogo, Dmitri Bashkirov. La opinión generalizada de todos es la sorpresa por el nivel de los participantes y todas las características del programa.

En pleno sprint final el maestro Csaba se declara feliz pero también cansado. «El ritmo que llevamos implica mucha disciplina musical que no está exento de cierto desorden en nuestra vida social y familiar. A la música no se le niega nada porque la pasión nos guía». Sobre la atmósfera del encuentro, Csaba señala que «Paloma O’Shea es la principal valedora que hace que esto sea posible. Involucrada desde el minuto cero». «Ella es feliz apoyando la música para que llegue a todos los públicos y el público, como se ve en Cantabria, lo agradece porque es feliz con la música».

Fotos

Vídeos